Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 07:03

Productores llegan con fruta, carne y verduras a los barrios de Colcapirhua

"El kilo de pollo a ocho bolivianos", se puede escuchar desde una camioneta que ha estacionado en la avenida Comercio, en el municipio de Colcapirhua. A pocos metros, una mujer ofrece "pescado fresco", tambaquí. 
pescados
Una mujer comercializa pescado en Colcapirhua. Foto: Jorge Fernández
Productores llegan con fruta, carne y verduras a los barrios de Colcapirhua

Los vecinos salen desde sus hogares, con bolsas en mano, forman filas, mantienen una prudente distancia, y regresan sonrientes a sus domicilios con los alimentos adquridos.

En otras camionetas es posible comprar papa, zanahoria, acelga, nabo, zapallo, plátano, naranja, manzana, y todo alimento que se puede encontrar en el mercado central.

El plátano se puede comprar a 10 bolivianos las 25 unidades, la cuartilla de zanahoria desde 5 bolivianos y la arroba de papa en 35 bolivianos.

Mercedes Albornoz, vecina de Santa Rosa, asegura que cada día llegan hasta este sector camionetas con todo tipo de productos alimenticios, "a precios accesibles", por lo que ya no es necesario ir hasta el mercado central.

"El mercado ha llegado hasta su puerta", anuncia, insistentemente, Víctor Aguilar, quien explica que, en coordinación con la Alcaldía de Colcapirhua, llegan hasta los barrios para abastecer de alimentos a los vecinos.

Rosmery López es otra vecina que ha salido para comprar verdura, y se sorprende, gratamente, cuando adquiere el kilo de zapallo a tres bolivianos. Otros compradores se llevan carne, pescado, papalisa y abarrotes.

Aguilar recomienda a la población esperar en sus hogares para aprovisionarse de alimentos, sin necesidad de llegar al mercado central, ubicado en el kilómetro nueve de la avenida Blanco Galindo.

Verdulerías
Sobre las avenidas Blanco Galindo y Capitán Ustáriz se puede observar que más de un negocio que hasta antes de la cuarentena funcionaban como bicicleterías, o donde se vendían aceite para vehículos, entre otros, ahora se vende fruta y verdura. Esa es la opción más viable que han encontrado las familias que no tienen un trabajo asalariado para generar ingresos económicos.

Por eso, es posible encontrar alimentos en varios lugares de Colcapirhua, además de los que ofrecen los comerciantes en los denominados mercados móviles.

Para saber los horarios en los que llegan los alimentos, los vendediores se comunican, mediante WhatsApp, con algún representante del barrio, y este a su vez avisa a los demás.

En algunos momentos es tal la oferta que las voces de los vendedores, mediante sus megáfonos, se confunden.

Esta actividad dura hasta unos minutos antes del mediodía y, repentinamente, todo queda en silencio, con las calles desiertas y los vecinos en sus hogares, algunos haciendo la siesta, otros mirando una serie o película en la televisión y algunos aprovechando la cuarentena para leer un libro o divertirse con juegos de mesa.