Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de julio de 2020
  • Actualizado 13:59

Vecinos piden rastrillaje a comerciantes y estudios señalan que ese sector presenta más casos COVID-19

Los estudios realizados por el Ministerio de Salud con datos nacionales señalan también que el comercio informal está entre los sectores que menos observan las medidas restrictivas para evitar la propagación del virus.

Comerciantes en las calles Lanza y Punata. NOÉ PORTUGAL
Comerciantes en las calles Lanza y Punata. NOÉ PORTUGAL
Vecinos piden rastrillaje a comerciantes y estudios señalan que ese sector presenta más casos COVID-19

En los últimos días, en solo dos cuadras entre los mercados Calatayud y Triángulo se detectaron al menos cuatro casos positivos de coronavirus y un fallecimiento entre personas que tienen comercios en el lugar y piden encapsular mercado y hacer rastrillaje a los comerciantes, reportó el presidente de Control Social del Distrito 10, Fernando Vargas. El jefe Nacional de la Unidad de Epidemiología, Virgilio Prieto, anunció nuevas disposiciones de higiene con base en estudios que señalan que ese sector incumple medidas de bioseguridad y está entre los más afectados según actividad.

Vargas, quien también es presidente de la OTB Alejo Calatayud, alerta que si hay contagios entre los vecinos que tienen comercios en la zona, los vendedores que llegan en los días de feria suponen doble riesgo, mucho más los ambulantes.

“Los vecinos pedimos que se encapsulen los mercados y se haga rastrillaje comerciante por comerciante, aprovechando que les dieron permiso de salida el lunes y martes de la próxima semana, pero que lo haga personal calificado. Las autoridades no están tomando en cuenta esto, no están tomando acciones reales, los mercados se han convertido en focos de infección. Varias de estas personas contagiadas están pidiendo auxilio en Facebook buscando donantes de plasma”.

Para guardar la identidad de los afectados, citó entre los casos a vecinos de las avenidas Aroma y 16 de Julio, Aroma entre Antezana y el Triángulo o la final 16 de julio.

Relató que el jueves pasado hubo un fallecido confirmado por COVID-19. La familia llamó insistentemente al Servicio Departamental de Salud (SEDES) y al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para el levantamiento del cadáver, pero nadie les atendió. Fue una funeraria la que se hizo cargo. Al día siguiente sacaron las ropas del fallecido y las botaron a la calle por temor a mayor contagio, pues es una familia numerosa y ya hay varios infectados.

Los indigentes que pululan por la zona recogieron las ropas y las están usando. Vargas afirmó que son otro foco de contagio porque tienen tos seca, expectoran y escupen en las calles.

Uno de los propietarios de funerarias que ayer hizo un reclamo público a las autoridades, a través de los medios de comunicación, dijo que ese sector está haciendo el trabajo que le corresponde a la Policía y al IDIF al levantar cadáveres. Alertó del alto riesgo que significa dejar por varios días a los fallecidos por COVID-19 en los domicilios a causa de la falta de capacidad del crematorio y de espacio para enterrar los cuerpos.

Vargas recordó otros casos en los mercados San Antonio y Fidel Araníbar para reforzar su pedido de que si las autoridades no logran controlar a los comerciantes, al menos se aseguren de que no sean focos de contagio.

Helen Rodríguez, presidenta de la Asociación de Comerciantes Fidel Araníbar, negó que entre sus asociados se hayan reportado enfermos por COVID-19. Aseguró que la alerta que se difundió por redes sociales es falsa, pues corresponde a un fallecido en un edificio de la calle Tarata. La dirección se encuentra más o menos a una cuadra del mercado.

Contó que se trata de un edificio donde los vendedores ambulantes guardan su mercadería, aparentemente son dos los fallecidos en ese lugar.

Según la representante, de los 804 afiliados a su asociación solo está trabajando el 20% y que siguen las medidas de bioseguridad. Incluso, dijo, compraron amonio cuaternario para hacer fumigaciones diarias y usan pediluvios.

Prieto informó que un estudio hecho con la Universidad Gabriel René Moreno con interpretación de encuestas paciente por paciente dio como resultado que las personas que salen a trabajar cinco a siete días a la semana, sobre todo las del comercio informal, son las que incumplen las medidas restrictivas y de bioseguridad.

También se hizo un estudio sobre la actividad de los pacientes por COVID-19 y se determinó que los grupos más afectados son amas de casa, comerciantes y personal de salud.

Anunció un nuevo instructivo para que se tomen medidas adicionales para desinfectar frutas y verduras, así como mayor rigor en el cumplimiento de medidas de bioseguridad. El texto espera la aprobación de la Ministra de Salud.