Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 27 de febrero de 2021
  • Actualizado 06:35

“Todas las personas tienen el virus hasta que se demuestre lo contrario”

El presidente Antonio López dice que actúan ante el “desastre” sanitario, hospitales llenos, pocos diagnósticos y resistencia de la gente. Anticipa más muertes en calles.

2020062403121320218
2020062403121320200
“Todas las personas tienen el virus hasta que se demuestre lo contrario”

Un paciente llega a la clínica San Pedro muy agitado. En las pocas palabras que logra pronunciar alcanza a decir: ¡Me falta aire, me falta aire! Es atendido por los médicos que lo sedan, lo entuban y conectan a un ventilador.  La reacción debe ser rápida o el paciente muere y entra en paro cardíaco.

En las condiciones actuales, muchos médicos han dejado de pedir pruebas de laboratorio para iniciar tratamiento. “Es imposible pensar en solicitar exámenes PCR porque sabemos que el laboratorio ha colapsado, los hospitales ya no dan, tampoco los médicos. Las personas fallecen en las calles, para nosotros ahora toda persona es portadora del virus hasta que se demuestre lo contrario” afirma el presidente del Colegio de Neumólogos de Cochabamba, Antonio López.

La experiencia que el especialista vivió en las últimas semanas muestra la situación de la pandemia en el departamento. De los 114 decesos en Cochabamba, al menos 20 fueron en las calles y en sus casas ante la falta de asistencia médica, de hospitales, de pruebas de laboratorio. Incluso hay personas que no creen que exista la enfermedad y esperan hasta el final para ser atendidas.

López explica que la sensación de la falta de aire es un síntoma que se manifiesta al séptimo día de la enfermedad, es decir, se dejó pasar ese tiempo antes de pedir ayuda e ingresaron en la fase de moderada a severa donde es necesario contar con un ventilador.

PRESCINDIR DE LABORATORIOS López señala que dejaron de pensar en laboratorios como el inicio de un tratamiento y recurren a lo clínico, es decir el análisis de los síntomas, además de las imágenes.  

Señala que como médicos vieron la agresividad del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que provoca la disregulación o descontrol inmune. Considera que en Bolivia no está pasando nada raro respecto a otros países, donde entre el 75 y el 80% de los infectados cursa como cuadros asintomáticos, poco sintomáticos o síntomas moderados, pero hay un 25%, es decir 25 de cada 100 con cuadros respiratorios graves.

“La mayor parte de los pacientes son leves a moderados a quienes les hacemos un tratamiento con oxígeno en pronación vigil, quiere decir se los coloca echados de estómago por tres horas y medias para que superen la dificultad al respirar”.

Los pacientes que tienen síntomas moderados a severos requieren oxígeno de puntas nasales o bigotera. Si no mejoran con cuatro o cinco litros de oxígeno ponen mascarilla con bolsa de reservorio para permitir enriquecer el oxígeno. “Cuando llegamos a este paso es que empezamos a parar las orejas porque significa que la neumonía puede progresar de manera crítica, es decir que el paciente está con refractariedad al oxígeno y eso se llama síndrome de distrés respiratorio. Ese es el momento donde el paciente por más que se encuentre lúcido rápidamente puede colapsar y hacer un fallo respiratorio”.

La gente que tiene neumonía leve a moderada está en casa, aguanta y de súbito busca asistencia porque siente falta de aire y llega un momento en que fracasa los músculos y sobre todo el diafragma colapsa.

“Ahí empieza a buscar ayuda tardíamente, pero no hay ventiladores u hospitales disponibles y fallece. Eso ocurre a la semana de los primeros síntomas como  fiebre, dolor de cabeza, escalosfríos, dolor de garganta, tos seca, puede tener diarrea o no, o simplemente los síntomas atípicos como malestar general, diarrea, vómitos o a veces pérdida del olfato y el gusto”.

Si esos síntomas se presentan hay que pensar que es coronavirus. López señala que “esperar una prueba es como esperar que la justicia llegue”.

Discriminación

El neumólogo Antonio López relata que la gente aún resiste la enfermedad y teme el rechazo de los vecinos, a ser discriminada.

En anterior fin de semana, una mujer de cerca de 90 años falleció, relata López, puse en el certificado de defunción: “insuficiencia respiratoria, falla de múltiples órganos, neumonía comunitaria por coronavirus altamente probable”. Su hijo se negó a recibir el certificado.

“Me quería traer a abogados porque decía que iba a esperar la prueba PCR, que llegó después de tres días  y encima quería velarla. Me encapriché porque sé lo que estoy haciendo soy clínico y neumólogo. Hay criterios y ya no esperamos la prueba. Todo cuadro viral de vías aéreas superiores, con algunas excepciones, se trata como pandemia”.

MUERTOS Lo que se viene es peor alerta López porque la gente “necia” sale a las calles más que antes, se contagia y se enferma. El deterioro en la fase de moderado a grave puede llevar a la muerte a las personas en solo 12 horas.

“Los datos que se ofrecen al público no es real. Tengo amigos policías que me dicen que todos los días recogen cuerpos en la calle”.

Además, la familia de las personas que fallecen en las calles no quiere aceptar que su pariente murió por el virus porque es víctima de discriminación. 

Fallas  Para evitar el colapso de salud debían haber habilitado salas de aislamiento. “Tras una prueba rápida el paciente se contacta con el médico del seguro, de Call Center o del Servicio Departamental de Salud, SEDES para que sean asesorados y transferirlos o a un hospital o un centro de aislamiento”.

López señala que esa sala de aislamiento no se ha instalado hasta ahora, con personal de salud, monitoreo de signos vitales, oxígeno y cuando haya refractariedad al oxígeno sea derivado inmediatamente al hospital.

“No se han hecho los centros de aislamiento, no hay la coordinación necesaria de la seguridad pública, de seguridad social, privados y además el tema se ha contaminado por el ámbito político”.

El especialista señala que como médicos han alertado en un inicio y nadie los ha escuchado y por ese motivo el sistema sanitario ha colapsado. “Hace días ha cerrado el hospital Viedma y seguro cerrarán otros más”.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad