Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 28 de enero de 2022
  • Actualizado 15:54

EL PRESUPUESTO ES DE 18 MILLONES DE BOLIVIANOS

Quillacollo realiza por segunda vez apertura de propuestas para desayuno escolar 2022

La primera licitación se cayó porque no se plasmaron en la totalidad las enmiendas del Documento Base de Contrataciones (DBC) en el Sicoes.
Algunos productos del desayuno escolar en Quillacollo. ALCALDÍA DE QUILLACOLLO
Algunos productos del desayuno escolar en Quillacollo. ALCALDÍA DE QUILLACOLLO
Quillacollo realiza por segunda vez apertura de propuestas para desayuno escolar 2022

La Alcaldía de Quillacollo realizó este martes, por segunda vez, la apertura pública de propuestas para la adjudicación del desayuno escolar de la gestión 2022.

El director de Desarrollo Humano de la Alcaldía quillacolleña, Vladimir García, informó que recibieron 11 propuestas físicas y dos electrónicas para la provisión de los 23 ítems del desayuno, que incluye ración sólida, cereal, líquida y frutas.

La primera licitación se cayó.

El presupuesto asciende a 18 millones de bolivianos.

García explicó que, luego de la apertura de sobres, el siguiente paso será la revisión de los documentos y muestras de las empresas. Si los plazos se cumplen y no existen observaciones de fondo, la adjudicación se llevará adelante hasta este jueves 13 de enero.

Por su parte la nutricionista del municipio, Laura Echeverría, expresó que la comisión calificadora hará la revisión de cada una de las propuestas.

“En la apertura se ha visto si las empresas cumplen con la documentación requerida, boletas garantía, formularios y muestras. Ahora se verá la propuesta técnica y los montos”, dijo.

Además, explicó que la primera licitación se cayó porque no se plasmaron en la totalidad las enmiendas del Documento Base de Contrataciones (DBC) en el Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes).

El presidente de los Padres de Familia de Quillacollo, Abraham Calle, señaló que por segunda vez se está haciendo seguimiento a la segunda licitación para fiscalizar que todo el proceso se desenvuelva de manera transparente, y esperando que el primer día de clases los estudiantes cuenten con el desayuno escolar.