Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 13 de diciembre de 2019
  • Actualizado 11:21

Mi Tren: El 92% de árboles sobrevive por las talas

Imagen: Contacto Construcción
Imagen: Contacto Construcción
Mi Tren: El 92% de árboles sobrevive por las talas

El responsable de Medio Ambiente de la Unidad Técnica del Tren del Ministerio de Obras Públicas, Daniel Vargas, informó que en dos años de construcción del tren ligero o tranvía metropolitano se taló 480 árboles en las dos  líneas y  128 molles fueron trasplantados. Las últimas plantas taladas fueron dos palmeras centenarias que estaban  en la avenida Sajama, por el cementerio, en la línea verde de Cochabamba.

Las especies que se plantan son tipa, jacarandá, molle y lluvia de oro.

Vargas explicó que estas especies nativas no sólo ayudan a recuperar el paisaje, sino a mejorar las condiciones del suelo aportando con nutrientes para la vegetación.

Los molles se reubicaron porque son una especie protegida por la Ley 1278 que prohíbe la tala de esta especie porque "es símbolo de los valles bolivianos", motivo por el que la empresa procedió a trasplantarlos. La Organización Territorial de Base (OTB) Sivingani,  plantó 300 árboles con lo que el proyecto de reforestación sumó 7.100 plantines en dos años en las dos líneas: la verde, desde Sipe Sipe a la ciudad, y la roja de la estación central de San Antonio a la avenida Petrolera.  Por cada árbol talado sin importar la especie la empresa repone 10 de acuerdo al plan de mitigación de las licencias ambientales de ambas líneas. En base a éste, se debería plantar 10.078 especies.

Desde diciembre de 2017  se realiza campañas de reforestación en Sipe Sipe, Vinto, Colcapirhua, Quillacollo, Cercado y Sacaba.

En total se plantó 7.100, el 70% de lo previsto.

De los más de 7.000 plantines, el 92% logra sobrevivir y con el resto que no  crece ni se  manteniene se hace un refallo o se vuelve a plantar, sostuvo.

"Si hay algún individuo que no ha podido sobrevivir por cualquier factor hacemos el cambio", añadió.

Dijo que esta labor de los equipos de trabajo que se encargan del seguimiento y el riego de los plantines será por tres años hasta que se termine el proyecto.

"Después de eso esperamos que los árboles estén mucho más robustos y puedan sobrevivir solos, con las lluvias y con el compromiso de los vecinos".  La línea amarilla aún no cuenta con licencia ambiental, pero ya se marcaron los árboles.