Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de junio de 2021
  • Actualizado 10:20

Refugio confina a 900 animales para que no se contagien con COVID-19

Buscan padrinos para el mantenimiento de algunas especies de Senda Verde. Antes de la pandemia había 800 acogidos, pero el tráfico incrementó el número.
Un oso andino acogido en Senda Verde. ARCHIVO
Un oso andino acogido en Senda Verde. ARCHIVO
Refugio confina a 900 animales para que no se contagien con COVID-19

Nunca antes el refugio Senda Verde, en Nor Yungas (La Paz), había recibido tantos monos aulladores bebé. Hay al menos una docena que está en condiciones más que “tristes”: con hongos, temor a los humanos e incluso a los de su misma especie. La pandemia acentuó el tráfico de animales en Bolivia.

 Vicky Ossio, cofundora y administradora de ese refugio de vida silvestre, dijo que están luchando por la recuperación de los monos, aunque su reinserción a su hábitat es casi imposible, debido a que la mayoría ya está “humanizado”.

 “Estos bebés han perdido a sus madres y han sido heridos tanto física como emocionalmente y necesitan su ayuda para construir un lugar adecuado, imitando su hábitat natural”.

 Considerando que la salud de los monitos es vulnerable y también la de los otros 900 animales que hay en Senda Verde, se determinó confinarlos, pues consideran que es posible que algunas especies están en riesgo de infectarse con coronavirus.

 Ossio dijo que ocurrieron casos en el mundo. Uno de los últimos sucedió en California, donde dos gorilas del zoológico de San Diego dieron positivo a COVID-19 y hay un tercero está con síntomas como tos y congestión, de acuerdo con información de Telam.

 Explicó que, durante la etapa de postconfinamiento, Senda Verde recibió visitantes, pero los grupos eran reducidos, con previa reserva y cumpliendo protocolos de bioseguridad establecidos por las autoridades. Sin embargo, había uno que otro invitado que vulneraba las disposiciones y acudía sin previo aviso o sin barbijo.

Esto obligó a cerrar las puertas y determinar confinamiento.

SITUACIÓN

Ahora que Senda Verde no está generando recursos económicos relanzó su programa para “adoptar simbólicamente a tu animal favorito”.

 Esto consiste en que una persona aporte periódicamente un monto económico para un ser de Senda Verde. Los recursos cubrirán los alimentos, atención veterinaria y otras necesidades del animal elegido; a cambio, recibirá fotografías e información de él.

 Los interesados pueden ingresar a la página web sendaverde.org y elegir entre todas las especies que están en busca de un padrino.

Hay jaguares, monos, ocelotes, osos andinos y pumas, entre otros.

 Solo en la categoría osos, compiten por encontrar un patrocinador cinco ositos. Entre ellos uno llamado Ajayu, que quedó ciego luego de ser atacado en una comunidad rural de Cochabamba; otro es

Aruma, cuya madre fue ahuyentada por unos perros y logró escapar, pero solo con una de sus crías, él se quedó atrás y ahora está destinado a permanecer el resto de su vida en Senda Verde.

 Para obtener más información sobre esta oportunidad de apadrinar a los animales, el contacto del refugio es el 74722825.

CIFRAS

Ossio confirmó que la pandemia elevó los casos de tráfico de fauna en Bolivia. Antes del brote del virus, en Senda Verde había 800 animales, ahora hay 900.