Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 12 de abril de 2021
  • Actualizado 21:45

Terminal abre sus puertas por tres horas; con el 20% de buses y viajes a La Paz

Los pasajeros no podrán ingresar con acompañantes y deberán pasar por una serie de controles de bioseguridad y medidas para evitar aglomeraciones. Se prevé que hoy arranquen las operaciones.
Terminal abre sus puertas por tres horas; con el 20% de buses y viajes a La Paz

Después de cuatro meses, la Terminal de Buses de Cochabamba abre hoy sus puertas a los pasajeros, pero solo con salidas a La Paz desde las 06:00 hasta las 09:00, debido a las restricciones existentes por la cuarentena en el país.

Aunque la disposición gubernamental también contempla los destinos a Oruro, la misma está restringida por que esa ciudad sigue con una cuarentena estricta, lo que impide los viajes interdepartamentales desde y hasta la ciudad del Pagador.  

Luego de tres inspecciones a la implementación de los protocolos de bioseguridad, el Viceministerio de Transporte otorgó la autorización para el funcionamiento y atención de los pasajeros.

LA ORGANIZACIÓN “Solo ingresarán las personas que tienen que viajar, sin acompañantes o personas que los despidan. Hay pediluvios, lavado de manos, desinfectantes de manos con alcohol y toma de temperatura para los que viajan y para los que llegan también”, explicó Jaime Veizaga, propietario de la terminal.

Dijo también que los viajeros tendrán como única puerta de ingreso la que está con dirección al templo de San Antonio, los equipajes serán trasladados por una zona especial para su desinfección antes de ingresar al bus. Asimismo, las personas que llegan a esta ciudad saldrán por el sector del parqueo (sector norte).

“Se prevé que del 100% de los buses que trabajaban antes de la pandemia, retornarán a sus actividades en un 20% lo que evitará aglomeraciones. Posiblemente las salidas sean muy escasas y hasta fin de año consideramos que volverá a trabajar un 50%”, comentó.

Continuó informando que los pasajeros tendrán que aproximarse a la empresa de su preferencia para adquirir su boleto y abordar el bus. De esta manera, se mantendrá el distanciamiento social y evitará que se produzcan los “jaloneos” como sucedían antes. 

Se explicó que en la puerta de ingreso se implementaron vallas para evitar el ingreso rápido y directo de las personas al interior de la terminal, además, se tendrá el control del personal de seguridad y de la terminal que tomará la temperatura y proporcionará alcohol en gel.

“Sobre todo se debe preservar a salud de nuestros pasajeros, por eso se están tomando todos los recaudos y esperamos que la gente entienda porque ya no habrá esa probabilidad de que haya mucha gente dentro la terminal”, concluyó.

La metodología de traslado de las personas en el bus será similar a la que se aplica en el transporte público (un asiento por persona) en aplicación de las medidas de bioseguridad y el distanciamiento que debe existir.

LA SITUACIÓN El transporte interdepartamental es uno de los sectores más afectados por la pandemia debido a la suspensión de los viajes desde hace más de cuatro meses.

“Los costos de operaciones siguen su curso, ahora mismo con la apertura de la terminal se cubrirán las obligaciones, se debe pagar al personal, se incrementó la factura de energía eléctrica, bioseguridad, médicos y enfermeras. Son costos muy altos”, agregó.

Según el propietario, se realizó una inversión superior a los 400 mil bolivianos, para cumplir con las exigencias de bioseguridad y brindar la protección necesaria a los trabajadores de las boleterías, informaciones y otros.

Se informó que muchas de estas personas “trabajaban por comisión y no son de ninguna empresa”. Hace tres semanas iniciaron una vigilia en el frontis de la terminal, exigiendo seguridad laboral, principalmente. 

“Nosotros hemos pedido a cada empresa que nos mande a dos personas a las casetas  y no podrán salir para vender boletos. Se les está proporcionando un carnet de emergencia sanitaria. No podrá ingresar cualquier persona”, dijo.

Por su parte, el propietario de la empresa Trans Copacabana, José Luis Montaño, explicó que “no definió aún si atenderá”, considerando que existen problemas con las personas que realizan vigilia en las puertas de la terminal y amenaza de huelga de hambre.

“Veremos que pasa mañana (por hoy). Las autorizaciones para comenzar a trabajar ya están”, dijo.