Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de septiembre de 2019
  • Actualizado 16:25

El transporte público goza de 4 privilegios hace más de 25 años

El transporte público goza de 4 privilegios hace más de 25 años

Rebaja en el pago de los impuestos por sus vehículos, hasta en 50 por ciento , revisión técnica vehicular en grupo, sin la presentación de sus motorizados, y la no inclusión en la restricción vehicular en el Casco Viejo de Cochabamba son los “privilegios” que tiene el transporte público y que es observado por algunos sectores.

Algunos de los beneficios están vigentes desde hace más de 25 años.

Además, el transporte interprovincial, especialmente hacia Quillacollo y Sacaba, pagan un peaje diferenciado, a diferencia de los conductores particulares. Asimismo, los choferes se beneficiarán con una jubilación por la retención de un porcentaje cuando cargan gas vehicular a sus motorizados, sin aportar necesariamente a las administradoras de fondos de pensiones.

Sin embargo, este último punto, de la jubilación, aún no está definido por una diferencia en el monto de retención. Mientras el Gobierno propone 0.80 bolivanos por cada metro cúbico, el transporte plantea que sea 0.20 bolivianos.
IMPUESTOS El municipio de Cochabamba publicó una separata en la que ratifica que el transporte público tiene una rebaja de 50 por ciento en el pago del impuesto vehicular.

El presidente de la Asociación de Radiomóviles Cochabamba (Aramco), Mauricio Leoni, señaló que los taxistas afiliados a su entidad pagan todos los impuestos de ley y obtienen la tarjeta de operaciones para circular, sin embargo, no se benefician con el 50 por ciento de descuento en el momento de pagar el impuesto por sus motorizados, tal como sucede con el transporte público de ruta fija. La Resolución Técnica Administrativa 147/2019 señala textualmente que: "los propietarios de vehículos automotores terrestres que presten servicio de transporte público, tales como transporte urbano de pasajeros y carga o transporte público de pasajeros y carga de larga distancia, para favorecerse del beneficio del 50 por ciento de la rebaja (…) deberán presentar ante la Administración Tributaria Municipal, el original o fotocopia legalizada del documento que acredite la prestación del servicio público emitido por autoridad competente".

Al respecto, el concejal Edwin Jiménez afirmó que la rebaja en los impuestos es una normativa nacional que favorece a este sector en particular, que debería ser un servicio público que esté en manos del Gobierno Municipal, pero que está a cargo de privados.

"Hay pocos municipios que tienen transporte público municipal, un ejemplo de ello es La Paz, con sus Pumakatari, pero en los otros municipios son personas particulares las que están a cargo de este servicio".

Jiménez recordó que la Ley General del Autotransporte establece que debe haber tarifas diferenciadas, es decir, que el transporte  público cumpla una labor social, pero no siempre sucede eso.

La tarifa diferenciada se refiere a que si bien el pasaje actual es de 1.90 bolivianos, para los adultos mayores es de 1.50 bolivianos, así como para las personas con discapacidad, 0.80 bolivianos para universitarios y 0.50 para los estudiantes de primaria y secundaria.

Estas tarifas diferenciadas podrían, de alguna manera, mermar los ingresos de los transportistas del sector público, por lo que reciben "una especie de compensación", en el aspecto impositivo, por ejemplo, aseguró Jiménez.

Sin embargo, los choferes del transporte público no siempre cobran estas tarifas diferenciadas, o no recogen a los estudiantes, universitarios, personas con discapacidad o adultos mayores, incumpliendo la norma vigente.

Jiménez señaló que es importante que los transportistas retribuyan a la población con un buen servicio, que renueven su parque automotor. En algunos casos, hay vehículos que datan de 30 años, o más.

A su turno, Leoni señaló que ven con frustración que solo algunos sectores del transporte público se beneficien con algunas medidas, mientras que los afiliados a Aramco están al margen de las mismas.

"Son beneficios muy notables en los aspectos políticos, económicos y sociales", agregó Leoni.

