Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 19 de mayo de 2022
  • Actualizado 11:09

No hay rastros de murciélago endémico en la urbe qhochala

El llamado de manera común como Orejón de Yates fue desplazado por la urbanización. Hay registros de él en el área rural, como Capinota.
murciélago endémico de Bolivia conocido como Orejón de Yates. ARCHIVO
Murciélago endémico de Bolivia conocido como Orejón de Yates. ARCHIVO
No hay rastros de murciélago endémico en la urbe qhochala

El murciélago endémico de Bolivia conocido como Orejón de Yates fue desplazado por la urbanización en Cochabamba.

El coordinador general del Programa para la Conservación de Murciélagos de Bolivia, doctor Luis F. Aguirre, explicó que el Orejón de Yates no fue encontrado en la ciudad y “con seguridad está afectado por la urbanización”.

Esta especie propia del país fue vista en municipios rurales del departamento, como Capinota.

Añadió que las zonas urbanas tienen un efecto negativo sobre la biodiversidad, pero las zonas periurbanas de Cochabamba como La Maica o las que están próximas al Tunari o al cerro San Pedro, aún son lugares muy ricos en biodiversidad.

Allí encontraron murciélagos resistentes a la urbanización que en su mayoría son insectívoros.

La microcuenca Alalay - cerro San Pedro, por ejemplo, es un reservorio “impresionante” de biodiversidad. “Hemos encontrado 10 especies de murciélagos” que, a pesar del último incendio de magnitud en ese espejo natural de agua, no sufrieron afectación.

Sin embargo, las especies que no se adaptan, como el Orejón de Yates, se movieron a zonas rurales de Cochabamba.

En ese sector, alguna vez,  registraron ataques a cuevas de estos mamíferos.