Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 03 de junio de 2020
  • Actualizado 18:16

REPORTAN OTRA POSIBLE MUERTE EN CLIZA

Punata: fallecido por COVID-19 estuvo en 4 hospitales; hay 5 personas con síntomas

Los vecinos de la primera víctima mortal de Cochabamba denunciaron que los familiares continúan caminando por el pueblo negando la enfermedad, igual que las cocineras que atendieron el velorio. A los servicios religiosos también acudió una banda de música.
Una ambulancia frente a la vivienda de la familia del fallecido, en Punata. CORTESÍA VECINOS
Una ambulancia frente a la vivienda de la familia del fallecido, en Punata. CORTESÍA VECINOS
Punata: fallecido por COVID-19 estuvo en 4 hospitales; hay 5 personas con síntomas

Vecinos de Punata revelaron a OPINIÓN que el fallecido por coronavirus en ese municipio estuvo en cuatro centros médicos antes de morir. Su familia dice que sufría de fibrosis pulmonar pese a que el diagnóstico final era de COVID-19. Ayer, una vecina reportó que la nieta del fallecido, su esposo y su suegra presentan síntomas, al igual que dos personas que fueron al velorio. Las cocineras de la familia caminan por el pueblo, cuando debían estar aisladas, y los parientes siguen insistiendo en que la enfermedad no tocó su casa.

Luego de conocer a través del ministro de Salud, Aníbal Cruz, que el primer muerto por coronavirus de Cochabamba era originario de Punata, vecinos y autoridades se movilizaron ayer para conseguir información oficial. La alcaldesa Clary Montaño dijo a medios locales que no recibió datos oficiales oportunos para poder tomar previsiones y criticó que, al confirmar la causa de la muerte, se hubiera informado solo al Ministro y no a su autoridad. Este medio no logró contactarla para conocer qué medidas aplica, además de la cuarentena total por 15 días, ordenada ayer.

Sin embargo, algunos medios que llegaron hasta el lugar evidenciaron el bloqueo de las vías con material de construcción para aislar a todo el municipio.

LOS HECHOS Una persona afirma que logró contactarse con un colega que trabaja en la Caja Nacional de Salud (CNS), donde el fallecido, de profesión maestro, estaba asegurado. Sus consultas médicas datan de la época de Carnaval, cuando acudió a un médico particular por dificultad respiratoria debido a fibrosis pulmonar. Después, fue a la CNS donde le habrían dado atención y lo nebulizaron sin sospechar que podía tener COVID-19. Otro día fue a uno de los dos hospitales de Punata asegurando que en la Caja no quisieron nebulizarlo y recibió ese tratamiento. Fue referido luego al Policlínico de Atención Integral en Salud de Especialidades (PAISE) Recoleta de la CNS, que estaba cerrado, lo que obligó a su familia a acudir a una clínica privada, donde aparentemente lo revisaron, pero no quisieron admitirlo, presuntamente porque sospechaban de COVID-19.

El último destino fue el Policlínico de la CNS en la avenida Blanco Galindo, donde fue internado. Le hicieron radiografías y otros estudios. Cuando los médicos avisaron a la familia la sospecha de coronavirus, la reacción fue airada y llegaron a pedir alta médica.

“La familia se enojó mucho, (después) sacaron el cadáver a la fuerza. No sé si sacaron siguiendo los protocolos. Lo velaron y nadie quiere hablar con quienes tuvo contacto la familia. Lo enterraron como un muerto común y corriente. Cuando (en la CNS) vieron las radiografías, avisaron directo al Ministerio de Salud, ni siquiera a Punata”.

Se conoce que en la CNS se le hizo una prueba rápida al paciente, cuando aún estaba vivo, y dio negativo a COVID-19. Luego, se envió un nuevo análisis a Santa Cruz que dio positivo. Para entonces, el hombre ya había sido trasladado a Punata por su familia, donde fue enterrado el sábado.

