Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 15 de agosto de 2022
  • Actualizado 15:08

Valle de San Silvestre, un lugar con potencial turístico en la Llajta

Se trata de un atractivo nuevo de motivación natural, con el que se pretende enriquecer los sitios turísticos con los que cuenta el municipio de Cochabamba. 
La Pajcha de San Silvestre con una altura de 50 metros, tiene tres saltos de agua. DICO SOLIS
La Pajcha de San Silvestre con una altura de 50 metros, tiene tres saltos de agua. DICO SOLIS
Valle de San Silvestre, un lugar con potencial turístico en la Llajta

Cuando una persona piensa en la zona sur, probablemente, lo primero que se le viene a la cabeza es el concepto de carencia e inseguridad. Pero el sur de la ciudad de Cochabamba puede sorprender por su riqueza.

Recientemente, gracias al trabajo de algunos dirigentes del Distrito 9, la Dirección de Turismo de la Alcaldía encontró un atractivo turístico que rompe las ideas preconcebidas. Se trata del Valle de San Silvestre, un espacio con miras a convertirse en un nuevo destino turístico del municipio. 

Ubicado en la Comuna Itocta, al sur de la ciudad y parte de la Mancomunidad de San Silvestre, ofrece tres espacios exquisitos.

El primero es la Pajcha de San Silvestre. Se la llama así por la formación rocosa que tiene una caída de aproximadamente 50 metros de altura. En época de lluvia se convierte en una cascada que tiene tres saltos de agua y en cada uno hay una fosa que incluso se presta para darse un chapuzón. 

Pero, ¿qué ocurre en época seca? Pues si bien el agua no es el principal atractivo, está el avistaje de al menos diez especies diferentes de aves, entre ellas, cotorras y golondrinas.

“Debe ser un lamedero de loros, ahora puede ser que también tengan nidos. Ellos anidan en este tipo de lugares”, explicó durante un recorrido al lugar el técnico de la Dirección de Turismo, Roland Crespo.

Pero no solo eso, también se pueden ver especies nativas de árboles, incluso el lugar se presta para hacer rappel por las características que tiene en la caída. También es óptima para realizar trekking. 

A este punto, se suman otros dos más que son miradores. Uno se encuentra a media hora de la Pajcha de San Silvestre y se lo denominó el Valle de las Rocas. Se caracteriza por tener una vista desde donde se puede apreciar el valle central, valle bajo y parte del valle alto cochabambino.

A 15 minutos más de este punto existe otro mirador que permite deleitarse con un nuevo paisaje de la ciudad. Ambos están a 3 mil metros sobre el nivel del mar. Este lugar también puede convertirse en un espacio de ruta fotográfica o de video. 

El presidente del Consejo Distrital de Juntas Vecinal, Organizaciones Sociales y OTB`s N°9,  Jededías Bustillos Flores, explicó que actualmente estos espacios son aprovechados por gente del lugar, principalmente niños, que llegan para jugar. 

“Se piensa hacer de este sitio un modelo ecoturístico de gestión, que se centra en aprovechar estos lugares que no han sido intervenidos por el hombre, para proporcionar al turista una experiencia que no está urbanizado”,  precisó el director de Turismo de la Alcaldía de Cochabamba, Juan Miguel Fajardo.

Bustillo destacó que como Distrito 9, es importante contar con este tipo de lugares que traerán “progreso”. Agregó que gestionan junto a la Dirección de Turismo la realización de un proyecto a presentar al Concejo Municipal que permita explotar este espacio turísticamente. 

“Si se lo pone en valor, tiene el potencial para ser uno de los destinos turísticos más visitados de Cochabamba”, concluyó Crespo. 

Asimismo, Bustillos contó que estar allí de noche es un espectáculo. “Se ve como si Cochabamba estuviera quemándose en brasas y resalta un punto celeste que es el Cristo de la Concordia. Hace un viento helado a esta hora del día, pero es increíble estar ahí”, confesó. 

Agregó que además de este lugar, existen otros como en Lomas Panamericana donde “uno puede tocar el cielo con las manos al tener las nubes cercas”.

RUTA Para llegar hasta este espacio, solo ingresa la línea Z 14 que los deja en la Mancomunidad Valle San Silvestre. De allí, hay un trecho que caminar hasta encontrarse con la Pajcha de San Silvestre y uno más largo y empinado hasta los miradores.  

Otra opción es ingresar con vehículo propio. Se demora al menos media hora en arribar a la zona.