Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 15:42

Prevén iniciar obra de terminal a fin de mes; transporte libre se opone

La Alcaldía autorizó la construcción de la nueva infraestructura para los viajes interdepartamentales en la zona de Albarrancho.
La actual terminal de buses de la ciudad de Cochabamba, situada en la avenida Ayacucho. DICO SOLÍS
La actual terminal de buses de la ciudad de Cochabamba, situada en la avenida Ayacucho. DICO SOLÍS
Prevén iniciar obra de terminal a fin de mes; transporte libre se opone

Las obras de construcción de una nueva terminal de buses para la ciudad de Cochabamba, en la zona de Albarrancho, están previstas para iniciarse entre fines de este mes o a principios del próximo. Sin embargo, sectores como el transporte libre se oponen y hacen varias observaciones.

En la actualidad, la terminal situada en la avenida Ayacucho, que es privada, ya rebasó su capacidad; por lo que también genera congestionamiento en la zona céntrica.

En semanas anteriores, la Alcaldía cochabambina informó que la decisión de construir la nueva terminal fue aprobada por el Concejo Municipal, cumpliendo las regulaciones del Plan Territorial de Desarrollo integral. Las autoridades manifestaron que los terrenos donde se construirá, que “están completamente saneados”, son adecuados y que se la está proyectando por los próximos 30 años.

El concejal de Fuerza Republicana Democrática Nacional (Súmate) Manfred Reyes Villa Avilés informó ayer que las obras están previstas para iniciar pronto.

“Estimamos que van a comenzar ya a construir a fin de mes o a principios de diciembre. Pero, es ya algo urgente, porque Cochabamba no puede estar sin una terminal de buses”.

Expresó que la actual terminal de buses no tiene la capacidad necesaria para la población que existe. Las instalaciones actuales ocupan unas cuatro hectáreas y el nuevo proyecto prevé 20 hectáreas.

La autoridad recordó que había dos posibilidades y que eligieron “la más grande y más cercana a la ciudad”. Enfatizó que se trata de un proyecto privado.

Sin embargo, existen algunos sectores que hacen observaciones. El dirigente del Transporte Libre Mario Ramos expuso su oposición como sector.

“No es que nos opongamos a que se construya una nueva terminal; pero, que sea propia, propia del municipio, de la Gobernación o que construya el Estado, para que nosotros podamos tributar para nosotros mismos”, aseveró.

Explicó que se oponen por el lugar; aseguró que no cuenta con estudios ambientales adecuados y, al estar en Albarrancho, dijo que “no va a causar una buena imagen a Cochabamba”.

Otra cuestionante es que, al ser impulsada por empresarios privados, estarían “sometidos a sus caprichos”.

Añadió que su sector rechazará toda normativa que se emita para el traslado de la terminal. Ramos dijo también que hicieron una inspección con la Gobernación en la zona de Villa Pagador y cerca al kilómetro siete para evaluar espacios probables.

El concejal Reyes Villa explicó que se trata de una iniciativa privada, considerando que la Alcaldía no cuenta con los fondos necesarios, y que no se puede dejar el tema en pausa.

Respecto al consenso con los vecinos de la zona, dijo que se trabaja en eso.

“Un proyecto como este este no solo va a traer economía, sino que va a embellecer la zona, porque no es un proyecto cualquiera, es un proyecto bonito. Se va a cambiar la fachada de esta zona”, expresó.

El vocero municipal, Henry Rico, agregó que la Alcaldía no tiene la disponibilidad para invertir 20 millones o 24 millones de dólares.

Por eso, manifestó, que se hizo la alianza público privada. Agregó que la decisión final será también de los inversores privados que asuman el proyecto.