Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 01 de febrero de 2023
  • Actualizado 16:03

La tradición se impone en Urcupiña: devotos rebasan controles e ingresan al Calvario

Por la pandemia las actividades presenciales se desestimaron, aunque algunas se animaron a hacer el recorrido de 14 kilómetros, visitar el templo y subir al Calvario obviando las medidas de bioseguridad.
Varias personas golpean las rocas, en la tradicional celebración del Calvario en Quillacollo.
Varias personas golpean las rocas, en la tradicional celebración del Calvario en Quillacollo. Dico Solís
La tradición se impone en Urcupiña: devotos rebasan controles e ingresan al Calvario

En el día de la peregrinación, los devotos de la Virgen de Urcupiña rebasan los controles y llegan hasta el cerro de Cota para cumplir con las tradiciones. Entre tanto, la Iglesia pide a la gente vivir la integración en unidad y ante el contexto de pandemia seguir con esperanza y fortaleza para superar las adversidades de la vida.

“Que la Virgen María de Urcupiña nos ayude a concretar esa integración donde todos seamos aceptados, donde todos nos respetemos, donde todos busquemos el bien para todos. Desde nuestra fe que seamos siempre instrumento de bien para todos, para vivir esa integración unidos y no oprimidos”, fue el mensaje de la homilía.

En esta actividad que se realizó en el cerro de Cota, también hubo afluencia de gente que llegó para visitar a la Virgen de la Integración desde diferentes lugares del país y departamentos a pesar del anuncio de la suspensión de las actividades festivas por parte de la Alcaldía de Quillacollo.

Hoy la gente solía hacer una peregrinación para llegar hasta los pies de la Virgen de Urcupiña. Sin embargo, por la pandemia las actividades presenciales se desestimaron, aunque algunas se animaron a hacer el recorrido de 14 kilómetros, visitar el templo y subir al Calvario obviando las medidas de bioseguridad.