Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 07:43

Prevén que cuarta ola en la Llajta sea más virulenta que las tres anteriores

Otras características de este rebrote son: cuadros leves en el 90% de vacunados, pico en diciembre, desescalada en febrero y mayor afectación en niños.
Un tumulto de gente camina por una calle de Cochabamba.  DICO SOLÍS
Un tumulto de gente camina por una calle de Cochabamba. DICO SOLÍS
Prevén que cuarta ola en la Llajta sea más virulenta que las tres anteriores

La cuarta ola de coronavirus será la más virulenta que todas las anteriores que vivió Cochabamba.

Ese es uno de cuatro pronósticos que dieron dos expertos sobre este nuevo rebrote de la enfermedad: el secretario de Salud de la Alcaldía de Cochabamba, Aníbal Cruz; y Yercin Mamani, el ex Jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (SEDES).

“Esta cuarta ola, en la calidad de infestación, será mucho mayor”, sentenció Cruz, en el marco de una entrevista con OPINIÓN. Remarcó que “tendrá cifras mucho más altas que la tercera y la segunda ola. Inclusive, me atrevo a decir que vamos a duplicar (el número de casos)”.

Cruz aclaró que la infestación será “mucho mayor”, debido a un factor importante: mejoró la capacidad de diagnóstico, es decir, ahora, hasta en 20 minutos una persona puede saber si tiene o no la enfermedad. Antes, en la primera ola, las pruebas eran enviadas hasta el CDC de Atlanta (Estados Unidos) y los resultados demoraban días en llegar, por lo que los números “no eran reales”.

Cruz informó que la Alcaldía de Cochabamba dispone de 52 mil pruebas de antígeno nasal y comprará 20 mil más. Con esta dotación cubrirá el 10% de la demanda de la población de Cercado. Además, aplicará estas pruebas en grupos vulnerables, como los transportistas.

Estas acciones permitirán al municipio identificar más casos en el marco de este nuevo rebrote y, por ende, los números subirán.

Mamani coincidió en que la cuarta ola se verá marcada por un alto índice de contagios, en especial si ingresa la variante Delta, que actualmente está presente en Perú, Chile, Argentina y otros países vecinos.

En su criterio, los casos solo se duplicarán respecto al tercer rebrote, si no se asume ninguna medida de contención, como restricciones en los horarios de circulación o actividades.

LETALIDAD

Si bien en esta ola habrá más contagiados en Cochabamba, para los expertos, la letalidad disminuirá.

Cruz dijo que Cochabamba llegó, en el peor de los casos, a 9.2% de porcentaje de letalidad. Pero, ahora está en entre 1.2% y 1.5%, si se toma como referencia una sola jornada.

“Si la población está debidamente vacunada, con seguridad no tendrá complicaciones, pasará (la COVID) como una gripe ligera”.

ENFERMOS

Mamani añadió que en este rebrote el 90% de vacunados presentará cuadros leves o asintomáticos de coronavirus. Mientras que el 20 a 30% de los que no están inmunizados atravesará la enfermedad de manera moderada y un 5% estará en condiciones graves y requerirá UTI. 

VULNERABLES

Otra característica de esta etapa es que incidirá más en los menores de edad.

Al respecto, Mamani dijo que la probabilidad de contagio de los niños es similar a la de los adultos, pero, como los primeros no están vacunados “podría ser el grupo que más positivos tenga”.

Para tranquilizar a la población dijo que este grupo etario presenta cuadros leves a moderados de COVID-19, más del 90% no requiere hospitalización, por lo que no incidirá en la saturación de los hospitales.

DURACIÓN

El secretario de Salud de la Alcaldía de Cochabamba, Aníbal Cruz, estimó que la cuarta ola estará en su pico máximo a mediados o fines de diciembre.

Mamani coincidió en que, hasta el momento, el curso de este rebrote aún es de ascenso progresivo y podría elevarse en diciembre.

Pronosticó que la desescalada de casos de coronavirus empezará a mitades de enero o febrero de 2022, similar a lo ocurrido en la segunda ola. 

Todo dependerá, según dijo, de que más personas se vacunen, que la mayor proporción de la población cumpla con las medidas de bioseguridad y que se restrinjan actividades masivas o donde se incumplen las medidas de bioseguridad. Estos tres factores influirán en la llegada de una meseta más pronta de la estimada en las proyecciones epidemiológicas realizadas hasta ahora.