Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de octubre de 2020
  • Actualizado 16:29

POR SEGUNDA VEZ SE DICTA EL PASE AL CURSO INMEDIATO SUPERIOR SIN CONCLUIR LA GESTIÓN

Gobierno clausura el año escolar 2020; pedagogo aconseja la “autoformación”

El presidente de Andecop, Genaro Durán, anunció el posible cierre de establecimientos privados el próximo año y se prevé que hoy hagan conocer sus determinaciones. Piden al Estado que asuma las planillas desde agosto, como lo harán con el sector fiscal. 

Una niña realiza su tarea encomendada por su maestra en su clase virtual. FOTO- Archivo
Una niña realiza su tarea encomendada por su maestra en su clase virtual. FOTO- Archivo
Gobierno clausura el año escolar 2020; pedagogo aconseja la “autoformación”

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, dio a conocer ayer que, el Gobierno de Jeanine Áñez, determinó la clausura educativa 2020 en el subsistema de educación regular en los niveles inicial, primario y secundario del sistema fiscal, privado y de convenio, que desde hoy entra en vigencia. Esa decisión implica la promoción de los estudiantes al curso inmediato superior.  

El anunció levantó las voces de todos los sectores involucrados en la educación. Los maestros de unidades educativas fiscales y privadas se declararon en emergencia. Ambos preocupados por el avance académico de los estudiantes, pero los segundos intranquilos también por la situación económica de los profesores y de la propia institución porque la clausura del año escolar implicaría la no percepción de recursos y el no pago de salarios, y el posible cierre de algunos establecimientos el próximo año.

Además, los directores de las instituciones privadas no han podido pagar los servicios de su seguro y los maestros no están recibiendo atención médica. A eso suma, que hicieron esfuerzos para implementar la educación virtual y trabajaron con normalidad hasta julio, pero hoy su situación es incierta y más para los maestros que únicamente trabajan en establecimientos privados, informó ayer el presidente de la Asociación de Colegios Particulares de Cochabamba, Genaro Durán.

El viceministro de Educación Regular, Limbert Ayarde, en entrevista con BTV, informó que el salario para los maestros del sistema fiscal está garantizado, aunque se haya clausurado el año escolar. En cambio, los directores del sector privado deberán coordinar y dialogar con los padres de familia para seguir percibiendo recursos económicos a través de una oferta para la formación complementaria.

“Las medidas que toma el Ministerio de Educación son generales para el subsistema. Las unidades educativas privadas han estado en permanente diálogo con el Ministerio de Educación y comprendemos las preocupaciones que tienen porque hay una mora en el pago, de un porcentaje de padres de familia, de las pensiones desde mediados de marzo y hasta fines de julio. Se está aplicando un cuadro de reducción porcentual de pensiones según las características de cada establecimiento”, manifestó.

Vladimir Mendoza, exejecutivo del Magisterio y docente de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), recomienda a la población “fomentar la lectura” en sus hijos con la finalidad de generar un “ambiente de autoformación” para reducir el impacto de la clausura del año escolar en el proceso de aprendizaje.

Ayarde manifestó anoche que la clausura del año escolar no es sinónimo de que “la educación pare”, sino que continuará un proceso de formación complementaria, prestando mayor atención en los estudiantes de último año, e intensificando la capacitación de los maestros y proporcionando recursos educacionales para la educación virtual y a distancia a través de la producción de cartillas didácticas.

Apuntó que se tomó esta determinación debido a que un 20% de las unidades educativas fiscales que se encuentran en el área rural no han tenido ninguna actividad educativa durante estos meses de cuarentena porque las familias no tienen acceso a internet y dispositivos tecnológicos. Sin embargo, indicó que se fortalecerá de manera gradual la accesibilidad y las herramientas para una educación virtual y a distancia y lograr la modernización de la educación para que la próxima gestión todos puedan acceder en igualdad de condiciones.

La presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, en un mensaje difundido anoche, indicó que la clausura del año escolar fue una decisión difícil, pero que se tomó pensando en cuidar la salud y la vida de los niños, jóvenes y familias porque permitir el retorno a clases presenciales habría provocado que se disparen los casos positivos de coronavirus.

Acotó que buscarán otros modos para que los estudiantes continúen aprendiendo sin arriesgar su salud.

DOS VECES EN LA HISTORIA En Bolivia, es la segunda vez que se declara la clausura del año escolar. Durante el mandato de René Barrientos, el ministro de Educación y Cultura fue Hugo Banzer Suárez, quien pretendía llevar una “reforma integral de la educación”, pero los cambios propuestos con contaban con las previsiones necesarias lo que provocó un caos y se suspendieron los exámenes finales y “todos los estudiantes aprobaron por decreto gubernamental”.

REPERCUSIONES La ejecutiva de la Federación de Maestros Urbanos de Cochabamba, Norma Barrón, manifestó ayer que la determinación del Gobierno respecto a la clausura del año escolar confirmó que la “educación virtual era un fracaso”. “Los padres de familia están en una situación económica crítica. La mayoría son comerciantes, gente del campo e incluso algunos están desempleados y no están pensando en comprar megas, ni en el contacto con el profesor. El magisterio tenía la razón, no se podía forjar una educación virtual en condiciones tan adversas”.

