Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 18:38

Recojo de raee se incrementa de 1 a 30 toneladas en cinco años

La empresa Recuperadora de Metales Bolivia recicla el 90% de cada equipo y exporta las placas recuperadas a Estados Unidos, en un cargamento anual. Planifica un segundo envío.
Funcionarios de la Alcaldía de Colcapirhua recogen residuos de equipos eléctricos y electrónicos en desuso, en una campaña realizada en una de sus OTB. JORGE FERNÁNDEZ B.
Funcionarios de la Alcaldía de Colcapirhua recogen residuos de equipos eléctricos y electrónicos en desuso, en una campaña realizada en una de sus OTB. JORGE FERNÁNDEZ B.
Recojo de raee se incrementa de 1 a 30 toneladas en cinco años

José Fernando Salcedo, de 46 años, guardaba celosamente unos monitores antiguos de computadora en un desvencijado estante de madera, en un rincón de su sala comedor, con la esperanza de que alguna pieza podría serle útil o, finalmente, armaría un “nuevo” equipo.

Sin embargo, uno de sus amigos, técnico electrónico, le aconsejó deshacerse de estos residuos por el potencial riesgo para su salud y la de su familia. Después de meditarlo mejor, decidió entregar estos residuos a una empresa autorizada para gestionar los mismos de la manera correcta.

En los últimos cinco años, la cantidad de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (raee) que se dispone de manera adecuada se incrementó de una a 30 toneladas mensuales, tan solo por parte de la empresa Recuperadora de Metales Bolivia (Recumet), según información proporcionada por su gerente general, Daniel Mercado.

De este total, la tercera parte (10 toneladas) es recogida de los domicilios particulares y las dos partes restantes (20 toneladas) de las empresas públicas y privadas.

Otro dato importante es que se logra recuperar (reciclar) hasta el 90% de los componentes de los aparatos eléctricos y electrónicos en desuso, de los cuales se exportan las placas a Estados Unidos en un cargamento, una vez al año.

CONCIENCIA

Mercado puntualizó que el volumen de residuos eléctricos y electrónicos que recoge su empresa va en constante ascenso “porque la gente está asumiendo que debe deshacerse en forma adecuada de los aparatos obsoletos que tiene en sus hogares”, así como las empresas e instituciones públicas, de acuerdo a la guía que elaboró la Fundación Viva para la baja de los residuos eléctricos y electrónicos.

Manifestó que las entidades públicas tienen una gran cantidad de residuos eléctricos y electrónicos y los van desechando de a poco.

La AJ, por ejemplo, entregó en los últimos meses 120 toneladas de residuos eléctricos y electrónicos, lo que servirá para incrementar el promedio anual de Recumet.

DISPOSICIÓN

Mercado aconseja a la gente no almacenar en sus hogares residuos eléctricos y electrónicos que estén obsoletos, en grandes cantidades y por tiempos prolongados, porque son nocivos para la salud a causa de los metales pesados que contienen, especialmente porque puede existir fugas cuando son manipulados de forma inadecuada.

Por ejemplo, manifiesta Mercado, si se rompe un monitor antiguo y el líquido (mercurio) llega a una fuente de agua (río o laguna), se contaminan miles de litros por los metales pesados que tienen estos equipos.

PROCESO

Recumet recoge los residuos de los aparatos eléctricos y electrónicos desde hace un poco más de cinco años, antes lo hacía mediante las ferias de trueque, pero a causa de la pandemia se suspendió esta actividad.

por ese motivo, Recumet decidió invertir en una movilidad pequeña para recoger de los domicilios los residuos eléctricos y electrónicos, de acuerdo a un cronograma que se elabora oportunamente.

Las personas que tienen computadoras, móviles y otros residuos eléctricos y electrónicos pueden llamar al número 76954104 y se programa el recojo a domicilio, “lo que ha traído buenos resultados, la camioneta trabaja día por medio”.

Una vez que se recoge los residuos eléctricos y electrónicos, se pesan los volúmenes que entregan las personas y se pasa al  proceso de desmantelamiento donde se sacan los componentes de plástico, los metales ferrosos como las carcazas y se procede al retiro de la placas, “con mucho cuidado”, y cuando se desmantelan los monitores se separan los componentes de vidrio sin romper.

Se extraen los componentes que se aprovechan localmente, el aluminio y el cobre, y las placas y las tarjetas electrónicas que se recuperan se exportan una vez al año a talleres de refinación en Estados Unidos.

Estas placas electrónicas son pulverizadas en las empresas que tienen la tecnología necesaria para realizar este trabajo. Mediante un proceso de refinamiento, para lo cual se necesita alta tecnología, estas empresas recuperan el paladio, el platino, el oro y la plata, entre otros metales.

En los primeros dos años de acopio de placas,Recumet logró concretar una exportación al año, y desde este año se tiene el objetivo de hacer dos por gestión. Cada cargamento que se exporta, entre placas y otros componentes que se recuperan, son de entre 12 y 13 toneladas de peso, como mínimo.

ACTA

En el caso de una institución pública, se hace la recepción de los residuos, pero mediante un acta de entrega. “Se hace el desmantelamiento y a las entidades públicas se les entrega un informe sobre el proceso para que  sepan qué componentes se sacaron y cuál fue el destino final de los mismos”.

“Eso se llama informe de trazabilidad, que tiene un respaldo fotográfico de las diferentes etapas de los equipos”, precisa.

GRATUIDAD

La ley 755 señala que es el generador de los residuos eléctricos y electrónicos quien debe pagar para deshacerse de los mismos, pero mientras la  norma se socializa, Recumet recibe los mismos en forma gratuita, y paga por algunos componentes, para que la personas no asuma el costo del traslado.

Recumet trabaja también con los estudiantes “porque los niños y jóvenes tienen una mayor conciencia ambiental y ellos son más conscientes en el momento de reciclar”.

Se trabajó con varias unidades educativas para enseñarles el valor del reciclaje y, a modo de estímulo, se les entrega algunos incentivos cuando reúnen importantes cantidades.

CRECIMIENTO

El volumen de residuos sólidos ha crecido en forma constante en los últimos años, según un diagnóstico realizado por Swisscontact, citado por la Fundación Viva.  En 2008, según este estudio, cada habitante en el país producía como promedio 2.2 kilos de residuos electrónicos.

Otro estudio realizado por la cooperación alemana GIZ da cuenta de que en 2016 la producción per cápita se incrementó a 5.44 kilos y para 2020 aumentó a 6.2 kilos.