Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 12:55

Transportistas y comerciantes se imponen y causan caos; SEDES alerta de más de 100 casos al día

Cochabamba mantiene riesgo alto de contagios de COVID-19. En el primer día de flexibilización de la cuarentena. No se cumplieron normas de seguridad prometidas. El Servicio Departamental de Salud teme consecuencias.

Un micro de la línea W hacia Quillacollo va repleto de pasajeros. FOTOS-DICO SOLÍS
Un micro de la línea W hacia Quillacollo va repleto de pasajeros. FOTOS-DICO SOLÍS
Transportistas y comerciantes se imponen y causan caos; SEDES alerta de más de 100 casos al día

El primer día de la flexibilización de la cuarentena fue un caos. Los comerciantes y los transportistas ignoraron lo que firmaron horas antes cuando pidieron volver a las calles y se comprometieron a cumplir estrictas medidas de seguridad para evitar contagios masivos del coronavirus. Los peatones tampoco acataron las instrucciones. El Servicio Departamental de Salud, SEDES, teme consecuencias y un incremento de más de 100 casos diarios de infectados.

Ayer, los guardias municipales no pudieron controlar el desborde que ocurrió en las calles. Los micros, taxis, taxi-trufis y trufis debían transportar la mitad de su capacidad de pasajeros, sin embargo, los micros llevaron incluso en la pisadera. Ninguna medida de seguridad fue asumida: los conductores se quitaban el barbijo, no tenían guantes y menos ofrecían alcohol en gel a los pasajeros quienes tampoco cumplían con protocolos de seguridad manteniendo 1.50 metros de distancia con las otras personas.

En los mercados, de acuerdo a lo establecido por la Alcaldía, no todas las casetas debieron abrirse, pero ayer hasta comerciantes ambulantes volvieron a las calzadas.

Por La Cancha (mercado popular) los policías municipales avanzaban haciendo recoger todos los productos, pero apenas desaparecían, los vendedores se instalaban nuevamente.

Frente al caos, a media mañana, el director de Movilidad Urbana de la Alcaldía de Cochabamba, Evert Rojas, informó que el Ejecutivo decidió suspender el servicio de transporte público y privado, que había vuelto a operar este lunes, debido a la calificación de riesgo alto que rige para el municipio.

“Ante los reportes del Ministerio de Salud, que establecen que la ciudad se encuentra en riesgo alto, el transporte público y privado se suspende”, dijo Rojas al anunciar el retroceso de las medidas poco después de las 10.00 de este lunes.

Rojas, horas antes anunció el retorno del servicio de transporte público luego de un acuerdo con los gremios de choferes. Incluso explicó entonces que los vehículos con terminación de placa en par iban a trabajar los días lunes, miércoles y viernes, y los de impar, martes y jueves.

En anuncio de repliegue del transporte público y privado duró poco. Autoridades municipales se reunieron, a puerta cerrada, casi de inmediato con dirigentes de la Federación del Autotransporte de Cochabamba, la Asociación de Radiomóviles Cochabamba, Aramco, y el transporte libre.

A mediodía, el asesor de la Alcaldía de Cochabamba, Álex Contreras, desmintió al director de Movilidad Urbana. "No existe ningún repliegue en el transporte en ninguna de sus modalidades”, razón por la cual este sector realizará sus labores con normalidad acatando la normativa emitida en el Decreto Municipal 159, que establece que trabajarán sólo de lunes a viernes y según la terminación de la placa de circulación.

Atribuyó el anunció de Rojas a un “error”. No especificó si fue error del funcionario o de las autoridades."Errar es de humanos y reconocer también es hidalgo en una persona. No existe ningún repliegue del transporte público en ninguna de sus modalidades. Los dos decretos municipales continúan en vigencia", insistió.

Las declaraciones de Rojas a media mañana alarmaron a representantes del transporte. Más tarde, rectificaron y comunicaron que la flexibilización de la cuarentena continúa con las debidas restricciones.

También habló el dirigente del transporte federado, José Orellana, quien justificó el retorno del servicio público de pasajeros en base al Decreto Supremo 4229 que establece tres tipos de riesgo de los municipios en la cuarentena; el alto, medio y moderado.

Se refirió al artículo 5 de ese decreto supremo en el que menciona el retorno de las seis actividades económicas, pero la norma no contempla al transporte.

“Queda en entredicho si existe (en Cochabamba) cuarentena total o rígida. Pero para nosotros es imposible pretender sostenernos sin trabajo. Con la cuarentena rígida se ha llenado de transporte informal Ahora (que retornaron) las autoridades departamentales y municipales deben ejercer un control de cuanta gente está en las calles y de servicio. Son medidas complementarias”.

Contreras fue consultado de por qué Rojas estaba ausente de la conferencia. Respondió: “Esas son observaciones muy pequeñas y tiene (él) otras actividades”.

Señaló que si el desborde de ayer podría llevar a un brote de más casos de coronavirus, actuarán en base a informes oficiales del Servicio Departamental de Salud, SEDES, las sociedades científicas que van a precisar con exactitud el avance de la enfermedad. “Realizaremos evaluaciones, no nos vamos a adelantar a absolutamente nada para no crear pánico ni zozobra”.

