Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 30 de julio de 2021
  • Actualizado 10:20

Reduce en más del 50% la cantidad de jóvenes que quiere ser sacerdote

Antes, se postulaba más de una veintena de personas, ahora no son más de siete. La situación se complicó en pandemia debido a que el reclutamiento es virtual.

Un grupo de religiosos arrodillado en un altar de la Iglesia. DICO SOLÍS
Un grupo de religiosos arrodillado en un altar de la Iglesia. DICO SOLÍS
Reduce en más del 50% la cantidad de jóvenes que quiere ser sacerdote

Cada vez hay menos jóvenes que quieren formarse como sacerdotes en Cochabamba.

El sacerdote presbítero que es asesor de la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis de Cochabamba, Juan Sanizo, dijo que, como estimado, la vocación religiosa se redujo en más del 50%.

Hace al menos una década, más de una veintena de hombres se encaminaba a la formación sacerdotal en el departamento. Ahora, en el mejor de los casos, la cifra llega a siete.

Según Sanizo, esta situación se agrava aún más considerando que no todos los que ingresan al seminario lo terminan.

Por ejemplo, cuando él inició la carrera, eran más de 25 personas, pero solo cuatro actualmente son sacerdotes.

PROBLEMÁTICA

Esta crisis vocacional religiosa se debe a múltiples factores, uno de ellos, en criterio de Sanizo, es la falta “un trabajo serio” en ese ámbito.

Parafraseó al Papa Juan Pablo II, indicando que, como Iglesia, “nos ha faltado instaurar una cultura vocacional”, por ejemplo, en la catequesis.

Por otro lado, lamentó que la sociedad, en la actualidad, llame más al consumismo. Es decir, que las personas casi no se dedican a lo que les gusta, sino “a buscar cómo ganar mejor”. Añadió que “esta es la razón por la que la vocación a la vida consagrada decayó”.

DIFICULTADES

Esta situación empeoró desde el brote del virus. Antes, realizaban visitas a colegios, charlas con catequistas, eucaristías y otros eventos presenciales en los que la gente se “enganchaba” a la vida religiosa.

Pero, desde que se instauraron medidas de confinamiento en el departamento, suspendieron esas actividades y la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis de Cochabamba se vio obligada a recurrir a canales digitales para hacer esta suerte de reclutamiento de gente interesada en el sacerdocio, pero “la llegada no fue similar”.

"El acompañamiento vocacional da fruto cuando la situación es más cercana. Por teléfono uno no llega como quisiera".

FECHAS

En lo que va de la pandemia, la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis de Cochabamba realizó tres encuentros en los que acompañó a los jóvenes que tenían inquietud por la vida religiosa.

Como resultado de este proceso, solo dos decidieron optar por la vida sacerdotal consagrada. “Están en etapa de formación”.

Sanizo dijo que el resultado ha sido “flojo” por la virtualidad. Explicó que “uno se fascina cuando está cerca o ve trabajar a un sacerdote o una hermanita”, que eso motiva.

En la actualidad, Sanizo está acompañando a cuatro personas, entre ellos una señorita, en este proceso. Una vez que concluya, ellos tomarán la decisión si quieren entrar o no al seminario.

VOCACIÓN

La Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis de Cochabamba no es solo para acompañar a la gente que quiere ingresar a la vida consagrada sacerdotal, sino para todos los que quieren darle un nuevo enfoque a su vida porque no se sienten realizados con lo que han hecho hasta ahora.

Mencionó que cuesta encontrar "a qué estoy llamando". Pero, él se encarga de reflexionar sobre la vida y que esta “es para dejar huella y sentirse orgulloso de lo que se deja”.