Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de septiembre de 2020
  • Actualizado 17:58

ALGUNOS PACIENTES NO ACUDEN A HOSPITALES POR ‘ESTIGMA SOCIAL’

SEDES plantea encapsular Entre Ríos, Shinahota y Villa Tunari por crecida de casos de COVID-19

El director de esa dependencia, Yercin Mamani, indicó que la comisión de profesionales, que está en el Trópico, socializará la propuesta con los municipios.
El director del SEDES, Yercin Mamani, en una conferencia de prensa. Foto: OPINIÓN
El director del SEDES, Yercin Mamani, en una conferencia de prensa. Foto: OPINIÓN
SEDES plantea encapsular Entre Ríos, Shinahota y Villa Tunari por crecida de casos de COVID-19

El director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Yercin Mamani, en una entrevista con BTV, informó anoche que la comisión de profesionales planteará a los gobiernos municipales la estrategia de encapsulamiento en tres municipios de la región del Trópico debido a que “los casos de COVID-19 se elevaron de manera abrupta”. 

Se trata de Entre Ríos, Shinahota y Villa Tunari. Este último ya había definido su encapsulamiento, pero solicitó que toda la Mancomunidad del Trópico sea encapsulada para evitar el riesgo de contagio debido a que los pobladores se mueven por los diferentes municipios, indicó. 

Algunos pidieron que los cinco municipios de esa región sean categorizados en el mismo nivel de riesgo para que asuman similares medidas para evitar la expansión de la enfermedad. 

Añadió que muchos observaron el tránsito del transporte pesado, que seguiría operando pese al encapsulamiento, debido a que podría ser un vehículo que traslada el virus. En ese sentido, sugirieron que los conductores no paren en esa región y pasen directamente al occidente si están ingresando de Santa Cruz o Beni. 

Mamani indicó que en Chimoré e Ivirgarzama no hubo un crecimiento abrupto y que los casos se recuperaron. En cambio, Entre Ríos se ubica en el tercer municipio con más casos activos. Antes, está Cercado y Sacaba. 

En Shinahota y Villa Tunari también se registró un crecimiento puesto que ambos municipios no tenían pacientes positivos a la enfermedad y las autoridades en salud temen que los casos se disparen en esa región como sucedió en otros departamentos del país. 

Otra de las preocupaciones son la cantidad de decesos. Mamani indicó que solo el viernes hubo 11 muertes a consecuencia de la COVID-19. De esa cifra, ocho eran pacientes de Entre Ríos. “No todos llegan a un establecimiento de salud, por estigma social, y esperaron que sus síntomas se agraven y fallecieron en sus domicilios. Es preocupante porque en ese período pudieron contagiar a familiares. Estamos realizando el seguimiento de contactos directos e indirectos”. 

PERSONAL MÉDICO Mamani manifestó su preocupación debido a que personal de salud también fue afectado por el virus.

Señaló que en Ivirgarzama hay 29 personas contagiadas que son parte de la Red de Salud de Entre Ríos. También hay cinco en Villa Tunari con los que suman 34 profesionales con COVID-19. 

Apuntó que hay alrededor de 51 profesionales, entre sospechosos y confirmados, que están en vigilancia. Dijo que están reforzando la atención médica con el personal de las postas de salud que se han trasladado hasta el hospital de Entre Ríos, de Ivirgarzama y de Villa Tunari.