Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 14 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:20

Vecinos lloran por el joven y temen más violencia en la zona

Vecinos lloran por el joven y temen más violencia en la zona
Tras una larga jornada, familiares y comunarios recogieron el cuerpo de Carlos Hinojosa Meneses (17), quien murió en el enfretamiento entre comunarios de Lincupata y el sindicato agrario Taquiña.

Hinojosa Meneses fue conducido a su domicilio en la zona norte de la ciudad, próximo a la Circunvalación II, donde será velado hasta hoy.

El informe preliminar de la Policía, que cita el parte del médico forense, señala que la causa de la muerte del comunario del Sindicato Agrario Taquiña fue por un traumatismo encéfalo craneano (TEC) severo.

El Comandante departamental de la Policía de Cochabamba, Elvin Baptista Ocampo, explicó que el conflicto ya fue controlado y no existe posibilidad de un nuevo rebrote del enfrentamiento.

Sin embargo, un comunario, que no quiso mencionar su nombre, dijo que la Policía pudo evitar el enfrentamiento porque estaba advertida del conflicto y las amenazas entre ambas comunidades.

Otro comunario del Sindicato Agrario Taquiña, reveló que la pasada semana un grupo de sus afiliados fue sorprendido por comunarios de Lincupata en la laguna Santa Rosa y les quitó herramientas y celulares.

Una fuente policial confirmó a OPINIÓN que ambas comunidades se amenazaron en noviembre y diciembre de 2016.

“Por la crisis del agua, nuestro sindicato instruyó limpiar los canales de riego y por eso fuimos hasta arriba. Nosotros consumimos esas aguas desde siempre, nuestros padres y abuelos vivieron en esta zona”, dijo Nelly Camacho del Sindicato Agrario Taquiña.

El agua que llega de tres lagunas beneficia a más de 3.000 familias del sindicato agrario Taquiña, dedicadas a la agricultura y el pastoreo.