Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 30 de noviembre de 2021
  • Actualizado 22:56

POLICÍA GASIFICA A MANIFESTANTES

Enfrentamientos y cacerolazo avivan paro en la Llajta

Un grupo de jóvenes llegó anoche hasta el punto de concentración de los seguidores del MAS.
Uno de los manifestantes contra el MAS se acerca a una fogata con petardos. Dico Solís
Uno de los manifestantes contra el MAS se acerca a una fogata con petardos. Dico Solís
Enfrentamientos y cacerolazo avivan paro en la Llajta

Grupos de jóvenes de oposición salieron anoche al encuentro de los cocaleros de las Seis Federaciones del Trópico que estaban en vigilia en la plazuela Busch. 

Los manifestantes y los cocaleros se enfrascaron en un enfrentamiento que fue controlado con la intervención policial. 

En otros puntos de la ciudad, donde permanecen los bloqueos, acatando el segundo día del paro indefinido, se convocó a un cacerolazo. Desde los edificios y en las calles se vieron a varias familias con ollas, sartenes y cucharones protestando y exigiendo el respeto al voto, además de convocar a la población a sumarse a la protesta que comenzó el lunes.  

LA VIOLENCIA Cerca de las 18:30, se dio un primer enfrentamiento en inmediaciones de la plazuela Busch entre un grupo de jóvenes que llegó hasta el lugar en marcha y los cocaleros.

Efectivos policiales en motocicletas lograron dispersar a los grupos y evitar más violencia. Pero esto no quedó ahí. Dos horas después, los jóvenes que salieron de la plazuela de Cala Cala y llegaron a la plaza de Las Banderas se dirigieron hacia el lugar del conflicto, donde prendieron fogatas.

En el trayecto, un fuerte contingente policial  intervino el paso de los marchistas, quienes fueron dispersados con granadas de gas lacrimógeno. Algunos de ellos lograron ingresar a las esquinas de la plaza Busch, pero retrocedieron ante la presencia de los efectivos.

Finalmente, fueron replegados hasta la plaza Sucre, donde nuevamente la Policía hizo uso de los agentes químicos.

Luego  de un cuarto de hora, los manifestantes arremetieron nuevamente. Los cocaleros aseguraron que fueron provocados, pero, en diferentes videos que circulan en las redes sociales se identifica una camioneta en el lugar cargada de palos que fueron repartidos entre los miembros del Trópico de Cochabamba.

El dirigente de los cocaleros, Omar Claros, señaló que esos objetos eran solo para su defensa y reiteró que su vigilia es pacífica. Aseguró que permanecerán en el lugar para evitar  nuevos destrozos en su sede sindical. 

Los grupos de jóvenes, en otro intento de seguir movilizados llegaron hasta el cerco policial pidiendo a los efectivos que se unan al reclamo y aseguraron que no pelearán contra ellos.

LOS EFECTOS Un grupo de médicos del hospital Germán Urquidi llegó hasta el punto del conflicto pidiendo a la Policía que deje de lanzar gases porque el químico afectó a los neonatos y mujeres embarazadas internados en el nosocomio.