Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de julio de 2020
  • Actualizado 00:03

RETORNA EL TRANSPORTE PÚBLICO Y PRIVADO

En pleno ascenso de casos de COVID-19, Cochabamba flexibiliza su cuarentena

Un epidemiólogo sostiene que no debería flexibilizarse la cuarentena y prevé un incremento de casos en el departamento, especialmente en el eje de conurbación Cercado, Quillacollo y Sacaba y el Trópico donde se congrega el 83% de casos de coronavirus.
El tránsito vehicular . Archivo
El tránsito vehicular . Archivo
En pleno ascenso de casos de COVID-19, Cochabamba flexibiliza su cuarentena

Después de 71 días, Cochabamba ingresa hoy a la flexibilización de la cuarentena. Las actividades empresariales, comerciales y productivas, además del transporte público y privado, reanudan su trabajo con ciertas restricciones y medidas de bioseguridad, con el objetivo de contener y mitigar la expansión del virus SARS-CoV-2, que provoca la COVID-19.

Los cochabambinos han cumplido unos más que otros y en las medidas de sus posibilidades las disposiciones emanadas por las diferentes instancias de poder, con las consecuencias que conllevaba en el tema laboral. Es evidente que, pasado este tiempo, el sector productivo y la población ha visto mermada sus ingresos y, ahora, se encuentran en la disyuntiva de buscar su sustento poniendo en riesgo su salud.

Pero, lo cierto es que, esta flexibilización se está dando cuando los casos de COVID-19 están en pleno ascenso en Cochabamba. De acuerdo a los reportes del Servicio Departamental de Salud (SEDES), hasta el lunes 25 de mayo se tenía 339 confirmados y hasta el sábado, el número alcanza a 556, es decir, 217 nuevos contagios en menos de una semana; especialmente en el eje de conurbación Cercado, Quillacollo y Sacaba y el Trópico donde se congrega el 83% de casos de coronavirus.

Además, el reporte del SEDES muestra que, hasta este lunes, 22 de los 47 municipios del departamento tenían casos confirmados de COVID-19; no obstante, en esta semana, Bolívar, Capinota y Tolata pasaron a formar parte de ese grupo, elevándose a 25 la cantidad de municipios afectados con el virus.

Los indicadores de riesgo municipal que presenta cada semana el Ministerio de Salud también reflejan la propagación, innegable, del virus en Cochabamba. Mientras que, el tercer reporte, presentado el viernes 22 de mayo, catalogó a 9 municipios con riesgo “Alto”, el informe del pasado viernes muestra que son 15 los que están en esta categoría.

Ante este panorama, el médico epidemiólogo Ricardo Céspedes, quien trabaja en el SEDES, expresa su preocupación por lo que pueda suceder las próximas semanas en Cochabamba y prevé que habrá un mayor incremento de casos, especialmente en el eje de conurbación.

“Si estuviéramos mejorando las medidas de flexibilización se justificarían, pero los datos muestran que el virus se está expandiendo y que lo que correspondería hacer es mantener la cuarentena. Pero, también es cierto, que la gente necesita generar ingresos para el sustento de sus familias”, explica Céspedes.

Con el retorno del transporte público y privado habrá una mayor movilidad de las personas de un municipio a otro, especialmente de Quillacollo y Sacaba hacia Cercado, puesto que muchas personas de esas localidades trabajan en esta ciudad.

“La situación es que 6 de cada 10 casos de COVID-19 en Cochabamba se encuentran en estas tres localidades. Para mí, habrá un incremento de casos porque varios enfermos asintomáticos tendrán contacto indirecto con personas sanas y el árbol de contagios se ampliará rápidamente en las próximas dos semanas”, añade.

Ante el riesgo innegable, el médico exhorta a los cochabambinos que eviten salir de sus casas durante estos días, y si no queda otra, que cumplan con las medidas de bioseguridad: distancia prudente entre las personas, lavado de manos, uso de barbijo y alcohol en gel.

“Si la población no pone de su parte y se cuida, estamos ante una pronta catástrofe sanitaria en Cochabamba”.