Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:00

Sube a 40% el tráfico de Internet y la mora a telefónicas alcanza a 85%

El gerente general de la Cámara de Telecomunicaciones de Bolivia, Catelbo, Eduardo Flores, alertó de la iliquidez de las operadoras y calificó como otro golpe la Ley 621 que les obliga a bonificar con el 100% de las recargas de crédito a los usuarios.
 
Sube a 40% el tráfico de Internet y la mora a telefónicas alcanza a 85%

El consumo de Internet subió en 40% durante la cuarentena y la mora por pago del servicio se incrementó a 85%. “Las empresas telefónicas estamos al borde de la iliquidez. A eso, la Cámara de Diputados aprobó el decreto que nos obliga a bonificar con el 100% de crédito que carga un usuario”.

Los usuarios tienen deudas con las telefónicas incluso desde enero y marzo de este año. Debido a la pandemia y la cuarentena, el Gobierno prohibió a las empresas de servicio realizar cortes por facturas no pagadas de los clientes y esa decisión ha llevado a que la mora llegue a un 85%, es decir 85 de cada 100 consumidores del servicio no pagaron.

El gerente general de la Cámara de Telecomunicaciones de Bolivia, Catelbo, Eduardo Trigo, explicó que la situación es insostenible para las empresas telefónicas que están sufriendo problemas de liquidez debido al cumplimiento de la Ley 1294 y el Decreto Supremo 4206 que determina que los  operadores están prohibidos de cortar el servicio por más que los usuarios tengan facturas impagas de enero, febrero y marzo. “A esa crítica situación, la Cámara de Diputados nos dio otro golpe. El 20 de mayo aprobó la Ley 621 que obliga a las telefónicas a bonificar un 100% adicional del servicio que brindan actualmente. Es decir, si un usuario carga 100 bolivianos de crédito, nosotros debemos regalarle otros 100 más”.

La medida puso a las operadoras en emergencia. Trigo advirtió la normal provisión de internet y telefonía a los cerca de 10 millones de usuarios que hay en Bolivia está en riesgo porque la ley no ha tomado en cuenta las condiciones técnicas y económicas necesarias para un incremento de demanda de esas proporciones.

“Vamos a colapsar, las empresas no pueden seguir funcionando porque tienen compromisos con proveedores nacionales e internacionales. El incremento de 40% en el tráfico de la telefonía, pero sobre todo en el uso de Internet nos ha obligado a invertir para mejorar nuestras condiciones técnicas. Hemos invertido cuando no existen ingresos de recursos. Las telefónicas no habían calculado que esto sucedería (pandemia), no estaba en sus planes”.

Señaló que sobre esa situación que ya estaban viviendo las operadoras vino la última resolución. “Sobre llovido mojado. Fuimos nuevamente golpeados con una medida irracional, no responsable, pero además arbitraria”, dijo al referirse a la Ley 621.

INCOBRABLE Debido a la prohibición de corte la gente no está pagando sus facturas por el confinamiento. Esa situación ha llevado a alcanzar una previsión de “incobrable del 85% de la mora” con un efecto severo en la economía y poniendo el riesgo las operaciones de las empresas. 

“En el sector de telecomunicaciones, a diferencia de otros servicios básicos, hay en competencia porque son varios los proveedores. En cambio cuando el servicio es agua, luz o gas hay una sola empresa para cada rubro y las personas van a tener que establecer un plan de pagos o de buscar prestarse para cumplir; pero en las telecomunicaciones se da una situación muy peculiar donde las personas pueden pasarse a otro operador y continuar teniendo el servicio. La deuda que se quedó con el operador es incobrable dejándoles un hueco financiero”. 

Bolivia está más de 70 días sin actividad debido a la cuarentena declarada el 26 de marzo por la presencia de la pandemia del coronavirus. 
 
REUNIONES Trigo planteó una reunión con los representantes de la Cámara Baja o las autoridades del Gobierno para plantear su situación.

Explicó que el 18 de mayo se reunieron con los miembros de la Comisión de Política Social de Diputados a quienes les plantearon un poco más de tiempo para analizar qué propuesta sería factible y acorde a las condiciones del momento, pero a los dos días, el 20, se aprobó la Ley 621. 

“Antes les hemos enviado muchas cartas, pero no hemos recibido respuesta. Estamos en estado de emergencia”.