Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 15:29

Punata tiene equipos y reclama por profesionales terapistas

La Alcaldía de Cochabamba sostiene que se deben optimizar recursos. A Quillacollo le disminuyeron personal. En Tiquipaya apuntan a médicos SAFCI.
El hospital Dr. Manuel Ascencio Villarroel en Punata. GUIMER MONTAÑO
El hospital Dr. Manuel Ascencio Villarroel en Punata. GUIMER MONTAÑO
Punata tiene equipos y reclama por profesionales terapistas

Al hospital Dr. Manuel Ascencio Villarroel de Punata llegan ambulancias con pacientes de ese municipio, de otros del Valle Alto, del Cono Sur y hasta de Norte Potosí por la cercanía geográfica. Cuando hay accidentes, como ejemplo, o complicaciones a causa del coronavirus, COVID-19, hay quienes necesitan terapia intensiva. En este hospital hay equipos, pero no hay médicos terapistas. Entonces, los pacientes son remitidos al hospital Viedma, en la ciudad de Cochabamba; pero, también está saturado. Lo que les queda a las personas es pagar u8na clínica privada o, incluso, perder la vida.

Así describe el alcalde de Punata, Jaime Zeballos, la situación el hospital de tercer nivel DR. Manuel Ascencio Villarroel que hay en su municipio, y que tiene cinco camas para terapia intensiva, pero que solo funcionan como terapia intermedia, porque no cuentan con médicos especialistas.

Frente a la pandemia del coronavirus, la demanda de personal se da en diferentes municipios, porque no hay terapistas suficientes. En Quillacollo tienen menos médicos que antes. En Tiquipaya apuntan a los médicos de Salud Familiar Comunitaria Intercultural (SAFCI). En Cochabamba prevén optimizar recursos y buscan equipos para comprar en el mercado local.

PUNATA

El Alcalde punateño informó que en la reunión del Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), que se reunió el lunes para evaluar acciones frente a la pandemia, ya expusieron el pedido de contratar mayor cantidad de profesionales para atender pacientes en terapia intensiva.

“Tenemos un hospital construido de tercer nivel que, a la fecha, funciona como segundo nivel, a falta de recursos humanos, de profesionales (…). Las cinco salas de terapia intensiva que tenemos con equipamiento propio y completo, a la fecha está funcionando como terapia intermedia”, lamentó Zeballos, y acotó que de darle el funcionamiento adecuado podrían incluso atender a pacientes de otras regiones de Cochabamba.

La autoridad de Punata agregó que el COE Municipal se reunirá hoy para evaluar la posibilidad de nuevas medidas a asumir frente a la pandemia.

COCHABAMBA

En la ciudad de Cochabamba, la más poblada del departamento, tiene una serie de dificultades y demandas, tanto de equipamiento como de personal para luchar contra el coronavirus.

El secretario de Salud, Aníbal Cruz, dijo que el lunes había 35 personas que, este lunes, necesitaban unidades de terapia intensiva, y no había.

Cruz, con conocimiento también de lo que ocurre en Punata, expresó que hacen falta equipamiento y personal con especialistas.

“Pero no existe el personal y no quiere decir que no se quiere dar los ítems, porque el personal que maneja terapia intensiva es un personal especializado, y en Cochabamba existen sólo 23 terapistas, que no abastecen al sistema público y el sistema de la seguridad social”, explicó.

Manifestó que, como Alcaldía, el plan es optimizar los insumos y recursos humanos. “Estamos viendo la posibilidad de que los médicos internistas nos colaboren, que no son los especialistas, los médicos anestesiólogos y también los residentes”.

Además, la autoridad agregó que el alcalde Manfred Reyes Villa hace todos los esfuerzos para encontrar los equipos en Cochabamba y hacer compras directas, para no demorar entre 60 y 90 días que demandaría la importación.

El director del Hospital del Sud, Gróver León, informó que están “saturados de pacientes”.

Recordó que las unidades de terapia intensiva (UTI) se equipan no solo con camas equipadas, sino que se requiere recurso humano (terapistas, licenciados en enfermería y auxiliares) e insumos y medicamentos.

“Actualmente, el Hospital del Sud tiene un servicio de terapia intermedia, la que estamos ofreciendo la población, y no una terapia intensiva”, dijo.

Detalló que cuentan con siete camas, de las cuales cuatro estaban ocupadas este martes.

QUILLACOLLO

Por su lado, el alcalde de Quillacollo, Hñect9or Cartagena informó que 13 médicos del hospital de Quillacollo fueron llevados a otros centros, por lo que también hicieron el pedido al gobernador Humberto Sánchez, para que se reponga al personal.

“Lo requerimos con mucha urgencia, porque contamos con cuatro centros de salud, el hospital Benigno Sánchez, el centro salud Villa Urcupiña, Villa María y el centro de Llaukenquiri”, describió.

El Alcalde manifestó que desde que asumió el cargo, el tema de salud es su prioridad. Enfatizó que, cumpliendo con su plan de contención, prevención y asistencia, compran insumos, y equipamiento, que incluye cámaras de refrigeración, “que no había tenido Quillacollo, y que por eso no llegó una sola vacuna en estas últimas semanas”.

Cartagena espera que del nuevo lote de vacunas que llega al país, pueda beneficiarse su municipio, como parte de la Red de Salud que comprende también a Vinto, Colcapirhua y Tiquipaya.

TIQUIPAYA

En el caso del municipio de Tiquipaya, el alcalde Juan Pahuasi expresó que tienen un centro de salud deficiente en infraestructura y que, además, entre el personal existen quienes “no quieren atender a pacientes con CPVID-19”.

El Alcalde expresó que los médicos SAFCI son quienes llegan a las comunidades y ve que ésa es la mejor manera de llegar a los pacientes.

“Yo pienso que tenemos que trabajar con este tipo de contingencias con médicos que estén atendiendo en los diferentes sectores y no directamente de los consultorios, cuando sabemos que muchos pacientes viendo el tema de pandemia no quieren asistir a los centros y además por esa misma razón de que muchos no los quieren atender”, afirmó, y acotó que refuerzan el programa SAFCI, pero sin dejar a un lado el mejoramiento de infraestructuras.

Pahuasi dijo que tiene algunas dificultades porque, como autoridad nueva, el cambio de firmas y la burocracia demoran.

Prevén reuniones con las autoridades de Gobierno para tratar el tema de la falta de personal. Para el hospital de segundo nivel, ven fuentes de financiamiento.