Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de mayo de 2024
  • Actualizado 22:27

Reaparece hombre que lanzó tomate a Manfred, insiste en ser sacerdote y denuncia a 7 curas

El supuesto sacerdote José Luis Funes al momento de realizar la denuncia. Melissa Revollo
El supuesto sacerdote José Luis Funes al momento de realizar la denuncia. Melissa Revollo
Reaparece hombre que lanzó tomate a Manfred, insiste en ser sacerdote y denuncia a 7 curas

José Luis Funes, el hombre que arrojó tomates a Manfred Reyes Villa durante su campaña y que insiste, pese a desmarques de la Iglesia, en asumirse como sacerdote, presentó este jueves denuncias de abuso sexual hacia menores contra al menos siete curas que trabajaron en el país.

En el pasado, Funes cobró relevancia tras haber protagonizado un acto de desagravio frente al ahora alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa. También sufrió una golpiza cuando pretendía ir a una charla de las Juventudes del Movimiento Al Socialismo e indicó ser exsacerdote de la orden de San Juan de Dios.

En su denuncia, realizada esta mañana en la Brigada Parlamentaria, Funes acusó al menos a siete sacerdotes de varias nacionalidades, entre los que figuran, Chile, España y Bolivia, de haber cometido abusos sexuales contra menores de edad, algunos con discapacidad, alrededor de 1990.

“Han practicado la pedofilia. Abusaban de niños, no tenían corazón. Han sometido a niños y niñas. Ha habido homosexualidad, también se apropiaron de dinero. Yo he realizado denuncias en Sucre, a la Fiscalía, con testigos, pero no hubo resultados”, indicó Funes.

LA IGLESIA NO LO RECONOCE

En el pasado, según detallan notas de 2015 y 2018, la Iglesia Católica emitió comunicados en contra de Funes, alegando que no sería cura, por lo que se le empezó a denominar “falso sacerdote”.

“Nunca ha sido Ordenado como Sacerdote católico, en ninguna Iglesia local, ni Orden o Congregación Religiosa, por lo que está impedido de realizar celebración de Sacramentos: Eucaristías, Bautismos, Matrimonios y cualquier acto religioso, siendo más grave todavía si hiciera celebraciones en casas particulares, atentando contra la Pastoral Arquidiocesana y confunde a los fieles católicos. Dichas celebraciones carecen de validez sacramental”, indica un comunicado de la Iglesia.

Sin embargo, el hombre que tuvo altercados con la autoridad edil indicó que ejerció el servicio de hermano durante 20 años y que desde 1990 vio todo tipo de irregularidades.

Funes mostró esta jornada algunos recortes periodísticos que dan cuenta de que habría ya levantado la voz contra sacerdotes, en el pasado.

El supuesto cura reapareció, al calor del escándalo desatado en torno a curas pederastas y pedófilos que abusaron de menores de edad en Bolivia. Todo comenzó con el caso del padre Alfonso Pedrajas.