Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 14 de abril de 2024
  • Actualizado 01:05

Vecinos de Colcapirhua se protegen con brigadas y cuelgan muñecos como amenaza a delincuentes

A fines del año pasado, habitantes de Santa Rosa Sur atraparon a dos delincuentes y quemaron su motocicleta, la cual se halla amarrada en un poste de alumbrado público.
Un muñeco amarrado a un poste / Una motocicleta quemada, colgada en un poste de alumbrado público. JORGE FERNÁNDEZ
Un muñeco amarrado a un poste / Una motocicleta quemada, colgada en un poste de alumbrado público. JORGE FERNÁNDEZ
Vecinos de Colcapirhua se protegen con brigadas y cuelgan muñecos como amenaza a delincuentes

Los restos quemados de una motocicleta penden en un poste de alumbrado público, a unos cuatro metros del suelo, como un recordatorio de que no se “permitirá más” el accionar impune de los delincuentes en la zona de Santa Rosa Sur, en el municipio de Colcapirhua.

A finales del año pasado, vecinos preocupados por una seguidilla de asaltos que hubo en barrios de la zona sur de este municipio decidieron estar más alertas que de costumbre con el fin de detectar y atrapar a quienes cometían sus fechorías a cualquier hora del día. 

Tras enterarse de un nuevo asalto, los vecinos salieron de sus viviendas, cercaron a dos delincuentes que intentaban huir en motocicleta, los detuvieron y, como escarmiento, quemaron la motocicleta. Varios minutos después, policías llegaron al lugar y se llevaron esposadas a dos personas, quienes tenían algunas magulladuras en el rostro.

Un día después, los vecinos decidieron colgar lo que quedaba de la motocicleta en un poste de alumbrado público como una explícita amenaza de la suerte que podrían correr quienes se dedican a delinquir.

El vecino Joaquín Antezana, del sector de la Aduana Nacional, asegura que, en los últimos años, especialmente desde que irrumpió la pandemia del coronavirus en 2020, los robos a domicilios y atracos en las calles se hicieron más frecuentes, por lo que como barrios se tuvieron que organizar para protegerse.

Una primera medida fue colocar muñecos en casi cada poste de sus calles, con mensajes amenazantes para advertir a los delincuentes que no se toleraría más hechos delictivos.

Otra medida, aunque costosa, fue la instalación de cámaras de seguridad. En algunos casos, una vivienda tiene hasta cuatro de estos aparatos de vigilancia.

Y como la delincuencia no cesaba, los vecinos, en coordinación con la Alcaldía de Colcapirhua, organizaron las denominadas brigadas vecinales, conformadas por los habitantes de los barrios, quienes salían por las noches a realizar patrullajes en bicicletas, motos o vehículos, con silbatos para alertar en caso de observar un hecho delincuencial.

COORDINACIÓN El presidente del Distrito B de Colcapirhua, Oscar Leytón, afirmó que los vecinos de los diferentes barrios, mediante sus representantes, trabajan en forma coordinada con el departamento de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía y la Policía para disminuir el número de delitos que se cometen en este municipio.

Leytón señaló que “evidentemente” hay más inseguridad en los diferentes barrios, por lo cual se realizan reuniones entre los vecinos y las autoridades con el fin de acabar con los asaltos y atracos.

El representante de los vecinos señaló que los delitos más cometidos son los atracos en las calles y asaltos a los inmuebles para “vaciar” las viviendas.

Leytón manifestó que la Alcaldía, como parte de sus funciones, está dotando a la Policía de equipo y material para que pueda realizar su trabajo en los barrios. Una de las últimas entregas que se hizo fue la de tres motocicletas para el patrullaje cotidiano.

El vecino afirmó que, para mejorar la seguridad ciudadana en este municipio, la Alcaldía instaló cámaras de vigilancia como parte del sistema Ojo Vivo en las diferentes calles, centros de abasto y hospitales, entre otros espacios públicos, y se trabaja para la instalación de más cámaras de vigilancia.

Leytón dijo que los aproximadamente 30 policías que tiene Colcapirhua son insuficientes para brindar seguridad a los más de 70 mil habitantes que tenía este municipio según el censo de 2012.

Las diferentes OTB disponen de grupos de WhatsApp, con la participación de la Policía, mediante los cuales los vecinos alertan de posibles hechos criminales.

Por su parte, el alcalde de Colcapirhua, Nelson Gallinate, indicó que los barrios trabajan de la mano con la Policía, cuyos miembros capacitan a los vecinos que conforman las brigadas para que estos sepan cómo reaccionar en caso de ser testigos de un delito y cómo dar la alerta correspondiente.

Sobre el número insuficiente de policías, Gallinate adelantó que se conversará con el Comandante Departamental, a quien se le solicitará un mayor número de policías para este municipio, con la salvedad de que está consciente de que la institución del orden tiene un déficit de efectivos.

Gallinate destacó que es importante la participación de los vecinos en los planes de seguridad ciudadana que implementa la Policía, de modo que se cumpla el eslogan de que la “seguridad ciudadana es tarea de todos”.