Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 19 de octubre de 2020
  • Actualizado 19:38

TRABAJAN PROTOCOLOS DE BIOSEGURIDAD PARA ABRIR SUS PUERTAS

Bajan de 32 a 10 los entierros y cremaciones por día en el Cementerio General de Cochabamba

La administración recibe cuatro solicitudes de incineración; antes eran 15. Se realizan seis entierros y anteriormente eran hasta 17. Junio y julio fueron los meses con mayor demanda.

 

Funcionario enciende horno crematorio en el Cementerio General de Cochabamba. FOTO- Noé Portugal
Funcionario enciende horno crematorio en el Cementerio General de Cochabamba. FOTO- Noé Portugal
Bajan de 32 a 10 los entierros y cremaciones por día en el Cementerio General de Cochabamba

“La demanda de entierros y cremaciones ha bajado enormemente. Junio y julio fueron los meses más altos. Se podría decir que ha reducido en más del 70%”, manifestó el administrador del Cementerio General de Cochabamba, Benedicto Gonzales.

La situación crítica ha pasado en el cementerio, donde antes se tenía que programar con anticipación las cremaciones ante la alta demanda. Las familias esperaban entre dos días a una semana para acceder a ese servicio. Las muertes por coronavirus colapsaron los campos santos y a eso se sumaban los decesos por causas naturales u otras enfermedades.

Cochabamba tiene una tasa de letalidad de 8.16%. La segunda más alta del país puesto que antes está Santa Cruz con 9.17%, de acuerdo con los datos al 27 de septiembre.

Sin embargo, el número de entierros diarios ha bajado de 17 que se registraban cada día en julio, a 6 que se reportan como máximo en septiembre.

"Atendíamos unos 15 entierros como mínimo a cada día. Ahora, son cuatro, cinco o hasta seis”, informó Gonzales.

Sobre las cremaciones, realizan tres a cuatro cada día. Antes, el número era cuatro veces más; 12 a 15 incineraciones (por COVID-19 o sospecha; los casos por otras enfermedades eran pocos) en los dos hornos crematorios. “No nos alcanzaba el tiempo porque empezábamos a las 05:00 y terminábamos a las 20:00”.

Desde que empezó la pandemia por el coronavirus se determinaron medidas de bioseguridad y los entierros son distintos. El cementerio está siempre cerrado.

Algunas medidas se han flexibilizado, pero se debe cumplir los protocolos de bioseguridad.

Gonzales comentó que antes tres familiares podían acompañar el entierro, ahora pueden hacerlo seis. A las exhumaciones, ningún pariente podía ingresar; ahora está permitido a tres familiares.

SACABA El municipio reportó una disminución en la demanda del uso del horno crematorio del Cementerio General que entre junio y julio atendió hasta cuatro cremaciones por día, a causa de los decesos registrados por el coronavirus, informó el administrador de esas instalaciones, Medardo Montaño.

“Ha bajado bastante. Antes, todos los días había que cremar fallecidos por coronavirus. Ahora, todavía tenemos solicitudes, pero es muy poco”, manifestó.

Explicó que antes había como mínimo un cadáver con COVID-19 o sospecha para cremación. Actualmente, reciben uno solo en una semana.

En cuanto, a entierros por causas naturales u otras enfermedades atienden dos o tres solicitudes a diario.

PROTOCOLOS Gonzales y Medardo, por separado, indicaron que alistan los protocolos de bioseguridad para que los familiares visiten a sus seres queridos fallecidos. Prevén que desde el 1 de octubre se aplique nuevas medidas que permitan el ingreso a los cementerios previo cumplimiento de medidas de bioseguridad.

Esa situación se pondrá en consideración en los próximos días y las autoridades municipales y de salud coordinarán las medidas que deben cumplirse para abrir los campos santos.

Gonzales adelantó que presentaron una propuesta que prevé el ingreso al cementerio de acuerdo con el último dígito de la cédula de identidad. Establecerían horarios y días de visita y probablemente los domingos permanecerían cerrados.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad