Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 03 de junio de 2020
  • Actualizado 17:19

EN LA UMSS

Universitarios denuncian abusos en clases virtuales

El Formulario Virtual de Soporte Estudiantil es el mecanismo para presentar los reclamos a las autoridades
Estudiantes de la UMSS en medio de una clase.	DICO SOLÍS
Estudiantes de la UMSS en medio de una clase. DICO SOLÍS
Universitarios denuncian abusos en clases virtuales

“(…) Por si acaso solo vamos a trabajar en la plataforma con las personas que adquirieron sus dossiers, las demás personas serán depuradas”, dice el mensaje por WhastApp de un auxiliar de la carrera de Derecho a un estudiante, quien le explica: “Pero los demás no vivimos en Cochabamba. Es injusto que agan eso”. A los pocos segundos, recibe esta respuesta: “Srta., primero aprenda a escribir… ´haga´ se escribe así. Es una vergüenza”.

Esta conversación privada y otras más llegaron a manos de las autoridades de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), como una prueba del exceso que cometen algunos docentes con su alumnado. En este caso, se muestra como un auxiliar estaba condicionando la presencia de los estudiantes a su clase virtual con la compra de un dossier del mismo docente, cuando el Consejo Universitario tiene prohibido la venta de libros o textos de manera directa de su autoría.

Ante este tipo de denuncias, las autoridades de la UMSS han puesto a disposición de toda la comunidad universitaria el Formulario Virtual de Soporte Estudiantil (https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSfP41GdCcN6P7MhZpNr22xCIdSqGBgQdptAvEgHcqbeC4wkJw/viewform) , para que los estudiantes denuncien a los docentes que comentan excesos en clases virtuales o apliquen tareas y/o evaluaciones en línea durante la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus.

El equipo de la Unidad de Provisión de Servicios de Información (UPSI) está a cargo del manejo y la recepción de estos formularios, explica el rector de la UMSS, Juan Ríos, a tiempo anunciar que cuando se reanuden las actividades académicas el rectorado recibirá el informe sobre los casos presentados que serán puesto a consideración del Consejo Universitario.

Cabe recordar que hace cuatro días el Rectorado de la UMSS emitió un comunicado en el que se informa la suspensión inmediata de las clases virtuales en todas las facultades de la UMSS y anuncia la reprogramación del calendario académico 2020.

“Al no haberse podido regularizar esta modalidad por diferentes motivos: la imposibilidad de acceso de los estudiantes al internet domiciliario, dada la restricción de circulación, sería irresponsable obligarlos a buscar lugares públicos para el uso de internet; el congestionamiento de las plataformas, y el hecho de que en algunas facultades no se logró concluir con las inscripciones por lo que los docentes no lograron contactarse con los estudiantes”, reza el comunicado.

La decisión de cortar las clases virtuales en las que se avance materia o se evalúe los conocimientos generó reacciones contrarias en la sociedad; por un lado, los que no están de acuerdo con la medida y echan la culpa a algunos de los 2.000 docentes de no estar capacitados para manejar este tipo de herramientas tecnológicas y, por el otro, sostienen que gran parte de los 83.000 estudiantes se resisten a pasar clases por este medio.

Respecto a este tema, las autoridades de la UMSS justificaron esta decisión porque consideran que obligar a los alumnos a pasar esa una acción atentatoria y discriminatoria contra el estudiantado, ya que brecha digital al interior de la UMSS no responde a una decisión sino a la falta de oportunidades económicas y de movilización.

Sea cual fueren los motivos, lo cierto es que mientras dure la cuarentena, los alumnos de la UMSS solo pueden tener clases virtuales para refrescar sus conocimientos. Y los que consideran que son víctimas de abusos en este ámbito pueden llenar el Formulario Virtual de Soporte Estudiantil.