Indicó que en los siguientes días se reunirán con otros sectores de la población para realizar ajustes a las medidas de flexibilización. “Somos parte de la cultura del diálogo y concertación. En las primeras horas hemos visto que ha ciudadanos que no cumplen, pero hay otros que sí lo hacen. Hay transportistas que cumplen, comerciantes también y otros que no”.

Reflexionó a los vecinos invitándoles a usar barbijos, lentes, distancia social, lavarse las manos. “Depende de cada uno de nosotros y ojalá que no seamos testigos de que la cifra va subiendo en cada departamento”.

DECRETOS El fin de semana, la Alcaldía dispuso dos decretos municipales (159/2020 y 160/2020) sobre la forma de retornar de algunas actividades, principalmente el transporte y el comercio.

El DM 159/2020  está dirigido a establecer medidas transitorias de prevención y contención en materia de movilidad urbana, con el objeto de evitar el brote, contagio y la propagación del coronavirus y el 160/2020 reglamenta la gradualidad de funcionamiento de las actividades comerciales en los mercados, centros de abasto, tiendas comerciales, almacenes, restaurantes, sitios municipales en vías y zonas francas legalmente establecidas; establecer protocolos de funcionamiento a través de mecanismos de prevención, protección control para prevenir, evitar el contagio y propagación del coronavirus en el marco de la Ley 1293.

Ayer, también en Concejo Municipal presentó en la Ventanilla Única de la Alcaldía la Ley Municipal de Mitigación y de Acciones de Prevención y Contención del COVID-19 en el marco de la cuarentena nacional condicionada y dinámica aprobada por el pleno el sábado.

El concejal Edwin Jiménez dijo que se trata de una norma complementaria a la dispuesta por el Ejecutivo.

CONTROLES El único control que se observó en las calles fue de la Intendencia Municipal. 85 guardias municipales distribuidos en cuatro puntos de la ciudad fueron insuficientes para vigilar que se cumplan los decretos municipales.

El comandante de Tránsito Nelson Miranda cuestionó la decisión de las autoridades municipales para flexibilizar la cuarentena. “Cómo se puede jugar con la vida de los cochabambinos de esta forma? ¿Acaso estamos pagando los ciudadanos alguna vendetta?”.

Señaló que la circulación vehicular es un tema que involucra no solo a un sector, sino que es “un tema de salud pública que debe ser encarado por todos los actores de esta crisis y de forma responsable, parando esta chacota”.

En la noche, tanto la Policía como las Fuerzas Armadas realizaron controles en avenidas y puentes de la ciudad. Miranda impidió el viaje de un bus rumbo a Oruro en Sipe Sipe, salía hacia el occidente, donde encontró un bus con pasajeros. “Se vende pasaje en bus con certificado (médico) incluido”, dijo en su cuenta oficial de WhatsApp.

RIESGO ALTO  La medida de flexibilización y el caos ocasionado se dio en medio de un incremento exponencial de casos confirmados de coronavirus. El SEDES proyectó más de 100 casos por día ante "el comportamiento de la población".

El jefe de la unidad de Vigilancia Epidemiológica del SEDES, Rubén Castillo, manifestó que, incluso, el número de contagios diarios puede ser mayor a los 100 de acuerdo a la proyección que tiene la entidad. Hasta el domingo, Cochabamba registró 611 casos positivos y 24 muertos.

“Estamos esperando la proyección. En los siguientes días incluso esperamos que se vayan a superar los 100 casos por día, porque tenemos mucho (paciente) sintomático y asintomático que investigar, esa es nuestra proyección numérica, pero con este comportamiento (descontrol en las calles) seguramente vamos a superar más”, declaró.

Sostuvo que eso también tiene que ver con el “explosivo” incremento de casos y contagios comunitarios en el Trópico de Cochabamba, especialmente en el municipio de Entre Ríos, que para la jornada previa presentó 17 nuevos casos y suma 56 pacientes con coronavirus hasta la jornada del domingo 31 de mayo.

La lista de contagios por municipio es la siguiente: Cercado con 210, Sacaba con 107, Quillacollo con 63, Entre Ríos con 56, Puerto Villarroel con 20, Villa Tunari con 20, Chimoré con 20, Punata con 18, Sipe Sipe con 17, Shinahota con 17, Santivañez con 12, Vinto con 11, San Benito con 8, Colcapirhua con 6, Omereque con 5, Tiquipaya con 5, Arani con 3, Colomi con 3, Tarata con 2, Cliza con 2, Vacas con 2, Ayopaya con 1, Bolívar con 1, Capinota con 1 y Tolata con 1.

“En el Trópico hubo un incremento explosivo, en especial en Entre Ríos, no solamente afectando a la población sino también al sector de salud. El tratamiento que están recibiendo el terminal, hay personas llegan cuando tienen su distrés respiratorio y es irreversible para el manejo médico”, declaró.