Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 11 de agosto de 2020
  • Actualizado 21:28

SECTOR TURÍSTICO AGUARDA PROTOCOLO

Reactivan tours a bajo costo pero sin aval de SEDES

Hay hoteles que implementaron sus propias medidas de bioseguridad para evitar contagios, como hacer que los huéspedes llenen una declaración jurada.
Una persona hace turismo de aventura en el Trópico de Cochabamba. CAXIATOURS
Una persona hace turismo de aventura en el Trópico de Cochabamba. CAXIATOURS
Reactivan tours a bajo costo pero sin aval de SEDES

“¿Aburrido de estar en la ciudad?, viaja seguro, viaja en familia”. Esa es la invitación que aparece en redes sociales para hacer tours en plena pandemia e invirtiendo hasta 70% menos que antes del brote de coronavirus.

Previo al confinamiento, Villa Tunari era uno de los destinos turísticos más codiciados en Cochabamba. Alquilar una cabaña para ocho personas en ese municipio costaba, en promedio, 1.200 bolivianos, ahora está a 400, casi 70% menos.

Esas tarifas expresan la crisis en la que está sumida el turismo y, si bien los empresarios están intentando reactivarlo a “precio de gallina muerta”, no tienen autorización del Servicio Departamental de Salud (SEDES).

El director de Culturas y Turismo de la Gobernación, Diego Obando, explicó que la Coordinadora de Turismo trabajó un protocolo para la activación de ese rubro en Cochabamba, en coordinación con todos los sectores involucrados, desde los guías, hasta los restaurantes y hoteleros. Ese documento está en proceso de revisión en Planificación y el (SEDES). “Estamos esperando que nos den la aprobación”.

Añadió que “hasta que no se dé esa situación (la aprobación del protocolo), obviamente no podemos ofertar ciertos paquetes de turismo para respetar la salud y la vida”.

Mencionó que, una vez que eso suceda, se otorgarán permisos y entre los primeros beneficiarios estarán los hoteleros y gastrónomos. “La parte positiva es que el documento está en proceso de aprobación”.

Obando aclaró que sí está permitido promocionar destinos, hacer ventas anticipadas de paquetes, quizá con descuentos, pero aún no se puede abrir hoteles.

Antes de la pandemia, el turismo representaba el tercer mayor ingreso económico para Bolivia.

OPCIONES OPINIÓN se contactó con una empresa turística que está operando a pesar de las restricciones que rigen en esta cuarentena mixta y ofrece sus servicios en redes sociales. 

Tiene tres opciones para visitar Villa Tunari: un hostal, un hotel y una cabaña; y una para ir a Toro Warku, en Vacas. Todos con “habitaciones esterilizadas, un sanitizador por habitación, hospedaje solo para ti y tu familia o grupo de amigos, personal con barbijo y pediluvio al ingreso”. Sus tarifas oscilan entre los 45 y 70 bolivianos por persona.  Al margen de esos protocolos de bioseguridad no establecieron otros para los viajeros, como el respeto a la distancia social, uso de cubrebocas o alcohol en gel.

Si una persona que vive en la ciudad de Cochabamba se anima a viajar a, por ejemplo, Villa Tunari, ¿cómo hacen para transportarla si, en teoría, en Cercado, la circulación solo está permitida hasta el jueves?, sugirieron “salir jueves y quedarse todo el fin de semana en la cabaña (de Villa Tunari)”

La agencia ofreció, además, servicio de transporte ida y vuelta desde y hasta la puerta del domicilio de los turistas. El precio es 550 bolivianos.

MÁS POLÍTICAS Otros hoteles que también están atendiendo en Cochabamba, sin autorización del SEDES, son un tanto más estrictos, pues hacen firmar una declaración jurada sobre su salud a los turistas.

Lo huéspedes tienen que llenar un formulario “con la información de contacto, y antecedentes de salud. (…) Para un eventual seguimiento por parte de las autoridades del sector salud”. Ese documento debe ser escaneado y enviado antes de hospedarse.

Ya en el lugar, entre otras cosas, desinfectan las llantas de los autos, hacen que la gente firme un papel en el que se compromete a informar al hotel si en los próximos 15 días enferma con coronavirus, instan a guardan distancia de 1.5 metros, entre otras disposiciones.

SOBRE EL PROTOCOLO El protocolo que se trabajó en la Gobernación y que aún no fue aprobado por las autoridades de salud establece, entre otras cosas, que los guías turísticos deberán capacitarse. Dichas capacitaciones deberán ser certificadas por el Ministerio de Salud y subvencionadas por el Viceministerio de Turismo, las gobernaciones y los municipios. Otras medidas de bioseguridad que regirán durante un recorrido turístico son detalladas en la columna de esta misma página.

Ofertas

Las redes sociales reúnen la mayor parte de ofertas para viajar en pandemia. En ese espacio se encuentran opciones a precios bajos.

¿Cómo será un tours una vez que se apruebe el protocolo?

Antes del recorrido se debe:

● Contar con un equipo de bioseguridad propio y de dotación por parte de la Gobernación, Alcaldía y operadoras turísticas para el mejor desempeño de las funciones a realizar por el guía del turismo (barbijo, guantes, lentes, trajes de bioseguridad, alcohol en gel, hipoclorito de sodio, soluciones jabonosas).

● Tener a disposición de manera permanente, insumos para el lavado de manos y una solución a base de alcohol al 70% para la desinfección. Adicionalmente, una solución de hipoclorito de sodio al 0.5% para la desinfección de las plantas de los calzados, el cual deberá ser implementado al inicio y al finalizar la jornada laboral.

● Antes de iniciar el recorrido los guías de turismo deben evaluar visualmente a los turistas, en el caso que presenten irritación en los ojos, tos, secreciones nasales deberán informar que estas personas no pueden continuar con el tour y recomendar que regresen a sus hoteles correspondientes. Por otra, parte deben brindar recomendaciones generales indicando sobre la responsabilidad de cumplir con las medidas generales de distanciamiento social, el lavado y desinfección frecuente de manos, el uso de barbijo y el cumplimiento de las medidas de bioseguridad. Finalmente, se deberá consultar a los turistas si alguien tiene o presenta algunos de los síntomas sospechosos de COVID-19

● Evitar, en la medida de lo posible, compartir equipos de trabajo o dispositivos con otros guías

● Los recorridos a pie y las paradas para la explicación de los atractivos turísticos deben realizarse en espacios abiertos y/o amplios, respetando la distancia de seguridad.