Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de junio de 2024
  • Actualizado 01:30

Prevén para este viernes el traslado de delfines rosados al río Isiboro

En abril, fueron identificados atrapados en un arroyo de Villa Tunari. Pero, estuvieron en buenas condiciones; había alimento en la zona.

Imágenes de los bufeos, madre y cría, en el Trópico de Cochabamba./ GOBERNACIÓN
Imágenes de los bufeos, madre y cría, en el Trópico de Cochabamba./ GOBERNACIÓN
Prevén para este viernes el traslado de delfines rosados al río Isiboro

Tras varias semanas de resguardarse en un arroyo, un delfín rosado hembra y su cría serán capturados y liberados en el río Isiboro, mañana 24 de mayo, en el Trópico de Cochabamba, según informaron las autoridades de la Gobernación.

En abril, estos delfines rosados o bufeos fueron identificados atrapados, debido a un puente provisional, en un arroyo de Villa Tunari. Pero, estuvieron en buenas condiciones; el arroyo tiene más de 20 kilómetros y había alimento en la zona.

Las autoridades hicieron el monitoreo necesario.

La secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación, Dora Claros, informó ayer que las autoridades ambientales competentes realizaron durante este tiempo las gestiones necesarias para poder llegar a “un final feliz”.

Expresó que el asunto de los bufeos es un tema delicado, y que se trabajó con el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el Gobierno Municipal de Villa Tunari y comunarios del sindicato Capinota.

El encargado del Área de Biodiversidad y Recursos Forestales, Ramiro López, remarcó que los bufeos son una especie vulnerable a la extinción, al tratarse de un mamífero cetáceo “muy particular, que no existe en otro lugar del mundo”. Es una especie endémica de Bolivia, Inia boliviensis.

PROTOCOLOS

López describió que la cría tiene aproximadamente siete meses de edad y se encuentra lactando. Explicó que estos datos son importantes, considerando que existen protocolos internacionales que están siendo adecuados a las situaciones del lugar.

Por otro lado, manifestó que este protocolo consiste en capturarlos y liberarlos, tomando en cuenta varios aspectos técnicos.

Uno de esos es mantener silencio, para que no estén estresados, “más de lo que están”.

RÍO PRÓXIMO

Se prevé que este viernes se lleve a cabo esta translocación a un río más próximo, el Isiboro), donde existe un buen caudal de agua en esta estación del año. Ese es su hábitat natural; se prevé que el próximo año retornen a los arroyos y otros sectores.

Se programa la actividad para las primeras horas, para aprovechar las temperaturas bajas en la mañana, a fin de evitar riesgos con las especies.

“Es lo que nos indican el equipo técnico especializado”.

La tarea se realizará a la cabeza de los expertos Faunagua.

Claros agradeció a la comunidad que todos los días estuvo atenta para cuidarlos y no alimentarlos, respondiendo a los talleres de socialización en los que también conocieron más de cerca cuál es el ciclo de vida de estas especies.