Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 20 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:04

A poco tiempo de cosecha, granizada azota a Cocapata y Omereque

En semanas anteriores, ambos municipios declararon emergencia por sequía y, ahora, sufren por efectos de otro fenómeno natural.
Campos afectados por la granizada del 22 de noviembre en Cocapata./ ALCALDÍA DE COCAPATA
Campos afectados por la granizada del 22 de noviembre en Cocapata./ ALCALDÍA DE COCAPATA
A poco tiempo de cosecha, granizada azota a Cocapata y Omereque

A poco tiempo de cosechar productos en los campos, la granizada que cayó el 21 de noviembre en municipios como Cocapata, en la región Andina de Cochabamba, y en Omereque, en el Cono Sur, destruyó cultivos y generó grandes pérdidas en las familias.

La cuantificación de daños continuaba ayer.

Los municipios aún no se recuperan de la falta de agua y, ahora, existen varios perjudicados por fenómenos como el granizo.

OMEREQUE

Omereque es un municipio productor de sandia, tomate, palta, melón, uva y otros.

El fenómeno natural se dio a partir de las 14:30 horas. Hubo afectación en al menos tres comunidades, Pucará, La Viña y Mataral, de acuerdo con los informes de la Alcaldía.

“Dios nos ha castigado. Nos hemos quedado sin un peso, ni para comer. Había harta inversión aquí”, dijo en medio de lágrimas un productor durante una transmisión en redes sociales de la Municipalidad.

El alcalde Darwin Vera hizo referencia ayer a 100 hectáreas de cultivos perdidos que corresponden a más de 200 familias.

Lamentó que haya producción que se iba a cosechar en estos días.

Solo en la uva, los productores invierten 40 mil dólares por hectárea.

La Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) realiza el relevamiento de datos.

COCAPATA

El alcalde de Cocapata, Gabriel Riva, describió que en su municipio la granizada se registró la tarde del martes en la zona de Icari. “El granizo ha sido de gran tamaño”, dijo.

Las imágenes registradas muestran campos blancos, sembradíos cubiertos del granizo que los azotó.

El Alcalde informó que hasta ayer cuantificaron más de 40 de hectáreas de papa perdida, lo que afectó a más de 100 familias.

“Esas papas estaban floreciendo, ya estaban para cosecha. Eso ya no tiene solución”, lamentó.

Describió que la semilla cuesta 500 bolivianos, el abono, 400; son capitales perdidos de los productores. Por hectárea, se utilizan más de 30 cargas de papa para sembrar.

Todavía desconocían el saldo de ganado afectado y si existen camélidos perdidos, además de forraje y otros.

La autoridad describió que en su municipio tiene siete centrales regionales y que continuaba el recuento de afectación.

La UGR también llegó a la zona para realizar la evaluación.

Riva destacó que junto a Morochata e Independencia, Cocapata está entre los mayores productores de papa. El producto llega a los mercados de Cochabamba y otros departamentos.

En semanas anteriores, tanto Cocapata como Omereque declararon emergencia por sequía y, ahora, sufren por efectos de otro fenómeno natural.