Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 04:22

Tras ser empleado, Alcócer crea Bike Delivery Service

La Pantera, que por la necesidad aplicó, al principio, en una empresa para llevar pedidos pedaleando, abrió un negocio para entregar productos en bicicleta.
Tras ser empleado, Alcócer crea Bike Delivery Service

En mayo, Sergio Alcócer tomaba su bicicleta. Montado en ella y con la preocupación a cuestas, el atleta aplicaba en Chaski App, una compañía que se abría espacio en el mercado del delivery.

Sin moto, pero con una voluntad que cubría cualquier carencia, la Pantera cumplía con las tareas. Reunía más pedidos de manera particular, dejando su número de teléfono, avisando sobre su servicio, creando lazos.

Fue conociendo la necesidad de colegas de cerca. Él, por su dinamismo, conseguía carreras. No sucedía lo mismo con otros compañeros. Sergio tuvo éxito. Hizo que su servicio fuera conocido y que sus amigos llevaran la voz.

Esa experiencia le produjo un click. Las recomendaciones de personas allegadas con respecto a la posibilidad de crear su propio emprendimiento lo motivaron al punto de que la Pantera apuntó a ello. No tanto por una cuestión meramente redituable e individual, sino para generar empleo para personas en bicicleta. Fue así como creó Bike Delivery Service.

“Quiero diferenciarme del resto. En el boxeo fui competitivo. En este caso, también deseo distinguirme de las otras empresas del mercado. Empecé con la bici, tuve bastante relación con ella. Conté con la opción de hacerlo en moto, pero no quise. Anhelo aspirar a más y ayudar a personas que no siempre poseen moto. Es por ello que planeo darle prioridad al servicio en bicicleta”, señala, con la empatía como bandera en alto.

Hizo suyos los consejos que le dio un cliente al que considera “sabio”. Lo conoció cuando sus hijas le enviaban el almuerzo. “Aún tengo sus palabras en la mente. Me dijo que para lograr éxito en un emprendimiento debes priorizar tres elementos: tener un plan, luego llevar el liderazgo y, finalmente, conformar un grupo en el que haya disciplina. Me estoy basando en esas cosas. Voy paso a paso, con calma”.

No quiere ir de prisa. Prefiere quemar etapas sin precipitarse.

Alcanzar la suerte de “red solidaria” que incluya a trabajadores que no cuenten con vehículos a motor es el deseo de Alcócer. Palpó la urgencia en carne propia, vio que la bicicleta fue dejada en segundo plano por las empresas. Él quiere marcar la diferencia. Bien claro lo plasmó al comienzo.