Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 17:28

TENÍA 46 AÑOS Y LIDERABA LA RED TREBOL

Rayza, su adiós y la semilla de un legado que continúa

Mariachis, en memoria de Rayza, en la Plaza 14 de Septiembre.    DICO SOLÍS
Mariachis, en memoria de Rayza, en la Plaza 14 de Septiembre. DICO SOLÍS
Rayza, su adiós y la semilla de un legado que continúa

Las personas más allegadas y los colectivos que hicieron suya su lucha por los derechos de las mujeres trans del país están de duelo. Han perdido a quien fue, muy probablemente, su máximo referente en la causa compartida.

Se fue Rayza Torriani, la mujer trans que impulsó, en primera línea, la Ley de Identidad de Género en Bolivia. Cuando la norma 807 fue promulgada el 21 de mayo de 2016, Rayza tuvo mucho que ver. Ese es parte del legado que deja a los distintos colectivos, que entienden que la activista por los derechos humanos trazó el camino.

Murió el jueves, siendo víctima de COVID-19. La líder de la Red de Personas Trans de Bolivia (Red Trebol) y quien se desempeñó como directora nacional del Control Social de Derechos Humanos sufrió las complicaciones de la enfermedad. Según Frank Arteaga, quien se declara amigo y familiar por lazos que trascienden la sangre, indicó, el miércoles, un día antes del deceso, que la activista se encontraba internada en un centro sanitario de Tiquipaya y requería acceder a terapia intensiva. A través de un comunicado, Frank relató la angustia.

La organización Manodiversa también se hizo eco de la muerte. “Tu legado será eterno porque las generaciones actuales y futuras podrán ejercer el derecho a la identidad de género gracias a tu lucha y tu vida. Vamos por más con tu guía”, posteó esa entidad.

Rayza batalló en contra de la discriminación hacia los colectivos de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales (LGBT), pero se enfocó, particularmente, en la defensa de las mujeres trans del país.

Era conciliadora y creía que la mejor forma de abrir espacios de debate e inclusión es el diálogo.