Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 03:34

FORTUNATO FERNÁNDEZ GRABÓ VARIOS AUDIOS

Radialista en agonía denunció que le quitaron oxígeno por quejarse

Defensoría del Pueblo y Federación de Trabajadores de la Prensa piden investigación. Director del hospital dice que el paciente rechazaba el tratamiento.

Fortunato Fernández Arnez en un programa de radio Kancha Paslaspa.  ÁLBUM FAMILIAR
Fortunato Fernández Arnez en un programa de radio Kancha Paslaspa. ÁLBUM FAMILIAR
Radialista en agonía denunció que le quitaron oxígeno por quejarse

La voz agónica del radialista sacó fuerza de debilidad y grabó sus denuncias entre pedidos de auxilio.  “A los médicos de turno y personal de Villa María, por favor pongan (un) botellón a la sala de varones. No tengo oxígeno… no tengo oxígeno he pedido auxilio toda la noche. Hay ‘nomeimportismo’ con los pacientes. No tengo oxígeno, no tengo exígeno, por favor”.

La grabación la hizo estando internado en el centro de salud Villa María, por la zona de El Calvario, en Quillacollo. Varios días después, ya en el hospital Benigno Sánchez, refirió que era atendido en una camilla, en un “cuartucho de 3 x 4 metros, con otros tres pacientes”. En esta ocasión dijo que le quitaron el oxígeno por cinco horas porque denunció mal trato.

Fortunato Fernández Arnez tenía 69 años y falleció, tras permanecer hospitalizado una semana y media, el martes 28 de julio a las 10 de la mañana aquejado por la “COVID-19 positivo”. En su agonía denunció la precaria situación de los hospitales. Estuvo en dos centros de Salud y de ambos se lamentó, pese a que incluso fue portero del centro Villa María.

La Delegación Defensorial de Cochabamba y de la Federación de Trabajadores de la Prensa pidieron que se abra investigación y exigieron mejor trato para los pacientes.

DEFENSORÍA La Defensoría del Pueblo lamentó el fallecimiento del periodista Fernández quien antes de fallecer habría sido desconectado, según denunció el radialista, por varias horas del tubo de oxígeno por denunciar maltrato.

El delegado defensorial, Nelson Cox, manifestó que solicitará informes al Director del hospital Benigno Sánchez sobre la atención y causas del deceso . “Queremos saber si hubo negligencia médica o no, así como la insuficiente atención adecuada y oportuna.”

Dijo que a nombre de la emergencia pueden estar “ocultándose y encubriendo posibles negligencias médicas, lo cual vulnera el derechos a la salud de la población”.

En tanto que la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa emitió un comunicado repudiando las condiciones sanitarias y pidió que “las autoridades tomen de una vez medidas de choque para evitar que más personas mueran. Ya no son suficientes las conferencias con anuncios o promesas, demandamos que sus acciones sean ejecutadas cuanto antes para que ninguna familia más tenga que sufrir pérdidas tan dolorosas”.

GRABACIONES En una segunda grabación, el radialista señaló: “Ahora me encuentro en el hospital Benigno Sánchez con pacientes aislados. Se ha hecho totalmente imposible encontrar un lugar para mí. Estoy en una camilla. No hay baño, no hay un tacho para orinar. Allá cuando hice la denuncia pública (en Villa María), todos se molestaron y me quitaron casi cinco horas el oxígeno y no les ha dado la gana de conectar. Posteriormente como tienen una rosca hicieron de que me cambie al Benigno Sánchez”.

“Es un estado lamentable todos los que vienen aquí, en este cuartucho de 3 x 4 están esperando su turno para que les hagan el examen. Así está la ciudad de Quillacollo (…) Estamos a la espera de la muerte, una muerte lenta. Como si no fuéramos humanos. ¿Y eso sabrán las autoridades? Requiero la presencia del Defensor del Pueblo, de Derechos Humanos, el encargado de Salud y Deporte del Concejo Municipal. Hago un llamado a la asambleísta Lizeth Beramendi para que tome cartas en el asunto. No es un invento mío”.

HOSPITAL Ayer, el director del hospital Benigno Sánchez, Carlos Calliconde, señaló que pidió un informe a los jefes de Emergencia de los centros Villa María y del mismo hospital que dirige para saber lo sucedido. 

“La información previa que tenemos es que el señor Fernández estuvo primero en Villa María y luego en el Benigno Sánchez. En ambos lugares se mostró violento y no colaboró con el tratamiento. Botaba las medicinas y hasta pateó a enfermeras y médicos. Con el mismo procedimiento muchos internados han salido bien, pero él lo rechazó. Aparentemente sufrió un abandono y solo sus colegas traían alguna ayuda y medicamentos que no cubre el Sistema de Único de Salud. El señor tenía una enfermedad de base”.

Calliconde dijo que hará conocer los resultados del informe que reciba.

Fernández en vida fue conductor de programas culturales y musicales en radio, televisión y creador del festival “Así Canta Bolivia”. Trabajó en radio Kancha Parlaspa.