Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 18:32

PROMETEN INSTALAR CÁMARAS PARA DETECTAR CALOR Y REFORZAR AL SERNAP

Tunari: incendio provocado quema bosques de pinos y eucaliptos y desnuda carencias

La situación de los bomberos voluntarios es crítica ante la falta de equipamiento. Desde temprano, pidieron apoyo aéreo, pero los helicópteros Súper Puma están en mantenimiento, y cuando iban a enviar uno privado se pronosticaron lluvias. 

El Parque Tunari ardió por unas 16 horas. NOÉ PORTUGAL.
El Parque Tunari ardió por unas 16 horas. NOÉ PORTUGAL.
Tunari: incendio provocado quema bosques de pinos y eucaliptos y desnuda carencias

Después de unas 16 horas de arduo trabajo de más de 400 voluntarios, bomberos y militares en el Parque Tunari, este domingo, cayó una lluvia que logró aplacar las llamas que consumían bosques de pinos y eucaliptos, y pajonales y arbustos. Las cuadrillas expresaron su alegría y agradecimiento.

El incendio provocado de magnitud desnudó graves carencias y las autoridades prometen instalación de cámaras para detectar calor, sobrevuelos con drones y fortalecer al Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP) para mejorar los controles. El incendio comenzó al promediar la 01:00 y debido a los fuertes vientos se propagaron a la parte boscosa. Las cuadrillas que trabajaban en el Tunari tenían dificultades para ingresar al cañadón de Tirani, uno de los puntos más fuertes del incendio, mientras otros combatían cerca del cañadón de Andrada y de las laderas del Parque, del kilómetro 7 al 14. Otro grupo trabajó en el camino a Tirani.

Los fuertes vientos dificultaron la labor de los bomberos y, en horas de la tarde, una densa humareda cubrió la ciudad de Cochabamba. Cuando todo iba agravándose, cayó la lluvia y alivió a los combatientes.

¿EL HELICÓPTERO CON BAMBI BUCKET? Desde muy temprano, los bomberos pidieron ayuda al Gobierno nacional ante la urgente necesidad de contar con apoyo aéreo debido a que las llamas estaban en zonas de difícil acceso. El helicóptero con bambi bucket (bolsa para transportar agua) no llegó a la zona.

Sobre ese tema, el gobernador de Cochabamba, Humberto Sánchez, aclaró que el bambi bucket se encuentra en “perfectas condiciones”, pero que no pudo operar porque los helicópteros estaban en mantenimiento.

Al respecto, el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, confirmó anoche, en conferencia de prensa desde Cochabamba, que el incendio coincidió con el mantenimiento de los helicópteros bomberos Súper Puma que operaron en incendios de la Chiquitanía, Chuquisaca y otros departamentos. Sin embargo, dijo que recibió la instrucción del presidente Luis Arce y del ministro para realizar las gestiones con empresas privadas que combaten las llamas por vía aérea en el Tunari.

“Se hicieron los contactos respectivos y estaban preparándose las aeronaves con base en Santa Cruz. Estaba preparándose toda la parte operativa para que puedan hacer la intervención, sin embargo, en horas de la tarde recibimos la información de que se iban a presentar precipitaciones pluviales en la zona de los incendios y que obviamente por un tema técnico ya no hubiera permitido la intervención aérea”, manifestó.

Señaló que los helicópteros estarán funcionando el próximo viernes, pero que dispondrán de aeronaves privadas si se requieren en alguna ciudad del país.

Para el responsable de operaciones del SAR-Bolivia, Alexander Antezana, la operación oportuna del helicóptero con bambi bucket hubiera evitado la quema de bosques de pinos y eucaliptos.

Cuando aún los fuertes vientos dificultaban la labor de los bomberos, Antezana dijo que a esa hora un helicóptero ya no iba a poder operar y que la reacción en estos casos debe ser inmediata y “no estar sujeta a protocolos”.

“En la mañana, el incendio arriba era de 10 por 10 metros, estaba iniciando. Si un helicóptero entraba con bambi bucket no iba a ser de esta magnitud. Hay que ser francos y concisos, cuando nuestra patrulla salió y vino a dar apoyo, el incendio era de 100 por 100 (metros), ya era bastante grande, pero ahora (ayer, al promediar las 15:30) se ha extendido y ya son hectáreas. El bambi bucket tiene que trabajar en este tipo de situaciones, pero los protocolos se tienen que romper desde el mando nacional”, manifestó.

