Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de julio de 2020
  • Actualizado 04:36

Proyecto de científicos de la UMSS gana fondo para desarrollar prueba molecular de COVID-19

El objetivo es desarrollar un nuevo protocolo de diagnóstico más barato, sencillo y rápido, con el que se estima poder hacer pruebas por miles. De 1.888 propuestas, la de San Simón logró estar entre las 92 elegidas.
 
El investigador de la UMSS, Jorge Rojas (d), y el profesor Jean Jaques Letesson de la Universidad de Namur (Bélgica) cuando recogían reactivos químicos belgas en Santa Cruz. CORTESÍA JORGE ROJAS
El investigador de la UMSS, Jorge Rojas (d), y el profesor Jean Jaques Letesson de la Universidad de Namur (Bélgica) cuando recogían reactivos químicos belgas en Santa Cruz. CORTESÍA JORGE ROJAS
Proyecto de científicos de la UMSS gana fondo para desarrollar prueba molecular de COVID-19

Un equipo de científicos de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) ganó un fondo de aproximadamente 10.000 euros para desarrollar un kit para hacer pruebas COVID-19 usando tecnología molecular, informó el ingeniero agrónomo con doctorado en Biología Molecular, Jorge Rojas. La nueva modalidad permitirá hacer miles de pruebas en Cochabamba y con un precio 80% más barato que el actual. Se estima que máximo en cuatro meses estará listo el nuevo protocolo de diagnóstico.

Rojas, coordinador del grupo, contó que la propuesta fue presentada en abril a convocatoria de la Agencia Universitaria de la Francofonía (AUF) que recibió 1.888 propuestas de 76 países y aceptó financiar 92, entre ellas la de la UMSS.

Explicó que se presentó una tecnología alternativa a la Q-PCR que tiene algunas limitaciones. Es más cara, pues el análisis en un laboratorio privado cuesta más de 100 dólares y en el Servicio Departamental de Salud (SEDES) se debe cumplir ciertos requisitos para acceder, lo que la hace de difícil acceso. Es laboriosa porque se necesita tres a cuatro horas para obtener el resultado. Se necesita un equipo que cuesta alrededor de 350.000 bolivianos, si es que se encuentra en el mercado, y además hay que entrenar al personal en su uso.

Mientras que la tecnología LAMP (Amplificadora  molecular isotérmica mediada por bucle, por sus siglas en inglés), propuesta por el equipo de la UMSS, en palabras sencillas, “solo necesita un baño María a 65 grados centígrados, todas las medidas de bioseguridad que se deben tomar y algunos reactivos”.

El objetivo del trabajo que hará el equipo es poner a punto un kit, es decir un protocolo de diagnóstico que, dependiendo del costo de los componentes, podría costar entre 10 a 20 dólares o menos, el resultado estará listo en media hora o máximo una hora. Una enzima y un colorante son algunos de los insumos necesarios que, al ser más accesibles, permitirán hacer miles de pruebas. El lugar de trabajo será el Centro de Biotecnología y Nanotecnología Agropecuario y Forestal de la Facultad de Agronomía de la UMSS, ubicado en Valle Hermoso. El equipo ya pidió instrucciones para ejecutar el presupuesto asignado.

Está previsto, para la próxima semana, que el rector de la UMSS Juan Ríos ofrezca mayores detalles en una presentación oficial.

La Agencia Universitaria de la Francofonía comunicó que lanzó la convocatoria internacional excepcional para proyectos con un proceso acelerado y simplificado de presentación, evaluación y selección destinado a apoyar las numerosas iniciativas vinculadas a la pandemia que están surgiendo en un espacio universitario muy reactivo, ingenioso y responsable que se basa en redes colaborativas de estudiantes, profesores e investigadores que son particularmente creativos e innovadores.

Por lo tanto, dijo, se trata de valorar la contribución de los miembros de las universidades de la AUF al desarrollo de soluciones con impacto tecnológico o social inmediato para ayudar a los sistemas de salud y las poblaciones a enfrentar las dificultades causadas por la pandemia de COVID-19.