En el velorio, el viernes pasado, hubo al menos 40 personas. Una vecina que acudió dijo que el ataúd estaba cerrado y que nadie se acercó.

Las medidas de prevención señalan que no se debe velar el cuerpo de un muerto por coronavirus, no deben acercarse más de dos parientes, a dos metros de distancia, con trajes de bioseguridad y por solo cinco minutos. Tanto al velorio como al entierro, acudió además una banda de música.

“Sus hijas son abogadas, cómo van a hacer eso”, cuestionó una vecina en alusión a que son personas con formación que deberían saber el riesgo al que exponen a la población.

El esposo de la nieta, que tiene síntomas, fue el encargado de bañar el cuerpo.

EN LA CNS Una allegada a la familia, contó que el Hospital de Punata derivó al paciente a la CNS con diagnóstico de fibrosis pulmonar. Al llegar, hubo mucha confusión y nadie actuaba, según le contaron los familiares. Fue entonces cuando emitieron el diagnóstico de coronavirus. En ese trance, el paciente convulsionó y murió. No permitieron a la familia llevarse la ropa y le informaron que había una funeraria de Cochabamba que debía encargarse del cuerpo. La familia insistía en que no era coronavirus porque el fallecido no llegó con esos síntomas y amenazó con hacer una denuncia por negligencia médica.

Sobre la salida del cuerpo, afirmaron que el médico a cargo la autorizó con un certificado de defunción.

“Le habían hecho una prueba y dio negativo. Por eso el médico responsable había dado el permiso de salida, aunque el certificado indica, además de la fibrosis, neumonía aguda, sospecha de coronavirus.  Pero los que  se opusieron a la salida fue un personal subalterno. Después, el mismo médico dio el permiso de salida, recién así se llevaron el cuerpo. (…)  Sus hijas me aseguraban que era fibrosis pulmonar y neumonía aguda, sino ellas mismas ya se hubieran infectado”.

OTRO MUERTO EN CLIZA Por otro lado, el alcalde de Cliza, Walker Illanes, que cita como fuente un informe del director del hospital de ese municipio, reveló que una persona del lugar que se encontraba en terapia intensiva en el complejo hospitalario Viedma, presuntamente con un diagnóstico positivo por coronavirus, falleció ayer en la mañana.

OPINIÓN consultó con una fuente cercana a la familia de la víctima que confirmó la muerte del paciente, un varón de 67 años.

Sin embargo, el ministro de Salud, Aníbal Cruz, quien dio un informe global del país en horas de la noche, no se refirió a esta muerte y solo dio detalles generales de los nueve casos positivos nuevos en el departamento y del fallecimiento de un poblador de Punata.

Según los datos que obtuvo Illanes, al menos seis familias que tuvieron contacto con la persona fallecida, oriunda de Cliza, se encuentran aisladas y en cuarentena total, como una medida preventiva que les impusieron los médicos.

“Si llega el cuerpo a Cliza en un carro fúnebre irá directamente al cementerio y a enterrarlo bajo la tierra. Ese es el acuerdo al que se ha llegado y los familiares están conscientes y aceptaron esta medida”, añadió el Alcalde.

La fuente cercana a la familia dijo a OPINIÓN que el paciente dio positivo a un examen de coronavirus y murió en horas de la mañana del domingo después de una crisis aguda en los pulmones.

La misma fuente explicó que el paciente tenía 67 años y que se encontraba en terapia intensiva. Los datos preliminares señalan que no tenía enfermedades de base.

Illanes afirmó que el paciente fallecido que dio positivo por coronavirus llegó a Cliza de Santa Cruz, específicamente del Plan 3.000.

El Alcalde de Cliza anunció nuevas medidas preventivas para evitar la propagación de la enfermedad en el municipio y explicó que distribuirán barbijos y alcohol entre la población.

Según los datos oficiales del Ministerio de Salud, Cochabamba tiene 33 casos, de los cuales nueve son nuevos y un fallecido. Pese a los intentos de comunicación con el ministro de esta repartición gubernamental, no contestó al celular.