Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:05

Taxistas salen en caravana ante ola de "pildoreadas"; el jugo es el "gancho" del engaño

La semana pasada se conocieron tres casos en los que dos mujeres y un hombre estaban involucrados en el robo de dos vehículos; el tercero se salvó de que le quitaran su auto. 
Uno de los taxis que protagoniza la caravana en la ciudad. Captura de video
Uno de los taxis que protagoniza la caravana en la ciudad. CAPTURA DE VIDEO
Taxistas salen en caravana ante ola de "pildoreadas"; el jugo es el "gancho" del engaño

Taxistas cochabambinos salieron hoy en protesta contra la inseguridad. Tomaron las céntricas calles de la ciudad, al saberse vulnerables ante hechos de atracos y golpes por parte de personas que se dedican a "pildorearlos" para quedarse con sus motorizados.

 La semana pasada se conocieron al menos tres hechos de robo de vehículos a conductores de taxis a quienes les invitaban jugos para luego quitarles sus pertenencias y dejarlos abandonados en la calle.

La marcha salió del viaducto y prevé llegar hasta el  Tribunal Departamental de Justicia. Pasó por la avenida San Martín y luego se dirigirá a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Entre tanto, uno de los que sufrió el robo de su vehículo el pasado jueves, Willy, pidió a la policía esclarecer el caso porque existirían otros dos taxistas que fueron interceptados por dos mujeres y un varón con la misma forma de operar: invitando un vaso de refresco que contenía un somnífero. 

A uno le sustrajeron su vehículo y el otro evitó que lo hagan al llegar hasta el destino antes de que le causaran efecto las pastillas que consumió.

“Les pedimos que si hay otras personas afectadas, puedan denunciar”, solicitó el conductor afectado, que ahora busca un nuevo trabajo en algo manual.

EL JUGO, SIEMPRE PRESENTE

Willy fue uno de los que confesó su calvario ante este medio. El viernes pasado comentó que cumplía su jornada laboral habitual, cuando, el jueves por la noche, fue abordado por un grupo de personas que le llevó hacia un lugar alejado en la zona de K'ara K'ara.

Le "invitaron un juguito", perdió el conocimiento, fue golpeado, despojado de su vehículo de trabajo y posteriormente despertó sin su herramienta de trabajo y con fuertes lesiones. 

"Ayer (jueves) empezaba a trabajar, justo por el Parque de la Familia y, entonces, para un tipo diciéndome que le lleve a una tal dirección, pero no sabía cuál era exactamente. Llamó a su tía para conocer la ubicación. Vinieron entonces dos mujeres, una señora y una jovencita. 'Es por K'ara K'ara', me dijeron. 'Allí le sale 30 bolivianos', le indiqué. Sin dudarlo, ni pedir rebajas, ni nada; aceptan y nos vamos juntos". describió.

Todo comenzó luego de que aceptara un "jugo". 

El mismo jueves, alrededor de las 15:30, presuntamente las mismas tres personas que bordaron a Willy también aplicaron el modus operando con otro taxista en la calle Colombia. Le indicaron que su destino estaba a dos cuadras de la plaza de Tiquipaya. Tras beber el jugo empezó a sentirse desorientado y atinó a acelerar hasta llegar al destino e hizo que ellos bajaran de su auto. Luego, condujo hasta una estación de servicio para tomar agua y mojarse la cara, y finalmente llegó a su hogar.

En la misma semana se conoció de un tercer caso.