LA CRÍTICA SITUACIÓN DE LOS BOMBEROS VOLUNTARIOS La falta de apoyo y protección es el común denominador en todos los grupos de salvamento. Este domingo, los combatientes, a través de la Plataforma Tunari Sin fuego, pidieron ayuda con donaciones de mochilas forestales, bate fuegos, guantes de fuego, esclavinas, pilas. Además, de hidratantes, barras energéticas, leche de soya, raciones secas, sándwiches y, en cuanto a insumos de salud, suero fisiológico, colirios y dextrotón.

La solidaridad llegó hasta el kilómetro 0, ingreso al Parque Tunari. La ciudadanía escuchó el llamado de los bomberos y les hicieron llegar agua e hidratantes y, en algunos casos, alimentos. Más temprano, al promediar el mediodía, la mayoría de los voluntarios no tenía ni siquiera suficiente agua para refrescarse.

Un grupo de soldados, que combatió las llamas, descendió cerca de las 13:30 y recibieron un vaso de agua y una botella de Powerade. Una familia llegó con platos de comida, mientras ellos descansaban, e hicieron fila para recibir el alimento que para su fortuna llegó antes de que ellos volvieran a las 15:00 a la serranía.

Los bomberos acuden al llamado, exponen sus vidas y, en la mayoría de los casos, deben equiparse por cuenta propia o gestionar ayuda por sus medios. Entre las cosas que más necesitan son botas, trajes de protección y combustible para desplazarse hasta los lugares de incendios.

El responsable de operaciones del SAR-Bolivia, Alexander Antezana, dijo que todas las unidades tienen dificultades. En su caso, sus vehículos, que han dado batalla por años, requieren cambios de repuestos que han sido cotizados en más de 15 mil bolivianos. Señaló que la Gobernación les facilitó este domingo movilidades para que puedan desplazarse al Parque y combatir las llamas, pero requieren sus vehículos propios para una reacción más rápida considerando que se siguen protocolos para el apoyo de la institución departamental.

Sobre la situación de los bomberos, Javier Bellott, miembro fundador de la plataforma Tunari Sin Fuego, reclamó la falta de apoyo en cuanto a indumentaria, bate fuegos, mochilas, guantes y otros. Además, lamentó que la respuesta de las autoridades no sea oportuna ante estos casos de emergencia.

“Para qué pagamos nuestros impuestos si no se van a ver reflejados en acciones concretas, para qué pagamos nuestros impuestos si es que acaso no va haber una acción directa de nuestras autoridades. Estoy muy molesto, hemos venido pidiéndoles desde junio que se tomen medidas de prevención, mire estamos en octubre y prácticamente el fuego se ha descontrolado (…). A las autoridades les digo con mucha claridad, cumplan su misión constitucional se los hemos pedido en reiteradas oportunidades, pero la respuesta ha sido prácticamente nula”, señaló.

Bellott, en horas de la tarde, fue amenazado de muerte por alguien que le dijo que vaya a cuidar a su familia en vez de estar arriba (en el Parque Tunari) organizando las labores para sofocar el fuego que afectaba la reserva natural. Formalizó denuncia ante la Policía y les dio el teléfono desde donde lo llamaron para que sigan las investigaciones.

¿Y LOS CULPABLES DEL INCENDIO? Todos los que coadyuvaron en aplacar el fuego, coincidieron en que el incendio fue provocado.

“Es una pena, se nota que es un factor antropogénico. Todos los fines de semana se dan el trabajo de encender (fuego). Ya no son fogatas, es quema indiscriminada. Pedimos a las autoridades el control y prevención”, señaló una de las representantes del Grupo Especial de Operaciones de Salvamento (GEOS), Guadalupe Nogales.

Para el alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, quien también se constituyó a la zona, hay gente que chaquea y que provoca los incendios porque no puede controlar las llamas. Sin embargo, el Gobernador dijo que, en este último caso, no pudo ser un vecino o comunario porque la quema se activó a la 01:00 y “a esa hora ningún vecino está trabajando, ni chaqueando”.

El viceministro de Defensa Civil señaló que están tomando acciones en el caso para dar con los autores y que estos reciban una dura sanción para que no se repitan estos hechos. Señaló que fortalecerán a los guardaparques para que se haga un mejor control.

Reyes Villa propuso la implementación de cámaras detectoras de fuego para una respuesta inmediata y evitar incendios. “Esto es de todos los años y hay que darle una solución estructural”.