Dijo que, por ejemplo, el transporte público de ruta fija ocupa espacios en la Alcaldía, el Concejo Municipal y como legisladores, “lo que les da ciertos privilegios para su sector”.
CASCO VIEJO La restricción vehicular por número de placas no afecta al transporte público de ruta fija, situación que es observada, por ejemplo, por Aramco.

Leoni afirmó que los taxistas que no ingresan al centro de la ciudad, por la restricción vehicular, perciben menos ingresos económicos, lo que afecta a sus familias.

Por su parte, el concejal Edwin Jiménez señaló que este beneficio es concretamente para el transporte público de ruta fija.

Recordó que el Concejo Municipal en su oportunidad había aprobado la restricción vehicular universal, pero esta norma fue representada por el exalcalde Edwin Castellanos.

De aquí en adelante, según Jiménez, se deberá realizar un estudio para que en dos años, de forma gradual, se pueda incluir en la restricción vehicular al transporte de ruta fija.
“Pero creo que, sin necesidad de estudios, deberíamos hacer que la norma sea de cumplimiento obligatorio.Creo que todos debemos contribuir a evitar el congestionamiento vehicular y la contaminación ambiental”.

“Pero más allá de solo determinar que haya una restricción vehicular general, se debería tener un verdadero plan municipal de reordenamiento vehicular, porque actualmente ingresan motorizados del transporte público interprovincial hasta la zona céntrica de la ciudad”.

Una alternativa sería, por ejemplo, fijar la parada del transporte interprovincial en lugares que no sean céntricos.
REVISIÓN Respecto a la inspección técnica, de acuerdo a las constante denuncias que se realizan en la prensa, los afiliados a los diferentes sindicatos no realizan la revisión, sino que envían sus documentos en bloque, como sindicatos.

"Eso no es inspección técnica y no corresponde, es entrega de rosetas para recaudar fondos. Cada vehículo acuda a un lugar determinado para que se revisen frenos, llantas, luces, escapes y bocinas”, dijo Jiménez.

Agregó que el Concejo Municipal emitió una resolución, instruyendo que no se otorgue la roseta de inspección a los vehículos que estén con roncadores, escapes libres y bocinas de aire, pero algunos tienen estos elementos y consiguen la roseta.

"Todos los vehículos deberían pasar por la inspección técnica vehicular. Hay un proyecto para que esta inspección técnica no esté a cargo de la Policía, sino de los gobiernos municipales.

Según Leoni, el trasporte público de ruta fija no acude a la inspección técnica vehicular, “lo hacen en grupo, porque nunca hemos visto una fila de taxitrufis, por ejemplo".
PAGO DE PEAJE Otro beneficio que tienen los transportistas de ruta fija es que pagan una sola vez al día el peaje en las trancas de Quillacollo y Sacaba y no por cada vez que circular por ese espacio.

El representante de Aramco, Mauricio Leoni, afirma que su sector no goza de este beneficio, pero sí el sector interprovincial.

Federados defienden sus beneficios

Si se aplicara la restricción vehicular de ingreso al centro de la ciudad a todo el transporte público, el congestionamiento sería peor, por eso no están de acuerdo, afirmó el secretario Ejecutivo de la Federación del Autotransporte de Cochabamba, José Orellana.

Argumentó que en horas pico, el actual parque automotor no abastece la demanda de los pasajeros, y si se restringe el ingreso, la situación empeoraría.

“Si hay restricción por placas, algunas líneas procederían a incrementar el número de vehículos, lo que provocaría más comgestión en el centro”.

En cuanto a la rebaja del 50 por ciento en el pago de los impuestos, Orellana apuntó que se trata de una norma nacional, que no es reciente, por lo que considera que no es una concesión.

Asimismo, señaló que los afiliados de Aramco también podrían beneficiarse con la misma, si sus dirigentes hicieran los trámites correspondientes.

Orellana afirmó que las autoridades deberían buscar soluciones integrales para resolver el congestionamiento vehicular en el centro de la ciudad, ordenando primero a los comerciantes y solucionando los recurrentes reventones del alcantarillado y redes de agua, lo que perjudica al transporte de ruta fija y a los pasajeros.