Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de febrero de 2023
  • Actualizado 11:12

Sequía tiene en vilo a 13 municipios; Sánchez quiere cosecha de agua

Hacen evaluaciones para emitir normas para zonas de desastre. Pasorapa declaró emergencia y Omereque, alerta naranja por la escasez del líquido.

Los tanques y politubos entregados a los municipios, este 30 de noviembre. MELISSA REVOLLO
Los tanques y politubos entregados a los municipios, este 30 de noviembre. MELISSA REVOLLO
Sequía tiene en vilo a 13 municipios; Sánchez quiere cosecha de agua

Debido a la sequía, en Pasorapa hay afectación en la totalidad de población; falta agua para el ganado, que ya registra muertes; tampoco se puede regar y falta para el consumo humano. En Capinota y otros municipios de los Valles, sus cuencas carecen del líquido. Cocapata realiza evaluaciones para declararse como zona de desastre, al igual que otros.

Santiváñez, Vila Vila, Arani, Arque, Pasorapa, San Benito, Sacabamba, Tapacarí, Omereque, Cocapata, Capinota, Raqaypampa y Morochata se mantienen en vilo por la falta de agua.

Ayer, la Gobernación entregó 25 tanques y politubos a los 13 municipios más azotados por la sequía. Se trata de territorios de la región Andina, la zona Valles y el Cono Sur. El gobernador Humberto Sánchez reflexionó sobre la necesidad de cosechar agua.

El jefe de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Gobernación, Fernando Fernández, informó que Omereque (donde murieron más de 100 cabezas de ganado) hizo una declaratoria de alerta naranja, y Pasorapa declaró emergencia en su jurisdicción. Sin embargo, las autoridades municipales alistan declaratorias de desastre, porque requieren ayuda de las autoridades departamentales y nacionales.

El alcalde de Pasorapa, Ismael Ríos Castro, dijo que “este es el peor año” y que, al tratarse de un municipio ganadero, la situación se agrava.

“No hemos recibido ni una lluvia a estas alturas”, dijo. Hace un par de días registraron solo una granizada.

“El ganado lo que está sufriendo; es increíble”.

Detalló que de los más de 1.570 atajados que hay en su municipio, solo alrededor de 80 tienen agua en muy poca cantidad.

Apoyan con cisternas, llevando agua, pero solo donde hay accesibilidad. Existen ganaderos que cuentan con un poco más de recursos y dan alimento balanceado a su ganado; otros, no pueden y tratan de salvar a sus animales son cactus como alimento, para que sobrevivan, porque están desnutridos y deshidratados.

Ayer, se reunían los dirigentes de subcentrales de Pasorapa para dar a conocer en detalle la pérdida de ganado por familia. Se conoce que decenas de cabezas ya murieron.

El Alcalde aguardaba esos reportes para seguir el procedimiento de declaratoria de desastre.

Ríos expresó que el 100% de su población está afectada. “Ninguna de las 36 comunidades podría decir que está más o menos salvándose”.

Los carros cisterna hacen viajes de hasta 30 kilómetros hasta Robles y hasta 80 kilómetros a otras comunidades.

Hay 1.296 familias afectadas en seis subcentrales.

Por su lado, el alcalde de Cocapata, Gabriel Riva, informó que en el sector andino de su municipio la falta de agua perjudica al ganado camélido y a los cultivos de papa. Además, “las lagunas se están secando”.

Dijo que los tanques serán para las zonas de Calientes y Altamachi, las más afectadas por la sequía.

Cocapata también sufrió heladas. “Nos vamos a declarar en desastre”, adelantó la autoridad.

Entretanto, la alcaldesa de Capinota y presidenta de la Mancomunidad Municipios de la Región Valles, Nancy Colque, lamentó que varios municipios de su zona estén afectados por la falta de agua.

“En mi municipio, solo ha caído una lluvia de media hora”, dijo, y aseguró que lugares como el hospital se abastecen de pozos profundos.

Este y otros municipios tienen como fuentes de agua a las cuencas Arque y Tapacarí.

En Capinota hay 1.600 hectáreas con afectación en cuatro comunidades, además de Chiñiri, Irpa Irpa, Pampa Capinota, Santa Bárbara, Viña Nueva y la zona de Pirigallo, que son zonas productivas.

El gobernador Humberto Sánchez exhortó a los alcaldes a enfocarse en proyectos de cosecha de agua para enfrentar al cambio climático. Sugirió ya no disgregar los recursos municipales en todas las comunidades y, mejor, ejecutar en obras estratégicas que beneficien a todos.