Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 03:17

Refugio de canes que colapsó busca voluntarios y terreno para mudarse

Algunas personas se solidarizaron con el centenar de perros que está acogido en ese centro y donaron arroz, fideo, croquetas y dinero. El abandono de cachorros y hembras incrementó en pandemia.

Uno de los canes refugiado en San Roque de Quillacollo.
Uno de los canes refugiado en San Roque de Quillacollo.
Refugio de canes que colapsó busca voluntarios y terreno para mudarse

El centenar de perros que está refugiado en el centro Defensores de Animales San Roque de Quillacollo necesita un terreno en anticrético y voluntarios que amen a los animales.

Sobre el primer punto, Estela Durán, vicepresidenta de esa institución, dijo que la gestión pasada vendieron almanaques y lograron recaudar fondos para acceder a un espacio en anticrético. No exigen mucho: el terreno solo debe ser amurallado, contar con tres habitaciones y no es necesario que sea céntrico.

Por otro lado, invitó a la gente, especialmente a los jóvenes, a hacer un voluntariado en San Roque. El único requisito que les exigen es que amen a los animales. Para obtener más información contactarse al WhatsApp 71771878.

LLEGARON DONATIVOS

Durán informó que algunas personas se solidarizaron con ese centro, tras la publicación de OPINIÓN del 30 de julio en la que se advirtió que San Roque colapsó.

Llegaron dos quintales de arroz, fideos, croquetas y dinero. Dijo que la ayuda aún es bienvenida, considerando que, durante esta temporada, el abandono de canes incrementó.

En lo que va de la pandemia, rescataron a por lo menos medio centenar de perros, a razón de 10 por mes. Actualmente, tienen 100 canes a los que no logran dar en adopción. Algunos fueron dejados en la puerta del refugio, otros rescatados en mercados.

Durán contó que antes de la cuarentena, al menos los perros callejeros se alimentaban de los restos que dejaban los comedores de los mercados, pero, ahora, esos espacios no funcionan y los animales “están muriendo de hambre”.