Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:12

Vecinos se defienden con sus recursos ante dejadez de autoridades

Han comprado alarmas comunitarias y cámaras de vigilancia, además de colgar muñecos como una advertencia.
Un mensaje en una pasarela advierte a los delincuentes que pueden ser linchados, en Carcaje, camino al Valle Alto. DICO SOLÍS
Un mensaje en una pasarela advierte a los delincuentes que pueden ser linchados, en Carcaje, camino al Valle Alto. DICO SOLÍS
Vecinos se defienden con sus recursos ante dejadez de autoridades

Vecinos de diferentes barrios de Cochabamba, especialmente de la zona sur de la ciudad, recurren a todo tipo de estrategias para no ser avasallados por la delincuencia, porque, “lamentablemente, la Policía no brinda la seguridad correspondiente”, afirmó el dirigente de la Federación Departamental de Juntas Vecinales Pedro Luna.

En las últimas semanas, los mensajes con amenazas contra los delincuentes y muñecos colgados se han multiplicado en diferentes barrios, según pudo captar el lente de opinión.

Los mensajes y muñecos son dispuestos en los postes de energía eléctrica, en las pasarelas y sobre las paredes de las viviendas particulares.

El objetivo de estas advertencias es persuadir a los malhechores para que no cometan delitos y que se mantengan lejos de los hogares de los vecinos que, según varios testimonios, han sido víctimas de asaltos, atracos y robos en las viviendas.

Ante la escasa presencia policial en las zonas periurbanas de la ciudad, los vecinos recurren a las alarmas comunitarias, cámaras de vigilancia, compradas con sus propios recursos, además de los muñecos colgados y los mensajes de advertencia, para proteger a sus barrios, puntualizó Luna.

Asimismo, según el dirigente, se arman brigadas vecinales con pitos para advertir a los habitantes de un barrio cuando observan la presencia de personas sospechosas.

Luna señaló que pidieron en varias oportunidades a las autoridades municipales que colaboren con recursos para mejorar la seguridad ciudadana en los barrios, pero hasta la fecha la respuesta es nula.

“Hemos presentado un plan de cámaras de vigilancia y alarmas comunitarias, con sistemas de monitoreo, pero no nos han escuchado”, manifestó.

Asimismo, solicitaron a la Policía que incremente el número de efectivos, pero “la institución argumenta que no tiene más, o que no cuentan con vehículos suficientes para los patrullajes o gasolina para movilizarse”.

Para los módulos policiales, que están en precarias condiciones, los vecinos deben aportar para pagar los servicios básicos.

Luna dijo, finalmente, que los muñecos y mensajes sirven de alguna forma para disuadir el accionar de los delincuentes, pero no es una solución, porque los malhechores encuentran la manera de hacer daño a los vecinos y para eso requieren el apoyo de la Policía y de las autoridades municipales.