REACCIÓN

El Alcalde de Cochabamba manifestó que la Unidad de Gestión de Riesgos trabajó en la zona del incendio desde las 02:00. “Desplegamos cisternas, apoyo logístico, camiones hidrocinéticos y la disponibilidad de Semapa para dotar de agua a todos los grupos voluntarios. Asimismo, nuestra Secretaría de Salud se encuentra apoyando con tanques de oxígeno, ambulancias y personal médico. Si bien el Tunari no es una competencia municipal, es nuestra Cochabamba y haremos todo lo que esté en nuestro alcance para ayudar”, señaló en horas de la tarde.

En tanto, el Gobernador y el viceministro de Defensa Civil indicaron que los gobiernos municipales son los que deben estar en “primera línea” y tener una reacción inmediata. Calvimontes señaló que el nivel central a través de las Fuerzas Armadas movilizó a 350 efectivos militares que combatieron el incendio en el Tunari.

Calvimontes dijo que prevén realizar hoy un sobrevuelo, entre las 10:00 u 11:00, para inspeccionar la zona del incendio y verificar si hubiese algún foco que signifique riesgo. “Todo dependerá de las condiciones climáticas”.

CLAMOR Los voluntarios de los diferentes grupos terminaron totalmente extenuados después de trabajar durante más de 16 horas seguidas a causa de los incendios que se desataron en varios puntos del Parque Nacional Tunari.

Después de trabajar durante al menos siete horas la jornada del sábado para sofocar el incendio de magnitud en el sector de Molle Molle, cerca de la planta de Jove Rancho, en Tiquipaya, los grupos de voluntarios se tuvieron que movilizar nuevamente para ir a la serranía de San Pedro, primero, y luego al Parque Tunari, en la jurisdicción de Cercado, porque se alertaron de otros incendios, avivados por el viento desde la madrugada del domingo.

AGOTADOS Los voluntarios terminaron totalmente extenuados porque además de las horas continuas de trabajo deben llevar equipos con agua y subir por lugares con pendiente e inaccesibles por las quebradas.

Ante el cansancio de los voluntarios, mediante la plataforma Tunari Sin Fuego se requería apoyo aéreo, pero por ese mismo medio señalaban que cada vez que se solicita ayuda se les asegura que el helicóptero se encuentra en mantenimiento.

Javier Bellott, miembro fundador de la plataforma Tunari Sin Fuego, alertó que los fines de semana se generan más incendios, por lo que se puede inferir que gente inescrupulosa que pretende lotear los provoca, o personas negligentes prenden fogatas en la reserva natural.

Bellott realizó un pedido clamoroso a los medios de comunicación para hacer una cruzada con el fin de recordar a la gente que por ningún motivo encienda fuego en lugares próximos a arbustos, pastizales o zonas boscosas del Parque Nacional Tunari u otras reservas naturales.

“Necesitamos parar esta locura que está agotando a personal de las UGR, Sernap, bomberos y voluntarios”, manifestó Bellott.

“Todos los equipos están en lo último de sus fuerzas, se requiere apoyo aéreo ya mismo”, señalaba otra integrante de la Plataforma Tunari Sin fuego

Agregó que los voluntarios trabajaron toda la noche del sábado, la madrugada del domingo y durante el día, “y no es justo que por negligencia o actitud criminal se tenga que perder tanta masa boscosa”.

“Les ruego que hagamos una cruzada, hay incendios forestales en todas partes”, clamó Bellott mediante la plataforma.

Asimismo, reiteró que se debe tener mayor control en el Parque Tunari e identificar a los responsables que inician los incendios y sancionarlos, “a quien fuera”.

Bellott afirmó que el hecho de que haya más incendios el fin de semana no es casual, porque quienes los inician saben dónde hacerlos, por lo que se debe ejercer mano dura.

En esta plataforma clamaban, además, la presencia de policías para controlar el Parque Tunari “porque caso contrario se corre el riesgo de perder toda esta reserva natural”.

RESERVA NATURAL

El Parque Nacional Tunari (PNT) fue reconocido como Parque Nacional y área protegida en 1962 por Decreto Supremo 6045 con el objetivo de proteger y conservar los ecosistemas presentes en la zona, recordó Tatiana Borda de la plataforma Tunari Sin Fuego.

Agregó que, a pesar de su condición de área protegida, el PNT es blanco continuo de incendios provocados, muchos de los cuales tienen autores identificados y pruebas que lo corroboran, aun así, estos responsables siguen impunes y libres para seguir quemando el Parque.

“Exigimos a las autoridades llamadas por ley a proteger las áreas protegidas, tomar cartas en el asunto y evitar que cada año se consuman hectáreas de bosques nativos a vista y paciencia de todos. Recordemos que el PNT es, además, la única fuente de recarga hídrica del departamento de Cochabamba y el único pulmón urbano”, dijo.