Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 07 de julio de 2022
  • Actualizado 12:20

Scolly, el can arrastrado, retorna a su casa y su dueño se defiende libre

El perro Scolly luego de ser atendido. RRSS
El perro Scolly luego de ser atendido. RRSS
Scolly, el can arrastrado, retorna a su casa y su dueño se defiende libre

El Juzgado Cautelar No. 2 del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) determinó ayer medidas sustitutivas a la detención preventiva para Pablo V., dueño de Scolly, el perro que fue arrastrado desde un vehículo.

La autoridad judicial dispuso que Scolly vuelva a su domicilio y que los activistas de Narices Frías (refugio), parte denunciante, también tenga la tutela y pueda seguir el caso para garantizar el bienestar de la mascota. Los protectores de animales que llegaron hasta el TDJ protestaron y cuestionaron el dictamen puesto que consideran un riesgo que Scolly vuelva a la casa de las personas que lo agredieron. 

Un video que circuló en las redes sociales, el lunes, mostró como Scolly era arrastrado por la movilidad de su dueño en un recorrido de más de tres kilómetros, en la avenida Juan José Torres que tiene como salida el túnel de El Abra (Sacaba). El conductor fue imputado por tratos crueles de acuerdo a la Ley 700.

3 kilómetros

Scolly fue arrastrado desde un vehículo por más de tres kilómetros. El veterinario señaló que tiene quemaduras porque su cuerpo frotó con el asfalto. Se encuentra estable, pero aún recibe atención. 

El fiscal asignado al caso, Óscar Flores, explicó que ese delito tiene una pena de seis meses a un año, por lo que es improcedente la detención preventiva. 

Indicó que el acusado tiene una fianza de 5.000 bolivianos, arraigo y debe presentarse cada semana a la Fiscalía.

Pablo V., en una entrevista anterior, aseguró que fue un accidente y que no se percató de que iba arrastrando a su perro hasta que un conductor le cerró el paso para anoticiarlo.