Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 04 de diciembre de 2022
  • Actualizado 21:23

VECINOS DICEN QUE CONSUMO DEL MEDIDOR DE LUZ ES PARÁMETRO ERRADO PARA DAR CANASTA FAMILIAR

Canasta familiar: vecinos ven que consumo de luz es parámetro errado para medir pobreza

Los dirigentes vecinales identificaron casas donde viven hasta siete familias y su consumo de energía, al ser elevado, no refleja su situación económica real. Hay barrios donde las familias hacen olla común para poder alimentarse.
Canasta familiar: vecinos ven que consumo de luz es parámetro errado para medir pobreza

Dirigentes vecinales de tres distritos señalan que fijar un consumo de energía eléctrica menor a 80 bolivianos al mes, por medidor, es un parámetro errado para determinar quiénes pueden ser beneficiarios de la canasta familiar que distribuirá la Alcaldía de Cochabamba debido a la emergencia por la COVID-19, ya que hay casas donde viven hasta siete familias de escasos recursos y su consumo las excluye del beneficio, por lo que piden revisar la norma. El concejal Edwin Jiménez dijo que el Concejo Municipal recomendó al Ejecutivo contemplar estas salvedades en el reglamento y dijo que sí es posible autorizar modificación presupuestaria para que las canastas familiares beneficien a mayor cantidad de personas.

La Alcaldía tiene una base de datos de consumo elaborada con información de la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica Cochabamba (ELFEC) y del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa). En el caso de ELFEC, identifica a las familias que consumieron menos de 80 bolivianos mensuales en los últimos 12 meses para beneficiarlas con la dotación de alimentos. Estos datos serán cotejados con los formularios que desde hace más de una semana se reparten a los dirigentes distritales y de OTB para que los vecinos se registren, según la información que dieron la secretaria de Desarrollo Humano, Gabriela Encinas, y el secretario de Gobernabilidad, Edwin Paredes, cuando iniciaron la entrega.

Adalid Paiva, presidente de la junta vecinal Villa Candelaria, Distrito 2 de la zona norte, reclamó que la Alcaldía le envío en total 550 formularios, cuando su distrito tiene al menos 82.000 habitantes y hay viviendas que son compartidas por dos o tres o familias y el gasto de la luz se prorratea. “Entonces el consumo es elevado y las excluye (del beneficio). Tomar esa referencia no corresponde, debieron basarse en estadísticas del INE (Instituto Nacional de Estadística). (…) Si el Alcalde va a mantener esta postura, que entregue personalmente a las OTB para que vea cómo va a reaccionar la gente”.

El Distrito 2 incluye a barrios como Ciudad del Niño, Villa Candelaria, Sindicato Agrario Taquiña, Vidrio Luz y otros. Paiva asegura que las canastas no alcanzarán porque hay mucha gente que por la cuarentena no pudo seguir con sus negocios o que no recibe sueldo. Los vecinos se organizaron por WhatsApp para ayudarse e inclusive hay barrios como Asunción Llallagua y Abaroa donde más de ocho familias se alimentan de una olla común.

Gilberto Coyo, representante del Distrito 9, también reportó dificultades por la escasez de formularios. Hasta el miércoles le habían entregado 12.000, pero su distrito es uno de los más extensos del municipio con más de 240 juntas vecinales y OTB, por lo que requiere más del doble de esa cantidad. 

Marco Villanueva, presidente de la OTB San Juan Bosco ubicada en el Distrito 5, dijo que le entregaron un reducido cupo de formularios que no abastece. “Algo que no contemplaron es que los 80 bolivianos de consumo de luz por casa no corresponde. Tenemos casas donde viven hasta siete familias. Pedimos que la ley se revise o que se modifique el reglamento para que una inspección o una trabajadora social verifiquen la verdadera situación. A través de Control Social se va a elevar un solicitud pidiendo subsanar de manera rápida estos criterios”.

El concejal Jiménez coincidió con los dirigentes y recordó que cuando se aprobó la Ley Municipal que autoriza la distribución de 48.000 canastas familiares, se recomendó al Ejecutivo coordinar la entrega con los dirigentes vecinales, porque son quienes conocen la realidad de sus vecinos. El reglamento que debe contemplar aspectos específicos es responsabilidad del Alcalde.

MÁS CANASTAS El lunes, el alcalde José María Leyes informó que esta semana se iniciaría la entrega. Añadió que recibió varias solicitudes de dirigentes para suspender proyectos y destinar esos recursos a la compra de canastas familiares.

Jiménez dijo que los decretos emitidos por la emergencia sanitaria permiten autorizar esos cambios, considerando que, aunque se ingrese a la cuarentena dinámica, hay actividades económicas que no se podrán retomar por meses y la gente necesitará alimentos.

Informó que el Alcalde envió el miércoles la solicitud para la modificación presupuestaria por 58.900 bolivianos que se analizará en sesión del pleno el viernes. Aún se desconoce si incluye recursos para la dotación de más canastas anunciadas por Leyes.