Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:41

Reviven memoria de caídos durante los conflictos electorales de 2019 en fiesta de Todos Santos

Los mast’akus en Huayllani y Huayculi para los fallecidos en los enfrentamientos del año pasado marcaron la jornada. También se recordó a los muertos a causa del coronavirus. 
 
Mast’aku instalado para recibir a los fallecidos en Huayllani. DICO SOLÍS
Mast’aku instalado para recibir a los fallecidos en Huayllani. DICO SOLÍS
Reviven memoria de caídos durante los conflictos electorales de 2019 en fiesta de Todos Santos

Una de las fiestas que más se espera todo el año es, sin duda, Todos Santos. Ese deseo de reencontrarse con las almas de quienes ya no están es motivo de ansia y regocijo. Este 2020, la celebración en Cochabamba está marcada por los conflictos políticos que vive el país y la presencia latente del coronavirus.

Los puntos más importantes donde se recuerda a los que fallecieron en los enfrentamientos de 2019 son Huayllani, en Sacaba, y Huayculi, en Quillacollo. En los altares construidos se armó mast’akus representativos para recibir las almas de los caídos. 

Huayllani concentró a gran cantidad de personas desde el mediodía de ayer. En una mesa grande llena de urpus, frutas, masitas y dulces, se puso los retratos de las 12 personas que murieron luego del cruento enfrentamiento, el 15 de noviembre del año pasado, entre militares y cocaleros que pretendían ingresar a la ciudad. 

Al acto llegaron asambleístas y varios dirigentes de los cocaleros del Trópico para exigir justicia y homenajear a los fallecidos. 

“Estamos para recordar la masacre del año pasado, queremos destacar a toda la familia doliente que no se puede reparar la muerte de un ser querido. Vamos a exigir a nivel departamental, nacional e internacional, justicia para las familias”, dijo Segundina Orellana, ejecutiva de la Federación del Trópico. 

Durante su discurso, la dirigente cocalera aseguró que “no pueden sanar las heridas del año pasado” y que están buscando ayuda para encontrar a los culpables del hecho. “Queremos que paguen los autores principales su delito en la cárcel. Queremos justicia. Este día recordamos a esta gran familia, a ellos que han dado su vida por los derechos”, indicó.

Asimismo, acusó de encubrimiento y parcialización a Jeanine Áñez y al Ministerio de Gobierno. “Buscaremos justicia, de rincón a rincón. Esta masacre no se puede repetir en Bolivia”, dijo.

Por su parte, la asambleísta departamental Leonilda Zurita también llegó hasta el lugar, donde destacó el valor de Todos Santos y su importancia cultural. Además, al igual que su compañera sindical, denunció la falta de justicia para los fallecidos y sus familias. “Estamos aquí para acompañar a nuestros hermanos que han sido acribillados el año pasado. Queremos aportar un granito de arena, siempre pidiendo justicia para los que han perdido la vida”, afirmó.

Aprovechó la ocasión para cuestionar las medidas que toma la Fiscalía en torno a los casos delictivos que involucran a miembros de la Resistencia Juvenil Cochala y pidió que levanten los bloqueos que persisten en la ciudad.

HUAYCULI, ENTRE RECUERDO Y PROTESTA

 Ofrenda en homenaje a Limberth Guzmán, en Huayculi. OPINIÓN.

Una figura similar, pero mucho más reducida, se produjo en el puente Huayculi, en la avenida Blanco Galindo, donde los bloqueadores armaron una pequeña mesa en honor a Limberth Guzmán, el joven que perdió la vida el 6 de noviembre del año pasado, luego de los enfrentamientos entre manifestantes. 

Gutiérrez sufrió múltiples golpes aquel día. Fue trasladado al hospital, pero no resistió y falleció en la noche. 

Como un signo de que la crisis política del país permanece latente, la historia se repite, en cierto modo, al 2019. La avenida está cerrada con escombros, piedras, arena, llantas y otros objetos que pusieron los manifestantes que piden la anulación de las últimas elecciones presidenciales.  

Entre todos, instalaron un mast’aku con urpus, frutas y flores frente al retrato del joven. Los vecinos invitaron a la población a que vaya a rezar; estarán hasta el mediodía de hoy, como manda la tradición. 

VÍCTIMAS DEL CORONAVIRUS 

La pandemia del coronavirus azotó con fuerza a la población y se llevó consigo varias vidas. En todo el departamento se rindió homenaje a las víctimas del virus, de forma particular y pública. 

La Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) armó una mesa en sus instalaciones para recibir a sus 15 colegas fallecidos a causa de la COVID-19. “Queremos recordarlos con mucho cariño por el trabajo que cumplían en la unidad. Deseamos que nuestros camaradas nos guíen en nuestro trabajo, nos ayuden a tomar buenas decisiones y nos cuiden. Agradecerles a ellos por su labor en esta pandemia y por el sacrificio con sus vidas”, expresó el comandante de la Policía, Javier Mendoza. 

Por otra parte, la Alcaldía de Quillacollo también elaboró un mast’aku para homenajear a los trabajadores en Salud que murieron durante la pandemia y a las personalidades  notables del municipio. 

La secretaria de Desarrollo Humano, María del Carmen Borda, señaló que, con esta actividad, se revaloriza las tradiciones y año tras año se recuerda con especial agradecimiento y afecto a las personas que ya no están. 

Mesa que armó la UTOP para recordar a sus camaradas fallecidos a causa del coronavirus. CORTESÍA