Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 16 de junio de 2021
  • Actualizado 04:42

Usan calostro y cítricos para reforzar inmunidad de animales refugiados

En Senda Verde, de La Paz, importan suplementos, mientras que en Agroflori incrementaron el consumo de cítricos. Hay temor por contagio con coronavirus.

Loros del refugio Agroflori se alimentan de granos y maní.    Un hombre alimenta a una capibara en Senda Verde. SENDA VERDE
Loros del refugio Agroflori se alimentan de granos y maní (i). Un hombre alimenta a una capibara en Senda Verden (d). SENDA VERDE
Usan calostro y cítricos para reforzar inmunidad de animales refugiados

Los animales pueden infectarse con COVID-19. Varios gorilas del Parque Zoológico Safari de San Diego, en California, se contagiaron por “transmisión natural” en enero de este año e ingresaron en cuarentena.

Considerando estos casos dados en el mundo, ciertos refugios de Bolivia optaron por reforzar el sistema inmunológico de sus mamíferos, felinos y aves, entre otros seres vivos que acogen, para prevenir contagios.

La cofundadora y administradora del refugio Senda Verde de La Paz, Vicky Ossio, informó que en esta pandemia importaron calostro desde Estados Unidos.

Este líquido que es producido por las glándulas mamarias fue suministrado, especialmente, a los mamíferos de ese establecimiento. Y es que ese alimento ofrece protección contra invasiones de bacterias, virus, protozoarios, hongos y otros organismos causantes de enfermedades. 

Ossio confesó que, en un primer momento de la pandemia, Senda Verde redujo en un 10% la alimentación de los refugiados, por falta de recursos económicos; sin embargo, ahora la dieta está completa y contiene bastante vitamina C.

“Es súper importante que su sistema inmunológico esté fortalecido”, no obstante, aclaró que esto no es suficiente sin el cumplimiento de las medidas de bioseguridad. Para garantizar esto, procuran que los turistas que visitan el lugar guarden distancia y no desciendan de las galerías.

COCHABAMBA

En Agroflori ocurre lo mismo. El fundador de ese refugio cochabambino, Marcelo Antezana, explicó que aumentaron cítricos en la dieta de los primates (monos), felinos (ocelotes), cánidos (zorros) y aves (loros).

Por otro lado, el menú de los animales contiene más proteína y grasa. Esto lo aportan a través de alimentos como el girasol y el maní.

Antezana dijo que con esta dieta se los está preparando para afrontar el invierno.

VACUNAS

Sobre las vacunas contra la COVID-19, Ossio señaló que solicitaron que se inmunice al personal de los centros de custodia “a la brevedad posible”.

Solo en Senda Verde hay 25 funcionarios que, si son vacunados, correrán menos riesgo de enfermar y contagiar a los animales.

Hasta ahora, que ya se registró una primera y segunda ola del virus, ninguno se infectó, pero, si se da un caso, en criterio de Ossio, “puede ser catastrófico”, considerando que hay más de 800 animales, algunos libres.

Ossio consideró que aún no se puede pensar en inmunizar a los animales de los refugios, debido a que en Bolivia ni siquiera hay las dosis suficientes para las personas.

No obstante, en Rusia confirmaron el registro Carnivak-Cov, la primera vacuna contra el coronavirus destinada para animales. Tendría una duración de al menos seis meses y generó un 100% de eficacia en los ensayos en gatos, perros, zorros y otras especies, según la agencia CNN en Español.

REAPERTURA

Esta semana Senda Verde reabrió sus puertas, pero con tours limitados. Es decir, recibe solo a cuatro grupos al día que están compuestos por un máximo ocho personas. A todos les exigen pagos en línea, para evitar el intercambio de dinero, y el cumplimiento de las medidas de bioseguridad.

Mundo

Orangutanes y bonobos del zoológico de San Diego, en California, recibieron en marzo una vacuna contra el coronavirus, después de que algunos dieron positivo en enero de 2021.

Una orangutana llamada Karen, la primera del mundo que fue operada a corazón abierto en 1994, ha vuelto a hacer historia: figura entre los primeros grandes simios que han recibido una vacuna contra la COVID-19, según National Geographic.