Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de junio de 2021
  • Actualizado 13:05

La vacunación avanza lentamente en Quillacollo y ya no tiene camas de terapia intensiva

La Secretaria de Salud del municipio pidió iniciar la inmunización masiva y tienen dos puntos listos. Solo cuentan con 16 camas de terapia intermedia y faltan al menos 270 ítems. 
Un hombre recibe la vacuna contra el coronavirus. DICO SOLÍS
Un hombre recibe la vacuna contra el coronavirus. DICO SOLÍS
La vacunación avanza lentamente en Quillacollo y ya no tiene camas de terapia intensiva

El municipio de Quillacollo avanza lentamente en la vacunación debido a la falta de dosis, no cuentan con camas de terapia intensiva y requieren al menos 270 ítems, informó la secretaria de Salud de la Alcaldía, Giovana Colodro.

Luego de una inspección por los hospitales Benigno Sánchez, Villa María, Calvario y Villa Urcupiña, que atienden pacientes con coronavirus, se evidenció las falencias del municipio en cuestión de salud. “Todos los directores manifiestan la necesidad de algunos insumos, medicamentos específicos para pacientes COVID y, sobre todo, la poca cantidad de equipos de protección personal que tienen”, aseguró Colodro.

Hasta el momento, solo pudieron inmunizar alrededor de 7 mil personas, por lo que piden al Servicio Departamental de Salud (SEDES) de Cochabamba iniciar la vacunación masiva. Tienen listos dos puntos de referencia para atender a las personas. El primero está ubicado en la iglesia Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que está al frente del hospital Benigno Sánchez, donde ya se hizo una prueba piloto y se pudo vacunar 1.100 personas en dos días. El segundo espacio es el hospital Villa María, que cumple con el circuito que requiere la vacunación.

Asimismo, Colodro indicó que el coliseo Evo Morales puede ser otro punto de vacunación y que están coordinando con el Viceministerio de Deportes su implementación. 

“El porcentaje de vacunas recibidas es realmente bajo, lo que nos preocupa porque no hemos podido llegar ni a cubrir a los mayores de 60 años que, según el calendario del Ministerio de Salud, ya se debería haber concluido”, reconoció la Secretaria de Salud.

Añadió que las personas beneficiarias de la vacuna en este segmento de edad sobrepasan las 20 mil, por lo que el porcentaje alcanzado hasta ahora es ínfimo. 

FALTA DE CAMAS

La inspección que realizaron las nuevas autoridades de Quillacollo mostró varias falencias en los centros médicos, entre ellas la falta de camas. “Solo existen camas de terapia intermedia y camas de internación, que no requieren mucha demanda de oxígeno”, reconoció Colodro. 

Explicó que la terapia intensiva es un servicio de los hospitales de tercer nivel y que el municipio tiene muchas limitaciones de infraestructura para poder implementarla. “Tenemos aproximadamente 16 camas de terapia intermedia, que se han dispuesto para el municipio. Pensar en una terapia intensiva es un poco complicado por la misma demanda profesional”, admitió. 

Sin embargo, destacó que pudieron tener buenos resultados con el equipo que cuentan y darle oxígeno a los contagiados. “La necesidad ha hecho que los profesionales tengan que autocapacitarse para atender a este tipo de pacientes”.

Además, afirmó que hay deficiencia de medicamentos debido a que los países productores ya no envían sus productos hasta el país.

Otra de las limitaciones importantes en el municipio es el recurso humano. Existen 270 contratos municipales que no cuentan con un ítem. Buscan que el Gobierno les otorgue estos puestos para que puedan destinar esos recursos económicos a la compra de camas. Colodro indicó que, en total, requieren más de 500 personas para brindar una mejor atención en la crisis sanitaria.