Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 09:13

Audios revelan polémica instrucción de Grandy en Cochabamba

Exactamente la misma instrucción que las fuerzas policiales recibieron en 2007, antes de la quema de la Prefectura. 

El comandante Departamental de la Policía de Cochabamba, Raúl Grandy.
Imagen de video muestra al comandante Departamental de la Policía de Cochabamba, Raúl Grandy, dirigiéndose a los cocaleros en la sede de la Federación del Trópico.
Audios revelan polémica instrucción de Grandy en Cochabamba

Ayer en la mañana, en Cochabamba, a través de todas las radios policiales, se oyó una inusual instrucción que llamó la atención de los policías de base. 

"Atención 314 de R-30: Negativo uso de clave Q, negativo uso de Clave Q y 308. Deben persuadir y dialogar con el RP 25".  Este código policial significa lo siguiente:

"Atención a instrucción (314) del Comandante (R-30). Negativo uso de agentes químicos o gases lacrimógenos (Clave Q) y manténganse atentos. Deben persuadir y dialogar en manifestación o disturbio (RP 25). 

Para la gente común, esta orden no tiene nada de extraño. Pero, para los policías, sí. Se sabía que violentos grupos saldrían a desbloquear y que se enfrentarían con los bloqueadores de la ciudad. 

Los policías saben que la única forma de evitar que un enfrentamiento deje heridos y muertos, es disparando gases lacrimógenos para dispersar a ambos bandos. 

Pero, el comandante de la Policía de Cochabamba, coronel Raúl Grandy, hizo todo lo contrario. Ordenó que no se dispare ni un solo gas. Y que se dialogue en en disturbio.

Después de hacerse públicos estos mensajes, la asambleísta departamental, Lizeth Beramendi, pidió a Grandy que renuncie al cargo de Comandante de la Policía de Cochabamba, a tiempo de recordarle que “es un servidor público, que se debe al pueblo y no al partido de Gobierno”.

Cuando un periodista increpó ayer en la tarde a Grandy por intentar favorecer a grupos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) en los enfrentamiento, éste negó la versión y aseguró que la Policía estaba haciendo todos los esfuerzos por evitar confrontaciones entre manifestantes en Cercado.

2007

Exactamente la misma instrucción que las fuerzas policiales recibieron en 2007, antes de la quema de la Prefectura. 

Cuando hay grupos tan antagónicos, los policías saben que el diálogo no servirá de nada y que serán rebasados. Por eso se deben usar gases. Para evitar heridos y muertos.  

Pero ayer, 29 de octubre de 2019, la orden fue que los policías que estaban en los puntos de desbloqueo "no disparen gases". Y la violencia se desbordó.

Cuando policías de otras unidades acudieron al llamado desesperado de los vecinos de El Pueblito y de la Muyurina, y cumplieron su deber de gasificar a los atacantes, fueron reprendidos y humillados por  el R-30, el comandante Raúl Grandy, de acuerdo a la denuncia de policías que fueron testigos del abuso.