Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 21:04

Quillacollo y Colcapirhua deciden revisar límites y cesan conflictos

El convenio entre ambos municipios incluye que en tanto el Instituto Geográfico Militar (IGM) realice su trabajo, no habrá movilizaciones ni conflictos.
Guardias municipales controlan la zona de conflicto para evitar enfrentamientos. RICARDO CRUZ
Guardias municipales controlan la zona de conflicto para evitar enfrentamientos. RICARDO CRUZ
Quillacollo y Colcapirhua deciden revisar límites y cesan conflictos

Tras una reunión con la presencia de los alcaldes, autoridades y representantes de Quillacollo y Colcapirhua se logró la firma de un acta en el que ambos municipios acuerdan replantear las coordenadas limítrofes, según informó la Alcaldía de Quillacollo.

La reunión se realizó este jueves en la Gobernación de Cochabamba. La jornada anterior hubo conflictos en un sector que colinda a ambos municipios.

El acta plantea la revisión y verificación de las coordenadas de los vértices demarcados por el Instituto Geográfico Militar (IGM) en 1992. Para este fin, se constituirán comisiones técnico – jurídicas con participación de Quillacollo, Colcapirhua, el IGM y la Unidad Técnica de Límites de la Gobernación.

En tanto se lleve adelante este proceso, ambos municipios, autoridades y organizaciones sociales involucradas en el problema se declararon en cuarto intermedio comprometiéndose a suspender cualquier tipo de movilización o conflicto, así como la intervención o incitación a tomar parte de algún lado.

El alcalde quillacolleño, Héctor Cartagena, dijo que llegaron a un acuerdo amigable con Colcapirhua.

"Primero, que se suspende todo tipo de presión, todo tipo de conflicto social, en tanto el IGM haga el replanteo a los mojones a los hitos del año 1992 con los que ha sido creado Colcapirhua", declaró.

Por su lado, el alcalde de Colcapirhua, Nelson Gallinate, manifestó que se respetarán los lineamientos planteados y garantizó que se levantan las medidas de presión.

UN LETRERO

El miércoles pasado, el conflicto limítrofe estalló entre estos municipios debido a que vecinos de una Organización Territorial de Base (OTB) colocaron un letrero que delimitaría ambos municipios en las zonas de Llauquenkiri y El Paso.

Según el informe brindado por parte de la Alcaldía de Quillacollo, la OTB Rosedal pretendería avasallar más de un kilómetro de la jurisdicción quillacolleña, misma que aproximadamente en 1996 también tramitó su personería jurídica en el municipio de Colcapirhua desmembrándose de Quillacollo.

El conflicto que llegó a enfrentar ambos bandos se desencadenó por un letrero que en la inscripción decía: "Bienvenidos a Colcapirhua".

Los conflictos llegaron a las pedradas y la gasificación.