Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 23:12

Con recursos IDH, la UMSS prevé fortalecer laboratorios y comprar pruebas COVID-19

La decisión final le corresponde al Consejo Universitario. La UMSS recibirá alrededor de $us 1.2 millones. La Asamblea Legislativa Plurinacional está a cargo de la fiscalización de los recursos.

Imagen de archivo del laboratorio de la Facultad de Bioquímica de la UMSS
Imagen de archivo del laboratorio de la Facultad de Bioquímica de la UMSS
Con recursos IDH, la UMSS prevé fortalecer laboratorios y comprar pruebas COVID-19

Con la ley sancionada el jueves que permite reasignar recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) a favor de los municipios, gobernaciones y universidades para enfrentar y contener la expansión de la pandemia del coronavirus, la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) recibirá poco más de 1.2 millones de dólares que se prevé sean destinados, en su mayoría, a fortalecer los laboratorios para hacer pruebas COVID-19 y comprar kits, aunque la decisión final le corresponde al Consejo Universitario, informó ayer el rector Juan Ríos del Prado.

La Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) sancionó la Ley de Suspensión y Reasignación de Recursos del Fondo de Promoción a la Inversión en Exploración y Explotación Hidrocarburífera (FPIEEH) ante la emergencia sanitaria. Permite transferir 200 millones de dólares a las entidades autónomas para que tengan recursos contra la pandemia.

La norma establece que 78% va a los gobiernos municipales y gobierno autónomos indígenas (156 millones de dólares), 15% para los gobiernos departamentales (30 millones) y 7% para las universidades públicas (14 millones). La UMSS recibirá el equivalente a 8.8 millones de bolivianos.

Las universidades públicas que se benefician con esos recursos tienen la obligación de equipar los hospitales universitarios y laboratorios, comprar  insumos y realizar otras actividades directas para la prevención, contención y atención de la pandemia. En el país son 11 las universidades públicas.

Ríos dijo que La UMSS no tiene hospital universitario, lo que había era un convenio con el hospital Viedma, por tanto no hay un centro donde asignar recursos. Es por eso que se inició un análisis con el Servicio Departamental de Salud (SEDES) para analizar la habilitación de más laboratorios que hagan análisis COVID-19. Actualmente, el laboratorio de la Facultad de Bioquímica y Farmacia procesa de 20 a 30 pruebas diarias.

Se podría comprar unos tres o cuatro equipos para hacer pruebas QP-PCR, cada uno cuesta entre 300 a 500 mil bolivianos (casi 100 mil dólares) y kits para pruebas con los que se pueda fortalecer los laboratorios que dependen de la UMSS.

También se prevé la compra de jaboncillo, alcohol en gel y otros insumos para dotar al personal.

CRISIS EN CIERNES Ríos señaló que las negociaciones con el Ministerio de Economía para resolver la situación económica en la UMSS aún no dan resultado. Esa casa de estudios llegó con un déficit de 78 millones de bolivianos hasta mayo debido a la disminución de ingresos por coparticipación, resultado de la disposición del Gobierno central de postergar el pago de impuestos debido a la cuarentena por el coronavirus.

La reprogramación de cuotas permitió cubrir las planillas de abril y mayo, pero en junio el monto desembolsado llegará a solo ocho millones de bolivianos y la planilla mensual es de 48 millones y Ríos anticipa que ya no se podría cumplir si no se llega a un acuerdo con el Gobierno central.