Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 21:43

Solo los que tengan tercera dosis COVID visitarán reclusos

A través de un voto resolutivo, los privados de libertad de los penales de Cochabamba tomaron esa decisión para evitar la propagación del virus.
Una mujer aguarda para ingresar como visita a una cárcel de Cochabamba. DICO SOLÍS
Una mujer aguarda para ingresar como visita a una cárcel de Cochabamba. DICO SOLÍS
Solo los que tengan tercera dosis COVID visitarán reclusos

Los privados de libertad de Cochabamba asumen medidas estrictas para evitar la propagación de coronavirus al interior de las cárceles. Una de ellas es solo permitir el ingreso de visitas que tengan la tercera dosis contra el virus.

La directora de Régimen Penitenciario, Estrella Rocha, explicó que esta decisión es un voto resolutivo de los internos, considerando que el departamento ya está en la cuarta ola de COVID-19. “Ellos mismos (los reos) lo han propuesto”.

Explicó que los reclusos acordaron solicitar a todos sus familiares que accedan a una tercera dosis contra el coronavirus, y no solo a los que son de la tercera edad o tienen enfermedades de base.

Rocha dijo que la población carcelaria de Cochabamba está “muy consciente” de que tiene que cuidarse y pedir a sus parientes que los visitan se cuiden, de lo contrario, les espera el encapsulamiento.  

Un confinamiento, entre otras cosas, pondría en pausa los rubros económicos que hay dentro de las cárceles, que permiten a los reos generar recursos para sus familias

En la actualidad, ya hay dos cárceles de país encapsuladas. San Pedro, en La Paz, y Palmasola, de Santa Cruz. Esta semana, el director general de Régimen Penitenciario, Juan Carlos Limpias, informó que identificaron 70 casos activos de COVID-19.

El encapsulamiento en los dos casos se prolongará, de manera inicial, por 21 días. Durante ese período se prevén tareas de desinfección y rastrillajes médicos, entre otras.

DATOS

Rocha mencionó que una segunda medida que está contribuyendo a la contención del virus en las cárceles cochabambinas es el suministro de Ivermectina.

Explicó que, en alianza con una fundación, lograron que todos los privados de libertad reciban una dosis de este medicamento, en función a sus pesos y edades.

La tercera acción que contribuyó a que las cárceles cochabambinas aún no registren contagios con el virus en este rebrote es la solicitud obligatoria del carnet de primera y segunda dosis contra la COVID-19 a las visitas. Esto rige aún, mientras definen los últimos detalles de la portación obligatoria del documento que compruebe la aplicación del tercer refuerzo.