Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 09:36

Solo 5 de 14 funcionarios de Jefatura de Trabajo atienden 400 diligencias al día en Cochabamba

Hay bajas por coronavirus. Más de la mitad de trámites que reciben tienen que ver con denuncias por rebaja de sueldos, incumplimiento de salarios o despidos injustificados.

Solo 5 de 14 funcionarios de Jefatura de Trabajo atienden 400 diligencias al día en Cochabamba

Más del 60% de los funcionarios de la Jefatura Departamental de Trabajo de Cochabamba está con baja por coronavirus y solo cinco empleados atienden 400 diligencias diarias.

Hay nueve personas fuera, algunas dieron positivo a coronavirus y otras están aisladas por sospecha.

El responsable de la Jefatura, Wilge Lizarazu, explicó que no pueden solucionar esas acefalías porque la institución de la que dependen, el Ministerio de Trabajo de La Paz, está pasando por la misma situación.

A pesar de que los funcionarios de la Jefatura de Trabajo recibieron un protocolo de bioseguridad para protegerse con mamparas, barbijos y otros implementos, los contagios son inevitables, considerando que la demanda es cada vez mayor.

Desde que la Jefatura de Trabajo restableció sus servicios, cuando culminó la cuarentena rígida en el eje metropolitano, atiende de 7:00 a 15:00 horas. Durante ese lapso, ocho horas continuas, el personal “ni siquiera está parando para almorzar”.

Lizarazu explicó que “la demanda no ha bajado. Las colas son larguísimas” y añadió que, además, atienden conflictos colectivos de trabajo, es decir a sindicatos, que llegan hasta ese establecimiento con 40 a 60 afiliados.

“Los usuarios no son ordenados, se aglomeran en la puerta, a pesar de que están marcadas las distancias que deben de guardar”.

SITUACIÓN

Cada día llegan 400 trabajadores hasta la Jefatura. Los trámites habituales son las refrendas de contratos o finiquidos, pero, más de la mitad del total, tiene que ver son denuncias por rebaja de sueldos, falta de pago, despidos injustificados y acoso laboral.

Entre los centenares de diligentes también hay algunos empleados de empresas constructoras que ejecutaron proyectos para el Estado, a los que se les debe varios sueldos. Aclaró que la solución no está en manos de la Jefatura de Trabajo.

Esta alta demanda está ocurriendo a pesar de que la Jefatura realizó inspecciones de preventivas en varias empresas del departamento para alertar a empleados y empleadores que, por ejemplo, no se pude despedir con causal de fuerza mayor, “no está en la norma boliviana”.

Recomendó a las personas que traten de conciliar, “es necesario que todos demos un granito de arena para solucionar estos tiempos que nos toquen afrontar”.