Sin embargo, manifestó que los maestros tienen una obligación de servicio de educación y que el aprendizaje no puede cortarse de manera abrupta. Exigió al Ministro de Educación a convocar a los profesionales para trabajar en un contenido y una malla curricular para esta pandemia y posterior a la superación de esa situación sanitaria porque consideran que la Ley 070 Avelino Siñani y Elizardo Pérez no favorece en el proceso educativo.

“Los maestros habíamos planteado que el año escolar se prolongue hasta la siguiente gestión porque no pueden lanzar a los alumnos, por ejemplo, bachilleres sin la mínima preparación a las universidades. Consideramos que debe hacer una reunión urgente para discutir este problema porque los maestros, aunque nos hayan prometido el pago de salarios, no estamos satisfechos y tenemos un nudo en la garganta porque nuestros alumnos van a ser los perjudicados”, manifestó.

Sobre la determinación gubernamental, el presidente de la Asociación de Colegios Particulares de Cochabamba (Andecop), Genaro Durán, manifestó su preocupación y sorpresa por la clausura del año escolar. “La situación es dramática para la educación privada”.

Andecop apuntó que los profesores del sector fiscal continuarán percibiendo su salario de agosto a noviembre pese a la clausura del año escolar. En ese sentido, propuso que el Gobierno asuma el pago de las planillas en el mismo tiempo.

Añadió que hay maestros que no han percibido salario desde marzo por falta de ingresos económicos.

Al respecto el viceministro de Educación Regular, Limbert Ayarde, manifestó que la educación privada debe reorganizar su oferta respecto a los servicios educativos complementarios y nivelatorios. “En ese marco tendrán que considerar lo que es la condición de su personal docente y administrativo. Nosotros como Ministerio vamos a seguir acompañando la situación particular que vive la educativa privada porque tenemos que seguir fortaleciéndola considerando que el servicio que realizan es significativo para la sociedad boliviana”.

Durán, en una entrevista con Red Uno, señaló que el personal de algunos establecimientos tenía la intención de comenzar hoy huelgas de hambre de manera indefinida por la falta de pago de salarios, pero acotó que apelarán al diálogo.

Andecop convocó a una reunión del sector, ayer a las 16:00, para analizar la situación de los colegios particulares y tomar algunas determinaciones. Ese encuentro se prolongó hasta el cierre de edición de este medio de comunicación y se prevé que hoy se conozcan sus resoluciones.

Mendoza manifestó que la clausura del año escolar es una “confesión del Gobierno que demuestra que nunca ha tenido una estrategia planificada de política educativa para restituir el servicio educativo en tiempos de pandemia”.

El pedagogo ve conveniente determinar qué leer en función a las edades de los hijos. Es decir, apelar a la literatura infantil con los que cursan primaria. Para los de secundaria, la literatura nacional (relato corto y novela). En los últimos cursos de secundaria antes de la fase universitaria, avanzar con los textos de análisis del periodismo y de reflexión como el libro 'Ética para amador' de Fernando Savater.

“En mi opinión una educación en tiempos de pandemia tendría que fomentar los espacios educativos a nivel familiar con actividades participativas y autoformativas. Sin embargo, incluso para esto, es necesaria una política de Estado. No puede surgir de forma espontánea. Esta educación familiar sería complementaria a la modalidad a distancia, que debería haber continuado”.

Apuntó que el Decreto Supremo 4260 dejó en “libre albedrío” al docente y estudiante para que “se las arregle para pasar clases”. “Esto es por supuesto no solo inconstitucional porque la educación es función suprema del Estado que debe garantizar los derechos básicos”.

Añadió que Bolivia no está aún preparada para la educación virtual porque no existen las condiciones. Indicó que con un grupo al que pertenece, maestros por una propuesta educativa, plantearon la educación a distancia usando las tecnologías de información y comunicación.

Detalló que los estudiantes que tienen acceso a internet podrían ver los módulos (elaborados por el Ministerio de Salud en coordinación con profesores) en una plataforma de acceso libre a través de un dispositivo que tenga acceso a internet. Los niños que no tienen acceso a ese servicio podrían recibir la misma información a través de la televisión y la radio, y los que no tengan acceso a ambos se les enviaría cartillas impresas por medio de una red de distribución dirigida por los municipios.

“Lo ideal no era cerrarse en un solo tipo de mecanismo porque necesariamente debe ser a distancia debido a que las clases presenciales no son posibles en este momento, aunque ninguna modalidad podrá superar a una clase presencial”, manifestó.

Respecto a la condición económica de los maestros señaló que espera que el Gobierno cumpla el compromiso de pagar los salarios al magisterio rural y urbano. Sin embargo, lamentó la situación de las unidades educativas privadas porque considera que se ejercerá una “masacre blanca de maestros, personal administrativo y de servicio”.

Aunque, el viceministro de Educación Regular, manifestó anoche que tres de cuatro maestros que trabajan en colegios privados, también imparten enseñanza en la educación fiscal. Acotó que uno de cada cuatro responde a la profesión libre.

Finalmente, Mendoza indicó que solo el diálogo entre la sociedad, organizaciones sociales, magisterio urbano y rural, maestros del sector privado y los padres de familia podrá reorientar la política educativa para salir adelante y evitar perjuicios en el proceso de aprendizaje de los estudiantes. “Todos debemos estar unidos porque separados solo vamos a hacerle un flaco favor a la educación y al país”.